“Fueron más de 40 años cargados de recuerdos y vivencias, aún recuerdo cuando llegué y esto era un barrizal”. Ernesto Cantón volvió, emocionado, a pisar mucho tiempo después el edificio que junto a sus hermanos Benito y Valentín levantó y con el que hizo mundialmente conocido a uno de los gigantes de la hostelería asturiana. A sus 89 años, el único fundador superviviente del histórico hotel La Gruta disfrutó este viernes como un niño en una visita junto a familiares y exempleados para conocer el resultado de la reconversión del edificio en una residencia de estudiantes que abrió sus puertas a primeros de este mes.
Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico