Los políticos siempre defienden sus negociados

Idealis Mundi

Facebook, que tiene unos 2.600 millones de
usuarios, «no ofrecerá la divisa digital Libra hasta haber solucionado las
dudas regulatorias y recibido las aprobaciones apropiadas». La declaración,
obviamente, se debe a la posibilidad de que de otro modo no la dejen operar.

Desde la Reserva Federal al Banco Central
Europeo han mostrado su desaprobación a una moneda privada global que compita
con las divisas soberanas. El inefable Trump escribió en Twitter que “las
criptomonedas ayudan al narcotráfico, el lavado de dinero, y la volatilidad”.

El establishment de los banqueros centrales
y agencias reguladoras de todo el mundo ven a Libra como un “potencial riesgo
sistémico” o como un rival del sistema financiero que estaría “fuera de control”.
Y ese es el problema. ¿Qué sería de los políticos y burócratas si no tuvieran
el control sobre el dinero? ¿De qué vivirían? ¿Quién pagaría los impuestos que
cobran? Probablemente nadie y ese es el verdadero problema.

A ver. En un mercado sano, natural, las
personas pagan de buen gusto por aquello que les resulta útil, ya que de otro
modo se quedarían sin el servicio. Sin dudas Usted preferiría que le regalen un
automóvil, pero, ante la imposibilidad de que esto ocurra ya que la fábrica
necesita dinero para fabricar lo que Usted quiere, paga de buen gusto por su
coche preferido, si quiere hacerlo.

Los políticos no funcionan así, sino que lo
fuerzan a pagar impuestos, aunque Usted no tenga el dinero y aunque deteste y
no utilice el servicio que le ofrecen. Francamente, no me queda del todo claro
cuál es la gran diferencia con la esclavitud.  

Por cierto, las entidades privadas han
demostrado a lo largo de la historia ser más serias y confiables, porque juegan
con su reputación y su propio dinero, mientras que los políticos no juegan con
su dinero y la corrupción no es un obstáculo: en todos los países son
incontables los funcionarios fuertemente sospechados y, sin embargo, continúan
sus carreras políticas como si nada.

Facebook crearía Calibra, empresa que
gestionará la criptomoneda desde Suiza lo que llevaría al banco central de ese
país a ser el regulador. La Asociación Libra -Calibra- estaría conformada por
Facebook y otras 27 empresas como Uber, Paypal, Spotify, Visa y Vodafone, entre
otras y, su billetera virtual, permitiría que Messenger, Facebook Markeplace,
Whatsapp e Instagram se conviertan en plataformas donde se puedan realizar transacciones.

A diferencia del Bitcoin, donde cada
individuo-transacción, de manera independiente y anónima, valida y verifica el
cálculo, Calibra estaría centralizada y, además, para cumplir con la ley -especialmente
con los protocolos antilavado- tendrá que retener gran parte de los datos
identificatorios de las personas.

Por otro lado, la Libra estaría ligada a una
canasta de monedas: dólar, euro y yen, entre otras. Esto implica que cuando un
individuo entrega, por ejemplo, dólares por Libra, aumentan las reservas de
Libra, y al revés, cuando convierte Libra por dólares las reservas disminuyen. De
modo que los miembros fundadores deberán hacer un aporte inicial de capital
para constituir esa reserva.

En fin, más o menos regulada, la Libra es -menos o más- un avance en la libertad de las personas, en la verdadera lucha contra la corrupción de la que los políticos se benefician y en la eficiencia en el manejo de los fondos financieros.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/07/11/cuidado-con-los-metodos-modernos-de-censura/

La entrada Los políticos siempre defienden sus negociados se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Ir a la fuente
Author: Alejandro A. Tagliavini