La Armada estadounidense desalojó a 700 personas de la base naval de Guantánamo, en Cuba, ante la llegada inminente del potente huracán Matthew a la zona oriental de la isla, según informó este lunes el Pentágono. Este territorio ocupado en Cuba es el último eslabón de la Guerra de Cuba (1898), en la que los EEUU trataron de tomar posesión de toda la isla pero el fuerte sentimiento nacionalista e independentista del pueblo cubano lo impidió.
Los desalojados, esposas e hijos de militares destinados en la base, además de mascotas, fueron trasladados durante el fin de semana a las instalaciones de la Armada en Pensacola, en Florida (EE.UU.). Sin embargo, no está previsto el traslado de los 61 detenidos que siguen en el Campo de Concentración de Guantánamo pues como queda demostrado, los encarcelados y resto de personal valen menos que las mascotas de las esposas de militares destinados en la el territorio ocupado.

«Hemos tomado medidas para mantener a nuestro personal y a los detenidos a salvo y seguros. Están en sólidos edificios, y hay muchos lugares en los que podrían resguardarse y permanecer a salvo», explicó el capitán Jeff Davis, portavoz del Pentágono.

En el territorio ocupado cubano, pero de administración norteamericana desde 1898, viven unas 5.500 personas entre personal militar y sus familias, en torno al Campo de Concentración, por lo que después del traslado quedan unas 4.800 que tienen la misión de «iniciar rápidamente las labores de recuperación» tras el huracán. El desalojo de los familiares permitirá a la base «reducir al mínimo las operaciones» durante el paso de Matthew.

El huracán. De categoría 4, Matthew continúa su ruta hacia Florida con vientos máximos de 140 millas por hora (220 km/h) tras arrasar zonas de Haití (4 víctimas mortales), República Dominicana (21 victimas mortales) y Cuba (sin víctimas mortales).

El Campo de Concentración de Guantánamo ha sido acusado de ser el escenario de torturas y otros abusos a los derechos humanos. La llamada Base Un auténtico Campo de Concentración de los EEUU en suelo cubano.