Los problemas del pasado con Hacienda del ministro de Cultura y Deporte, Máxim Huerta, han borrado la sonrisa del Gobierno Sánchez a sólo un puñado de días de haber tomado posesión. Una sentencia condenó a Huerta por defraudación de 218.322 euros en tres ejercicios por incluir los rendimientos personales de su trabajo en televisión en una sociedad limitada creada exprofeso, en lugar de hacerlo como beneficios personales por IRPF. Además, el ministro de Cultura y Deporte “usó su casa de la playa para rebajar irregularmente su factura fiscal de los ejercicios 2006, 2007 y 2008. La Agencia Tributaria descubrió que la mercantil utilizada por el periodista para facturar sus trabajos en televisión declaró como gastos de la actividad artística que realizaba en Madrid la compra y el mantenimiento de un apartamento en la costa de Alicante”, según cita textual del periódico El Confidencial, que ha publicado la noticia en exclusiva.

Antiguamente los rendimientos televisivos o de otras actividades profesionales podían canalizarse vía sociedad limitada, pero la ley cambió. Huerta sufrió una complementaria contra la que recurrió a la justicia. Ésta le quitó la razón al ahora ministro, que fue sancionado por defraudación.

Ir a la fuente
Author: Fernando Collado

Powered by WPeMatico