Se sabe, por ejemplo, que algunos síntomas pueden persistir no solo en los casos más graves de la enfermedad y que, además del daño a los pulmones, el SARS-CoV-2 puede afectar al corazón, los riñones, el intestino, el sistema vascular e incluso el cerebro.

La BBC informa de las secuelas del coronavirus: los pacientes siguen sufriendo problemas tras haber superado el covid-19