La periodista Lydia Cacho

La periodista y defensora de derechos humanos Lydia Cacho reveló que las personas que allanaron su casa el pasado 21 de julio robaron únicamente material periodístico, el cual está relacionado a la red de pederastia en Quintana Roo que denunció desde 2005 y a los empresarios Jean Succar Kuri y Kamel Nacif, así como con los exgobernadores Mario Marín y Miguel Ángel Yunes Linares. 

“No se robaron nada de valor, únicamente material periodístico muy delicado que por suerte y por inteligencia periodística había copiado y traigo conmigo en el viaje en el que estaba y dejé copia en otro país”, dijo Cacho en entrevista con Joaquín López Dóriga en Radio Fórmula.

“Se llevaron todo el material relacionado con Succar Kuri, el material relacionado con el caso de Kamel (Nacif) y el gober precioso (Mario Marín, exgobernador de Puebla), de Miguel Ángel Yunes Linares (exgobernador de Veracruz) toda la evidencia que yo resguardo en una caja especial en mi casa y cámaras fotográficas”, relató.

También consideró que quienes entraron a su domicilio debían ser sujetos profesionales, pues dijo tener instalado un sistema de seguridad “extraordinario”, con cámaras de vigilancia y alarmas, las cuales, dijo, ha puesto con ayuda de organismos internacionales. 

Lee más: 13 años después, detienen a policía por tortura contra la periodista Lydia Cacho

La activista denunció que los responsables cometieron “actos relacionados directamente con violencia de género” dentro de su habitación, con la intención de intimidarla. 

“Obviamente fue un acto para amedrentarme y para decirme que están sobre mí y efectivamente tiene que ver con que están libres todavía y claramente no perseguidos como debería de ser”, dijo en referencia a los empresarios y políticos que señala en sus investigaciones. 

Para Cacho, las amenazas e intimidaciones contra su trabajo resurgieron luego de que el Comité de Derechos Humanos (CDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) resolvió que existieron violaciones en su contra, en las cuales no se ha hecho justicia, así como después de la liberación de órdenes de aprehensión contra el exgobernador de Puebla Mario Marín Torres, el empresario José Kamel Nacif y del exsubsecretario de Seguridad Pública de Puebla Hugo Adolfo Karam Beltrán por actos de tortura. 

“Solamente se han detenido a personajes menores, los otros están prófugos desde entonces. Eso me puso en un gran estado de fragilidad y por eso me pusieron escoltas”, expuso la periodista.

Los responsables del robo también envenenaron a sus perros, pero “particularmente se encargaron matar con crueldad a mi rottweiler que esa una perra de ataque, de protección que siempre estaba conmigo. Está claro que querían dejar un mensaje de miedo”, explicó. 

“Yo sigo con mis investigaciones y las voy a publicar, por supuesto, no las voy a dejar de publicar. Voy a seguir insistiendo en que se detengan a estos sujetos y una vez detenidos, por supuesto, voy a testificar en contra de ellos, como debe ser… Quieren que me calle y por supuesto no lo haré”, insistió Lydia Cacho.

Entérate: El Estado mexicano reconoce que falló y se disculpa con la periodista Lydia Cacho

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ir a la fuente
Author: Redacción Animal Político