El presidente visita las instalaciones de la empresa en Guarnizo que producirá dos millones de unidades mensuales y anima a los cántabros a su consumo

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha felicitado a la directora de C&R Tecnología Cantabria, Marián Rueda, y al inversor, Javier Cavada, por la iniciativa de poner en marcha la empresa de fabricación de mascarillas de alta protección con capacidad para producir dos millones de unidades mensuales.

Revilla, que ha visitado las instalaciones de la empresa en el polígono de Guarnizo, acompañado del consejero de Innovación, Industria, Transportes y Comercio, Francisco Martín, ha recordado que la mascarilla se mantendrá hasta que no tengamos una vacuna eficaz contra el coronavirus y «el hecho de que unos empresarios de Cantabria hayan decidido invertir en algo que tiene futuro y mercado, y que se haga en Cantabria, «es motivo de alegría». El presidente se ha referido a que «en estos momentos duros en los que tenemos que intentar recuperar la economía con imaginación e ideas de por dónde va a ir el futuro, que se hayan decidido a realizar una inversión y hacer una mascarilla de una garantía casi absoluta, más del 99,70 por ciento de protección, pues es para aplaudir y animar a que se consume, porque es una mascarilla que tiene garantía no sólo para los ciudadanos, también para los hospitales, centros de salud y centros sociales», ha señalado Revilla.

La directora de C&R Tecnología Cantabria, Marián Rueda, ha recordado que «el proyecto empresarial se afrontó gracias a que nos lo propusieron desde el Gobierno de Cantabria y hemos conseguido salir del angustioso desabastecimiento para crear una fábrica con gente de Cantabria y con productos españoles de mascarillas quirúrgicas tipo 2R de la más alta filtración del mercado.

Apoyo de SODERCAN

Por su parte Martín se ha referido a que la puesta en marcha de la nueva empresa se inició con la importación de equipos desde China, para lo cual se contó con el asesoramiento de SODERCAN y salvando importantes impedimentos derivados de la saturación en los aeropuertos chinos en aquellas fechas. La sociedad de desarrollo cántabra dependiente de la Consejería de Industria ha colaborado para que durante el pasado mes de mayo se montara la línea de fabricación en China y en junio llegara a Cantabria, de tal manera que a mediados del mes de julio se comenzó la fabricación en serie.

Martín ha señalado que hay dos preocupaciones fundamentales en la actualidad, la primera, no contagiarse, y la segunda tener un puesto de trabajo. «Esta iniciativa apoya los dos aspectos», ha dicho Martín, además de que la iniciativa supone tener mascarillas de calidad y la garantía de que nunca más habrá desabastecimiento de mascarillas en Cantabria.

C&R Tecnología Cantabria fabrica mascarillas quirúrgicas del tipo IIR, de la más alta filtración bacteriana certificada, fabricadas íntegramente en Cantabria por profesionales cualificados. La producción mensual al ritmo actual de fabricación supera los dos millones de unidades mensuales.

El equipo y los recursos empleados en las actividades de C&R Tecnología Cantabria incluyen hasta 20 personas, entre los que hay 16 operarios en turnos para la línea de producción, además de los responsables de fabricación, calidad, seguridad e higiene.

Esfuerzo inversor

La inversión realizada por la empresa se eleva por el momento a medio millón de euros y principalmente se ha destinado a la línea de producción automatizada fabricada en China, su transporte urgente a España, montaje en Cantabria, formación del personal local y la adquisición de todos los materiales para poner en marcha la actividad. También incluye el reacondicionamiento de la sala para la fabricación y los almacenes, la certificación de los materiales por parte de dos institutos nacionales de certificación y los soportes informáticos y canales de acceso a clientes.