Lucía, en ‘First dates’: “Mi prototipo de chico es que sea alto, que tenga pelo y con pintas de empotrador”

B. R. C.

  • Su cita, José Manuel, prefirió no volver a quedar: “Somos muy iguales, falta chispa”.

Lucía, en 'First dates'.

Los gustos de los comensales de First dates son muy variados, pero Lucía llegó al programa de Cuatro con una larga lista de pretensiones que debía cumplir su chico ideal: “Tengo un prototipo de chico: alto, con pintas de empotrador, que tenga pelo, que sea exitoso, que tenga buenas cualidades, que sea caballeroso, que sea divertido, que tenga valores y principios, que sea guapo y que se cuide”, admitió la valenciana.

Además, la joven sorprendió a Lídia Torrent diciendo que “nunca me he enamorado”. La camarera le preguntó que no había sentido para afirmar tal cosa. “No he sentido mariposas en el estómago o nervios. Lo único que he sentido hacia alguien quizás ha sido un poco de asco, pero mariposas no, ni nervios ni nada, no se lo que es estar enamorada”, reconoció la valenciana.

“Me han dicho muchas veces que es curioso, pero creo que no me han sabido seducir porque a mí se me seduce mentalmente, tienen que ser chicos inteligentes o que para mi parecer, lo sean”, añadió. Y es que Lucía no tuvo ningún pudo en reconocer que “me considero una chica, no guapísima, pero sí que soy atractiva y mi personalidad ayuda bastante a que eso sume y que se me vea más guapa todavía”.

Su cita de este miércoles en el programa de Cuatro fue José Manuel, que reconoció nada más llegar que “tengo suerte porque soy una persona que vive a última hora. Nunca planeo lo que voy a hacer y casi siempre llego tarde a los sitios, menos al trabajo”. Y en el amor, el valenciano confesó que “es un tema complicado para mí, lo veo difícil. Sí que me he enamorado y he llegado a sentir mucho, pero me he reprimido tanto que ahora no encuentro a nadie con quien llegue a congeniar“.

Lucía, nada más verle, admitió que “tiene pinta de ser impulsivo porque ha entrado en plan huracán por como habla, como se expresa, como se mueve…”. Tras las presentaciones, comenzaron a cenar y a hablar de sus estudios, sus viajes, sus amores… y comenzaron a ver que coincidían en muchos temas: “Eso es un puntazo a su favor, la verdad”, comentó Lucía.

En un momento de la cena, la valenciana le preguntó: “A veces como con las manos, ¿te parece de guarra?”. José Manuel, por su parte le contestó que no, que “todo lo puedas hacer con las manos está bien”, admitió entre risas.

En la decisión final, José Manuel dijo que no quería tener una segunda cita, en ese momento, Lucía le dijo: “Pero mírame, ¡coño!”. Y ya mirándola fijamente, continuó diciendo: “No volvería a quedar con ella porque somos unas personas muy iguales y me falta chispa entre ambos”. Lucía, por su parte, coincidió en lo que dijo él sobre que “somos muy iguales y no sé si es bueno o malo. Tampoco he sentido la atracción y la química suficiente para decirte: “José Manuel, quiero empotrarte”. Me ha faltado eso”, concluyó la valenciana.

Ir a la fuente
Author: B. R. C.