29 Mayo, 2017

Los matrimonios caen un 56% desde 1965

/COMUNICAE/

Según todos los indicadores, en los últimos años (o casi décadas) se ha ido acentuando la tendencia de que cada vez menos gente está interesada en casarse, al mismo tiempo que el número de separaciones aumenta de forma considerable.

No es nada extraño que los abogados especialistas en divorcios en Madrid, Barcelona, Sevilla o cualquier otra localidad española cuenten con más trabajo del deseado. Pero lo cierto es que los números en España son más marcados que en el resto de la Unión Europea. Esa es al menos la principal conclusión que se extrae del último informe demográfico de la oficina europea de estadística Eurostat.

Así, en nuestro país, el número de matrimonios ha padecido un acusado descenso del 56% desde el año 1965. La cifra se encuentra ligeramente por encima de la media europea, que se sitúa para el mismo periodo en una caída del 50%.

Según se apunta desde Eurostat, la popularización de alternativas legales al matrimonio clásico es, sin lugar a dudas, uno de los principales factores que permiten explicar este hecho. Garantizar mayores derechos a las parejas que no están casadas son algunos de los puntos decisivos para justificar estas cifras.

Según el Instituto Nacional de Estadística, la edad media de los españoles que contraen matrimonio es de 37 años para los hombres y 34 años para las mujeres. Además, durante el último año, en el 15,8% de las bodas uno de los dos cónyuges era extranjero, mientras que un 2,2% de las uniones registradas correspondieron a personas del mismo sexo.

Pero como decimos, junto al descenso en matrimonios hay que añadir el aumento del trabajo para los abogados especialistas en divorcios en Madrid, Barcelona, Valencia o cualquier otra ciudad. En las últimas cinco décadas, la tasa de divorcio en España ha pasado de un 0,8 por mil personas a un 1,1. Esto supone un ascenso del 37,5%.

Así, el récord en el número de separaciones matrimoniales es para el año 2014, cuando se alcanzaron las 133.643, según datos hechos oficiales por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Si se quiere ver un resquicio de esperanza a estos datos, hay que añadir que en 2015 las disoluciones matrimoniales disminuyeron un 2,6%. Las tasas más bajas fueron para Castilla y León y Navarra.

No parece que los abogados en Oviedo, Madrid, Barcelona u otros puntos de la península vayan a quedarse sin clientes, pero es positivo que la tendencia de aumento de divorcios de los últimos años se consiga suavizar.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico

RSS Últimas noticias de Cantabria