La deuda por la que se ha ejecutado el embargo asciende a más de 7,5 millones de euros y es exclusiva de Marina de Santander. En ningún caso es solidaria de aquellos que tengan derechos derivados de esa concesión.

La Agencia Tributaria, en nombre de la Autoridad Portuaria de Santander, ha embargado la concesión administrativa a Marina de Santander, S.A por una deuda que asciende a más de 7,5 millones de euros, y lo ha inscrito en el Registro de la Propiedad. Se trata de un embargo sobre la concesión matriz pero respetando siempre los derechos de los titulares derivados de dicha concesión. El siguiente paso será valorar los derechos de la concesión, que actualmente ostenta Marina de Santander, S.A. y que terminan en el año 2027, y subastarlos. En todo caso, los derechos que se deriven de la concesión inicial serán respetados hasta la extinción de la concesión, ya sea porque exista un adquiriente derivado de la subasta o porque sea adjudicado el pago a la propia Autoridad Portuaria de Santander hasta el año 2027, tal y como establecía la concesión original que se otorgó en el año 1977 por un plazo de 50 años.

Por otro lado, es importante aclarar que la deuda por la que se ha ejecutado el embargo es exclusiva de Marina de Santander y, en ningún caso, solidaria de los titulares de los derechos derivados de la concesión de Marina de Santander, SA por lo que, en ningún caso, tendrán que pagar esa deuda ni a la Agencia Tributaria ni la a Autoridad Portuaria de Santander.

Desde la Autoridad Portuaria de Santander se han estudiado diversas alternativas para solucionar el problema que supone la importante deuda del concesionario y, junto con la Agencia Tributaria, con la que tiene un convenio para la recaudación de las tasas en vía ejecutiva, ha considerado que esta es la mejor solución para garantizar los derechos que pudiesen tener otros titulares. Se ha barajado la posibilidad de declarar la caducidad de la concesión administrativa por impago. En ese caso, sí que perderían los derechos, de manera adelantada, aquellos que los tuvieran, pudiendo solamente reclamar indemnizaciones a Marina de Santander.