Caminaba deliberadamente por aquellas oficinas mientras observaba con la mirada perdida a su alrededor. Tenía el pelo engominado y hacia atrás. Con un cigarro en una mano y en la otra una copa whisky. Eran las 9 de la mañana y tenía una sonrisa de muy malas ideas. Podíamos ver claramente sus ojos pero éramos incapaces de saber que pensaba. Su nombre era Don Draper.

Era un 19 de Julio del año 2007 y acababan de estrenar el primer capítulo de Mad Men. Lo que venía adelante era algo mucho más grandioso de lo que imaginábamos. Y tanto fue así, que ahora, de las entrañas de mis pensamientos, aún sigo dándole vueltas al final de la serie. Hay muchos aspectos a reflexionar pero lo único que se me ocurre es mirar hacia atrás y comprender hasta donde hemos llegado.

Allá en el año 2007, estábamos consumidos por la falta de calidad. Echábamos en falta series como “Roma”, “The Wire”, “Hermanos de sangre”, “El ala oeste de la Casablanca”, “A dos metros bajo tierra” y por supuesto, la aclamada y en mi opinión personal, “Los Sopranos”. La mejor serie sin duda de la historia. Nos habíamos acostumbrado a no exigirle al gremio lo que nos merecíamos. Matthew Weiner sabía muy bien esto y lo tuvo en mente mucho antes de que finalizara su trabajo como guionista en la serie “Los Sopranos”. Sus agallas y su total confianza en el proyecto le permitieron salir adelante y estrenarla aquel 19 de Julio. Si quería triunfar no dependía de estar entre las mejores de la audiencia, simplemente hacer su trabajo. Y así fue. Sin intención de ofender al resto de series, nos regaló una sonrisa. La misma con la que Don Draper se nos presentaba en el primer capítulo.

Destacar, sin ninguna duda, el impecable trabajo que hizo Janie Bryant y las demás costureras en el aspecto del vestuario. Porque si hacemos un repaso de todos y cada uno de ellas es que no hay ninguna que no merezca ser ovacionada. Tal fue su éxito, que acabó montando una tienda de ropa en pleno Nueva York sobre Mad Men. Pero esto no acaba aquí. Otro aspecto a destacar sería los escenarios. Es asombroso como han sido capaces de trasladarnos a los años 60. Es casi imposible no pensar que realmente estamos allí. Por otra parte, hay que nombrar también su banda sonora. Canciones memorables y míticas de aquellos años, escogidas meticulosamente para cada escena. Pero hay que agradecer a David Carbonara ser fiel al sonido de aquellos años, deleitándonos canciones tan memorables como “Beautiful Girls” o “Pacific Coast Highway”. Si realmente les gusta la música de ese estilo, les recomiendo que escuchen el álbum “Mad Men on the rocks”. Una maravilla.

El casting de actores es excepcional, lo mires como lo mires. Unas interpretaciones soberbias. Especialmente el de Jon Hamm. Al igual que le paso a James Gandolfini con su memorable interpretación del que parece que nació únicamente para eso, lo mismo le ocurre a Jon. Es que no llegamos a saber con claridad si es que Don Draper es Jon hamm o al revés. Pero al final, cuando realmente se trata de saber si ha sido una buena interpretación, lo único que tiene que preguntarse uno mismo es, ¿Jon Hamm volverá hacer Jon Hamm? Elisabeth Moss también está fabulosa. Lo que hace es maravilla y tiene un encanto sensual extraño y poco común. Vincent Kartheiser le vino al pego interpretar a Peter Campbell. Todos echaremos de menos sus peinados y su egoísmo. John Slattery haciendo de Roger Sterling es sublime. Siempre con su sentido de la vida tan optimista. Al igual que Christina Hendricks interpretando a Joan. La chica más sensata de toda la serie. Y mencionar por supuesto a Robert Morse y Jared Harris. Fue todo un ensueño descubrirles. El resto de actores, que son muchísimos, lo hacen muy muy bien.
Se nota por encima de todo, la enorme preproducción que hicieron y como todas las piezas encajan perfectamente. Es un único cuadro que sigue al son del ritmo la trama.

Y ahora viene lo más importante. La historia. Cuando hablamos de Mad Men, se habla de publicidad, de mujeres, de alcohol, de tabaco, de las relaciones amorosas, de los viajes, de los coches, de los negocios, de las reuniones, del egoísmo, de la mentira, de la verdad, del deber, del honor, del potencial de una imagen, de lo perdido que estamos todos, de aquellos años llenos de momentos históricos, etc… No es una serie donde hay explosiones, disparos, o por decirlo más general, mucho movimiento de acción. Pero si te puedes encontrar diálogos soberbios y giros argumentales totalmente imprevistos. Y es que esta serie por encima de todo tiene un AS como una casa. ¿A qué me refiero? Sencillamente por lo impredecible que es el transcurso de sus personajes y su trama. Es imposible saber qué demonios va a pasar. Es como la vida misma.

Pero ante todo, quiero resaltar la madre de todos los dilemas ¿Breaking Bad? o ¿Mad men? Hay que tener en cuenta antes de decir nada, dos cosas. En primer lugar, dar las gracias a la AMC por parir estas dos legendarias series. Junto a la HBO, estamos en deuda con ellos. Y en segundo, creo que no es justo menospreciar Breaking Bad y mucho menos la opiniones de los demás. Yo me he visto las dos y tampoco me voy a poner hablar de Breaking Bad y Walter White porque eso es otra crítica. Pero la diferencia entre las dos es mucha más que clara. La sinceridad. Creo que Mad Men ha sido honesta todo el rato y eso es mucho más que suficiente.

Gracias por todo.

(Reflexión sobre el capítulo final)

El estuvo a lo largo de toda la serie vendiendo la necesidad de ser feliz con aquellos productos, y sin embargo, después de tanto, comprendimos que no eran a ellos, si no a nosotros. Su felicidad residía en la inexistencia de sus verdaderos motivos por los que vivía atormentado. Nadie comprendía muy bien qué demonios le pasaba, pero nos sentíamos tan identificados. Estaba hecho a nuestra semejanza, o como bien le gustaría pensar Draper, nosotros a él.

El final deja bien claro a mi parecer, que Don vuelve a la agencia y crea el anuncio de Coca-Cola. Las últimas palabras son “Un nuevo día…nuevas ideas…un nuevo tú”. Es toda una declaración de intenciones. Él como hombre renovado, un nuevo yo y nuevas ideas (anuncio coca cola). Para mí sigue siendo publicista y aún mejor que antes. Porque al fin y al cabo, nunca dejaremos de ser lo que somos.

Dejo unas cuantas frases memorables:

“Esa pobre chica. No sabe que amarte es la peor manera de llegar a ti “- Betty Draper

“La razón por la que no sientes es porque no existe…lo que llamas amor fue inventado por tipos como yo para vender medias” – Don Draper

“Nadie te lo va a decir así…pero no puedes ser hombre, ni lo intentes, sé una mujer”- Don Draper

“Nació en 1898 en un granero. Murió en el piso 37 de un rascacielos. Ella es una astronauta”-Bert Copper

“Si no te gusta lo que se dice, cambia de conversación”- Peggy Olsen

“Como un sabio dijo una vez, lo único peor de no conseguir lo que quieres… es que alguien lo consiga.”- Roger Sterling

“Te voy a decir que es brillante en la publicidad: 99 centavos. Alguien pensó en eso” – Roger Sterling

“Nostalgia es una palabra delicada, pero potente. En griego, ‘nostalgia’ significa literalmente ‘dolor de una vieja herida’. Es una punzada en tu corazón más poderosa que la memoria” – Don Draper

“Cuando un hombre entra en una habitación, trae toda su vida consigo. Tiene millones de razones para estar en cualquier otro sitio. Simplemente pregúntale” – Don Draper

“Voy a un montón de sitios y termino siempre en algún lugar en el que ya he estado” – Don Draper

“El cambio no es bueno ni malo, es simplemente cambio” – Don Draper

Patxi Alvarez