Francisco Javier Lopez Marcano refería esta frase en latín «Vivus est qui patalea», su otra lengua, en este evento al que tuvimos el placer de invitarlo a pronunciar unas palabras cuando, en su dilatada vida de servicio público, ejercía como máximo regidor de su amada Torrelavega.

Se celebraba el día de San Antonio del año 2001. El evento se organizó para presentar la obra CARACTER MONTAÑÉS, editada por Laslo Kardos, en que se recogían obras de Pedro Madrid, Antonio Bartolomé y Masio.

Eran tiempos en que la cultura popular de Cantabria era ensalzada, cuidada y respetada.

Eran tiempos en que las instituciones intentaban reforzar ese débil palpito que la tradición oral, acosada por las tendencias anglófilas, mantenía en Cantabria.

Una emisora de radio, Radio Altamira, difundía diariamente durante varios periodos horarios toda la música popular de Cantabria y promocionaba eventos en los que se ponía en valor el folclore, la tonada montañesa, el rabel, los coros ronda, las pandereteres, las parejas de piteros, los grupos de folc y la trova, que definieron la identidad de Cantabria a lo largo del siglo XX.

En este evento celebrado en el Centro Nacional de Fotografía de Torrelavega intervinieron también Benito Diaz, Chema Puente, Begoña Lozano, Remedios Barquín, Brumas Norteñas y Esteban Bolado.

Mañana Marcano vuelve al Gobierno de Cantabria como consejero de Industria, Comercio y Desarrollo Tecnológico asumiendo igualmente la cartera de Turismo.