Málaga es una de las ciudades más visitadas de Andalucía. Su Alcazaba, su catedral o su calle Marqués de Larios convierten en esta ciudad en un destino único en cualquier época del año. Pero un viaje inolvidable no sólo se consigue con una buena planificación del mismo o yendo a visitar los lugares más emblemáticos de la zona, sino que también influye -y mucho- el alojamiento escogido. Por eso,  para quién esté pensando reservar hotel en Málaga le presentamos las mejores opciones para poder disfrutar de la ciudad a fondo, así como de una experiencia única

Alójate en pleno centro de la ciudad

Sin duda, una de las zonas más buscadas por los turistas para alojarse es el centro de la ciudad. Encontrar un hotel en Málaga que, además de encontrarse en el centro, tenga buena relación calidad-precio y ofrezca algo más que una mera habitación no es tarea fácil. Aunque la cosa cambia si te hablamos del hotel Málaga Premium.

Éste es un hotel que se encuentra en pleno centro de Málaga y que destaca, especialmente, por ser el primer hotel gastronómico de la ciudad. Este hotel es perfecto para los denominados “foodies”, los aficionados y amantes de la comida. En sus instalaciones cuenta con un restaurante único, en el que ofrecen cada día los mejores platos y las mejores bebidas de la zona. Y eso todavía no es todo, pues también es posible disfrutar de dichos manjares pero en una gran terraza ambientada con vistas a toda la ciudad. De hecho, su lema es “el sabor de una estancia inolvidable”, algo que cumplen a la perfección.

Además de ser el hotel perfecto para los amantes de la gastronomía, es también un hotel moderno y cosmopolita, cuya decoración y ambiente es perfecto tanto para familias como para aquellos que acudan a la ciudad por motivos de trabajo y negocios. Se encuentra al lado de la Iglesia San Juan Bautista y muy cerca del Museo Thyssen, por lo que su ubicación es perfecta para conocer los lugares más emblemáticos de la ciudad y pasear cada día por el centro neurálgico de la misma.

Otra opción más que recomendada es el hostel boutique Alcazaba Premium. Este hotel se encuentra justo en frente de la Alcazaba de Málaga, una ubicación idílica y exclusiva, además de estar a unos pocos pasos del Museo Picasso y de la catedral. Este alojamiento responde a un concepto innovador y moderno, que pretende ofrecer soluciones de estancia a cualquier huésped, pues es un hotel pensado tanto para familias como para empresarios.

Asimismo, el hostel Málaga cuenta con un restaurante que ofrece menús diarios, aunque es especialmente conocido por su “menú ejecutivo”, un menú estrella que ha empezado a servirse de nuevo en septiembre. Éste es un menú económico, pensado para aquellos trabajadores que han de comer fuera de casa pero que no por ello quieren renunciar a la calidad de la buena y elaborada comida.

Con estos dos hoteles se puede disfrutar de la ciudad malagueña de la mejor manera posible, con una ubicación ideal, además de gozar de unos placeres culinarios que harán las delicias de los paladares más exigentes.

Qué no te puedes perder en Málaga

Visitar Málaga es una experiencia única, y sin duda, hay sitios que no puedes perderte si decides visitar la ciudad. Como ya hemos comentado, La Alcazaba es el lugar histórico por excelencia de Málaga, donde se encuentran tanto el teatro romano como el anfiteatro romano. Para los amantes de la historia, también es muy recomendable la Catedral, centro religioso de la ciudad.

Otra zona imperdible es la Calle Marqués de Larios, donde se encuentra la vida tanto comercial como turística de la ciudad. Es la vía principal de Málaga, y en ella confluyen todos los residentes y turistas que desean dar un paseo o hacer sus compras.

Asimismo, la ruta de Picasso que comienza en la Plaza de la Merced es una visita turística imprescindible, pues en ella se descubrirá la vida del famoso pintor contemporáneo. Esta visita concluirá en el Museo Picasso, museo íntegramente dedicado a este referente del arte español.

Cuándo visitar Málaga

Aunque el buen tiempo andaluz es por todos conocido, Málaga es una ciudad que se puede disfrutar especialmente en los meses de primavera. Es en esta época cuando el sol brilla constantemente, se puede pasear por la ciudad con una agradable temperatura y las flores adornan todos los rincones.

Pero, sin duda, el momento idóneo para visitar esta ciudad es cuando tienen lugar sus dos fiestas grandes: la Semana Santa y la Feria de Málaga. En estas fechas la ciudad está repleta de gente que sale a la calle a disfrutar del buen ambiente y de las mejores tradiciones.

Compartir