Ramón Rosanas es un autor con una trayectoria impresionante a sus espaldas Ha conocido de cerca los grandes movimientos del mundo del cómic desde la época de las revistas y depurado su estilo a través del trabajo continuo en todos los campos de la ilustración. Es ahora cuando comienza a disfrutar de un merecido reconocimiento por su gran trabajo tanto en el mercado americano como francés. La nueva serie de el Hombre Hormiga, Ant-Man, representa una oportunidad de oro para conocer mejor el inmenso talento de este genial autor, una serie apoyada por el lanzamiento cinematográfico del personaje que este verano ha reventado taquillas. Con Ramón Rosanas repasamos su trayectoria.

 Pregunta: ¿Qué autores hicieron que deseases dedicarte al mundo del cómic?

Respuesta: Principalmente Goscinny y Uderzo con su Asterix y Obelix. Su trabajo minucioso e inteligente me tenía cautivado. También recuerdo mucho a Morris (Lucky Luke) y los dibujos de animación de Vikie el Vikingo despertaron mi interés por dibujar. En la adolescencia añadí a Moebius y Manara.

P.: Comienzas a publicar muy jovén en El Víbora. ¿Cómo recuerdas esa época?

R.: Sólo publiqué una historia en El Vibora. Mi meta era alcanzar Norma editorial que tenía las publicaciones más importantes de la época (desde mi punto de vista) y en dónde estaban todos los autores que me gustaban. Quería trabajar en el Cairo y en Cimoc.

 P.: ¿Cómo era la relación de Berenguer con los jóvenes autores?

R.: Mi relación fue breve y no me dio tiempo a formarme una opinión.

P.: Empiezas a publicar de modo regular en la revista Humor a tope. ¿Cómo era el trabajo en la revista?

R.: ¡Fantástico!. Juán Nuñez, el editor de A Tope, era muy simpático y cercano. Había una relación de amigos. Era una revista de periodicidad trimestral y tenía absoluta libertad para hacer el trabajo. Guardo muy buenos recuerdos.

P.: En la mítica revista Cimoc realizas alguna colaboración. Vives de cerca la caída de las revistas. ¿Qué supuso para tí el fin de esa época?

R.: En España el editor no arriesgaba a publicar un álbum si no veía antes su evolución por episodios en la revista y si recibía buenas críticas, por lo que sólo continuaron los que ya tenían experiencia y mucho nombre. Me reciclé y reconduje mis pasos.

P.: ¿Qué era lo mejor y lo peor de trabajar para el formato revista?

R.: Lo bueno que tenían las revistas era el trato continuo con el editor y ver el resultado inmediato mes a mes. El esfuerzo en pensar trabajos cortos o la posibilidad de hacer un álbum por etapas.

P.: A pesar de ser hoy habitual el tránsito de autores españoles en el mercado internacional, en la época era muy poco frecuente. Autores como Pacheco o Larroca comienzan a abrir un camino con la oportunidad que supuso Marvel UK. En tu caso el cierre de la filial inglesa te pillo en medio. ¿Cómo fue y cómo viviste esos momentos?

R.: Pacheco, Larroca y yo entramos a trabajar en Marvel UK gracias a un intermediario y amigo llamado Gavin Rodrigues. Después yo opté por otros medios artísticos.

El tiempo que estuve fué divertido y me supo muy mal su cierre porque iban a publicarme mi propio personaje en el que estaba trabajando.

P.: La editorial japonesa Kodansha comienza un experimento de apertura al mercado occidental dando la oportunidad a autores europeos de colaborar con ellos. De nuevo se cierra la puerta antes de que consigas pasar por ella. ¿Cómo viviste la experiencia?

R.: En este caso no la cerraron ellos. La cerré yo. No me convino su sistema de trabajo y decidí no continuar.

P.: ¿Cómo era el trato con Kodhansa?

R.: No guardo ningún buen recuerdo de ellos.

P.: ¿Es un mercado al que pretendas volver?

R.: ¡Uff! Me encantaría. Creo que las mejores historias que se están contando vienen del manga y el anime.

P.: Después de estos intentos te centras en la ilustración publicitaria. ¿Existen muchas diferencias entre ambos mercados?

R.: Todas. Son medios muy diferentes. No tienen nada que ver uno con otro.

P.: Realizas storys de animación para grandes multinacionales. ¿Cómo es el trabajo en este campo?

R.: Estresante. Te piden tres stories de 15 viñetas cada uno, acabados y a color para dentro de dos días. Noches en vela, muchos cambios de última hora…, sin embargo, ha sido un gran rodaje y aprendizaje para volver al cómic.

De todos modos, no sólo hice stories, también animación para anuncios de TV y arte final para compañías como El Corte Inglés, Coca-Cola, Movistar, Martini o Páginas Amarillas de Bolsillo en marquesinas, autobuses y prensa.

P.: En el campo editorial has trabajado el libro infantil y juvenil. ¿Cómo enfocas tu trabajo?

R.: Lo orienté por el humor. Pensé que hacer humor gráfico de un problema de matemáticas, de una frase en inglés o de un capítulo de una novela hacía más agradable el aprendizaje. Me permitían crear a mi aire todo lo que yo considerase que era divertido para desarrollar el libro de texto o la novela.

P.: ¿En algún momento te has planteado realizar tus propias historias?

R.: Desde luego! Pero necesito encontrar tiempo para dedicarle y no siempre es fácil.

P.: ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de trabajar para las agencias?

R.: ¿Hablas de agencias publicitarias?. Las ventajas: La variedad de clientes y trabajos, la agilidad para desarrollarlos, la diversidad de medios… Inconvenientes: Las fechas de pago (desde 120 días hasta un año para cobrar).

P.: ¿Cómo ha cambiado el trabajo en las agencais a lo largo del tiempo?

R.: La crisis económica ha producido acotaciones creativas en todos los aspectos tanto dentro de la agencia como en colaboraciones externas.

P.: El año 2008 decides volver al mundo del cómic. ¿Qué te lleva a volver a intentarlo?

R.: Empecé dibujando cómics, es algo que se queda dentro y que te pide volver a salir cuándo tiene la oportunidad, aunque sigo combinándolo con los otros medios.

P.: Comienzas a colaborar con Marvel, en la que desarrollarás tu carrera americana. ¿Cómo es el trabajo en La Casa de las ideas?

R.: Formidable! Me siento muy a gusto trabajando en Marvel.

P.: The Age of Sentry supone tu desembarco en la editorial, una colaboración en la que tu estilo se adapta a la imagen más clásica de los superhéroes. ¿Forma parte de las exigencias del guión?

SR.: í, era una historia tipo Silver Age y la idea de trabajar en ese estilo me encantó.

P.: ¿Cómo te adaptas al sistema editorial americano?

R.: Al principio fue un poco difícil, venía del sistema europeo bastante diferente en el modo de hacer las cosas, ni mejor ni peor, pero sí diferente y, con el tiempo, he podido desarrollar un sistema de trabajo que me sirve para los dos mercados. Ahora lo llevo perfectamente.

P.: Tu trabajo más reconocido de la época es en Spider-man 1602. Neil Gaiman realiza la versión medieval de los superhéroes Marvel y tu eres el encargado de cerrar el ciclo. ¿Cómo era el trabajo en la miniserie?

R.: Una maravilla. Podía mezclar un trabajo de superhéroes con la acción y rapidez que eso conlleva con una documentación al estilo europeo. Además pude darle yo el color y proporcionarle el aspecto que deseaba. Me siento muy feliz con ese libro.

P.: Comentas en tu blog cómo se utilizaron tus diseños para el videojuego de la serie ¿Hasta que punto te permiten participar en el diseño de los personajes?

R.: Si te refieres al diseño de los personajes para el cómic, tengo libertad absoluta de crearlos y/o adaptarlos. En cuánto a otros soportes, de momento no he participado directamente.

P.: En X-Men Forever colaboras con el mítico guionista Cris Claremont en su obra más reconocible.  ¿Cómo fue el trabajo con el guionista?.

R.: Curiosa. Al estilo clásico. Me enviaron unas ideas básicas de lo que debería aparecer en cada página. Yo desarrollaba la página, la dibujaba y al final, le incorporaban los textos. Es increíble ese sistema, pero funciona !

P.: ¿Cómo es el trabajo en la franquicia mutante?

R.: ¡Son los X-men! ¡Molan!. Pude dibujar X-men y Vengadores en un episodio de Chris Claremont. Qué más se puede pedir !!

P.: En el número dibujas a la plana mayor de los personajes Marvel. ¿Qué personaje te gustaría dibujar?

R.: No había prestado mucha atención a Viuda Negra hasta que a mis hijas les encantó y me parece un bonito personaje para dibujar. Capitán América también es muy interesante. Me gusta Iron Man más por Tony Stark y poder dibujar la suntuosidad de sus coches y viviendas que por el traje.

P.: Colaboras en las adaptaciones al cómic de Iron Man 2 y 3. ¿Varía mucho el sistema de trabajo cuándo es para el cine?

R.: No, fue posterior a la película de Iron Man 2 y lo único que tenía que tener en cuenta es que debían ser cómo los actores pero sin parecerse demasiado a ellos. Un poco confuso.

P.: ¿Existe mucha intromisión por parte de las productoras?

R.: No puedo opinar bien de eso. Creo que el cómic ha tenido que adoptar mucho del cine pero no sé si es tema de productoras o de marketing editorial.

P.: Mientras vas asentando las bases en el mercado americano colaboras en la realización de dos álbumes en el mercado francés. ¿Qué te lleva a este mercado?

R.: Me llegaron estas oportunidades y no las quise desaprovechar.

P.: Colaboras en el cuarto tomo de la serie WW 2.2, en la que se especula sobre qué pasaría si Hitler hubiese muerto al comienzo de la guerra. En el álbum cuentas la historia de Vassili Zaïtsev, personaje que inspira la película «Enemigo a las puertas». ¿Cómo fue el acercamiento al personaje?

R.: Fué muy bien porque no es una historia de auténtica guerra con su drama humano como las que realiza magistralmente Jacques Tardi. Ésta es más una historia de aventuras y espionaje con rusos, alemanes, americanos e ingleses en un decorado de ruinas, como si fuese un diorama.

P.: En paralelo comienzas a trabajar para Delcourt en el álbum Fraternités, ambientado en la época de la Revolución francesa. ¿Cómo fue el trabajo en la serie?

R.: Muy interesante. Un proceso de reconstrucción de la época muy preciso.

P.: ¿Cómo fue el trabajo de documentación?

R.: Exhaustivo de documentación. En el de la guerra hay fotos, documentales, etc. En el de la Revolución francesa sólo imágenes de la época y tenía que crear realismo. Aprovechando un viaje a Paris estuve haciendo fotos de palacios y callejuelas que me pudieran servir para el libro.

P.: De nuevo para el mercado americano realizas una miniserie de Masacre (Deadpool) que rinde homenaje a «La noche de los muertos vivientes». ¿Cómo fue el trabajo en la serie?

R.: Un lujo. Le debo mucho a Deadpool ( Masacre). Y la historia fué genial. Nunca había trabajado en nada de terror ni había visto películas de zombies así que pude adaptarlo a mi gusto. Mi familia me ayudó a construir ese escenario y me decía que todos los zombies siempre parecen recién muertos así que decidimos que debían aparecer desde el que acaba de morir hasta los que murieron durante la guerra civil americana. También quise incorporar imágenes de ciudad y vehículos más tipo post-apocalíptico como Mad Max, mezclado con brumas y lunas llenas como los clásicos de la Hammer. El resultado final ha sido uno de los trabajos más divertidos que he hecho hasta la fecha.

P.: Es curiosa la mezcla de blanco y negro y color que empleas en la serie.

R.: Sí. La idea era crear color sólo en dónde hubo vida como los Flash-backs y en Deadpool que tiene color porque forma parte del pasado, es de los pocos supervivientes que quedan en contraste con el mundo gris y dramático en el que se ha convertido el resto.

P.: En la serie vemos tu capacidad para mezclar tu elegante dibujo con el registro cómico del personaje.

R.: Gracias. Intenté darle más un aire tragicómico en el que las bromas fueran un modo que tiene de evadirse de un terrible realidad.

P.: Tu trabajo en Masacre llama la atención de Axel Alonso, que decide ofrecerte una serie en la que Marvel ha puesto muchas expectativas: El hombre Hormiga (Ant-Man). ¿Cómo vives la experiencia?

R.: Me escribió Axel y me dijo que tenía pensado ofrecerme una serie. Le pregunté si me podia avanzar algo y me dijo que se trataba del personaje Ant-man, la nueva pelicula Marvel. Me sentí realmente orgulloso. Era una ocasión ÚNICA en todos los aspectos ya que sólo teníamos esa oportunidad para causar una primera buena impresión. Compitiendo con un éxito de taquilla y con un personaje poco popular. Así que nos lo jugábamos todo en una sola carta y el resultado ha superado todas nuestras expectativas.

P.: El Hombre Hormiga es un personaje secundario que tiene por fin su gran oportunidad con la película.

R.: Entonces, si tiene película propia, no es tan secundario. No ha habido película de Nick Furia ni Viuda Negra por ejemplo. Es su oportunidad para demostrar que está a la «altura» del resto de Vengadores

P.: La serie está protagonizada por Scott Lang, padre divorciado con una hija que necesita un trabajo estable para poder seguir viendo a su hija. ¿Cómo te acercas al personaje?

R.: No es difícil, sólo tienes que mirar alrededor para ver un montón de ejemplos similares. Desgraciadamente es muy frecuente.

P.: Los personajes de la serie son perdedores entrañables a los que enseguida se coge cariño. ¿Qué tienen estos los perdedores para gustar tanto a los lectores?

R.: Actitud, esperanza, ideales…; Son personajes con objetivos marcados pero con exceso de obstáculos para alcanzarlos. En el caso de Ant-man vemos cómo, literalmente, se levanta tras cada golpe, sangra, se debilita pero aún con huesos rotos vuelve a combatir. En realidad no es un perdedor, es el tipo de triunfador que consigue las cosas a través de la constancia y la tenacidad y con todo en su contra.

P.: La acción de la trama se desplaza del omnipresente Nueva York a Miami. ¿Qué tal funciona como escenario?

R.: ¡¡¡ Genial!!!. Un nuevo reto a superar . Hasta la fecha, las historias de superhéroes transcurren en NY o San Francisco. Ver a un superhéroe vestido con su traje y casco y su acompañante vestido de oso en el caluroso clima de Miami sin despertar la curiosidad de la gente es otro golpe de humor.

P.: Nick Spencer es uno de los grandes guinostas de la Casa de las Ideas. ¿Cómo ha sido el trabajo con él?

R.: Estoy teniendo mucha suerte con los guionistas de Marvel: Chris Claremont, Cullen Bunn y ahora Nick Spencer.

Nick es realmente un gran guionista, muy original con su trabajo. A veces me sorprende con el inicio de un episodio por una línea y en las siguientes páginas da un giro que no esperabas para nada y que conecta perfectamente con algún detalle del episodio anterior y crea un arco argumental para los siguientes. Es emocionante.

Crea unos diálogos completamente naturales, creíbles y unos golpes de humor muy ocurrentes. Además, sus guiones están cargados de detalles y eso encaja con mi tipo de trabajo.

 P.: Para El Hombre Hormiga te fijas en el trabajo de Alex Toth para lograr una gran elegancia de trazo.

R.: Me fijé en su obra para simplificar y suprimir trabajo de líneas ya que él era un gran maestro a seguir. Siempre me ha gustado dar un aspecto elegante a los personajes de mis libros. Lo único que he hecho en este caso ha sido eliminar líneas innecesarias y quedarme con las principales para poder incluirlo en fondos más elaborados y formar un todo uniforme.

P.: En la línea del actual cómic de superhéroes, el Hombre Hormiga parece destinado a un público mayor al habitual lector de toda la vida, dando más relevancia a las situaciones cotidianas que a las peleas de grupo.

R.: Son tiempos muy diferentes. Antes eran personajes para el público americano pero ya no son superhéroes que han de combatir en la segunda guerra mundial, ni en la guerra fría, ni contra el terrorismo, y hoy en día se venden en más países, por lo tanto, la gente de otras culturas deben identificarse con los personajes por otros motivos que no sean los patrióticos. El caso de un padre que hace todo por su hija o un superhéroe que oculta su homosexualidad son unos temas con el que miles de personas de todo el mundo pueden sentirse cercanos.

P.: Realizas también las tintas y unos grises de referencia para el colorista. ¿Te gusta controlar todo el proceso de trabajo?

R.: En todo lo que me es posible, sí. Ya que no puedo dar el color en este caso, me gusta que. el aspecto final, se aproxime a cómo lo he pensado.

P.: Continúas trabajando en la serie con gran éxito de crítica y público. ¿Hay mucha diferencia en trabajar en una serie abierta que en números sueltos o fill ins?

R.: Estoy trabajando ya asiduamente en la serie. Voy evolucionando junto al personaje y le voy dando más aspectos que creo necesarios para acentuar su personalidad. En un número suelto no tienes ese crecimiento y te limitas a adaptar los personajes con tu estilo. Es como si te dicen vas a hacer de Han Sólo, dale vida, o vas a hacer de soldado imperial, ponte allí al fondo 😉

P.: También sigues colaborando en el mercado francés. Realizas Mission Osirak #1 ambientado en el mundo de la aviación. ¿Cómo ha sido tu trabajo en el libro?.

R.: Es un libro documental en el que los personajes ficticios carecen de importáncia. El principal esfuerzo para mí no ha sido la documentación de los aviones, sino la reconstrucción de Iran y Francia en los años 60 y la cantidad de páginas y páginas de personajes reales desarrollando la historia (Saddam Hussein, Jacques Chirac, Yahya Al-Meshad, Muamar el Gadafi, General Rafael Eitan, Menahem Begin, Karim Kassem, General Omar Tikriti) dándoles movimiento y expresividad a través de la mayor parte del libro, en un montón de viñetas y el resto de páginas descripción de los aviones y sus tácticas.

P.: ¿Proyectos?

R.: Algunos en camino de los que ya os tendré al corriente.

Infame&Co

Publicado inicialmente el Domingo, 27 Septiembre 2015 00:46