El responsable de la Escuela de la Profesión Médica de la OMC, Arcadi Gual, repasa la realidad del colectivo profesional

El doctor Arcadi Gual Sala nació en Barcelona y desde muy joven tenía clara su vocación de médico. Su formación tuvo tres etapas: al terminar el bachillerato se matriculó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona con más de 2.000 alumnos, aunque antes del tercer curso ya solo quedaban unos 500; terminada la licenciatura también tuvo claro que quería profundizar su estudio del sistema nervioso, de modo que se desplazó a Valladolid para hacer el doctorado con el profesor Carlos Belmonte; y, finalmente, también en relación con las neurociencias, se trasladó a la University of Utah en Salt Lake City, donde terminó su postdoctorado sobre quimiorreceptores.

En la actualidad, está jubilado de sus obligaciones funcionariales como catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona y se siente feliz por seguir aportando algo de su experiencia en la formación de los médicos, tanto en la Escuela de la Profesión Médica en el ámbito docente, como en SEAFORMEC-SMPAC en el ámbito de la evaluación de la formación, una actividad que le permiten seguir activo y disfrutar del contacto con los compañeros de profesión.

En esta entrevista para el Colegio de Médicos de Cantabria con motivo del Día Mundial de la Profesión Médica, el profesor Arcadi Gual analiza la actividad de la Escuela y su influencia en el día a día del colectivo profesional.

-El 30 de octubre se celebra el Día de la Profesión Médica para poner en valor el colectivo ¿atraviesa la profesión un buen momento tras dos años de pandemia?

Nuestro colectivo, los médicos, no necesitamos reivindicarnos. Tenemos una profesión maravillosa. Estamos siempre a las duras y a las maduras, y la pandemia lo ha puesto, una vez más, de manifiesto. Otra cosa es que estemos cansados. Quemados. Un poco hartos de tanta administración y burocracia. En cualquier caso, nuestra profesión seguirá adelante y cada profesional dará lo mejor de él.

Y ¿qué papel juegan en la actualidad los Colegios de Médicos en la profesión?

Los Colegios de Médicos son consustanciales para que seamos una profesión. Una profesión, por definición, tiene el sentimiento de grupo. Y el grupo define unas reglas, unos códigos. No todo puede legislarse por Ley, y por ello, el “grupo”, define unas pautas de comportamiento, un Código Deontológico. Si lo cumples, eres del grupo, y si no lo cumples, no. Otra de las características de las profesiones, la capacidad de autorregulación, solo puede desarrollarse en comunidad, en el grupo: el Colegio.

-Por otra parte, usted está al frente de la Escuela de la Profesión Médica de la CGCOM. Díganos sus objetivos fundamentales

Los médicos, desde siempre, hemos realizado lo que denominamos “Formación Médica Continuada” (FMC). Y lo hacemos porque otra de nuestras características es hacer siempre lo mejor para el paciente. Y como los métodos diagnósticos, terapéuticos, farmacológicos, la ciencia en general avanza y se desarrolla cada día a más velocidad, debemos hacer FMC para mantenernos al día. Los médicos debemos ir permanentemente a la escuela.

Pero su pregunta es más concreta. Por qué el CGCOM tiene una escuela. Qué pretende. Ciertamente las posibilidades de formación en nuestro entorno son enormes. Hay cursos, masters, postgrados, talleres, y otros cientos de actividades formativas por doquier.

Sin embargo, la gran mayoría se dirigen, de una forma u otra, a las competencias específicas, las del cardiólogo, las del internista, las del traumatólogo, o psiquiatra. Sin embargo, hay otras actividades y competencias transversales que afectan y comprometen la calidad de todos los médicos, independientemente de su especialidad. Esas son uno de los puntos de referencia de la Escuela de la Profesión Médica. El otro punto de referencia es facilitar la vida a los colegios. La Escuela de la Profesión Médica es de los colegios, para los colegios y con los colegios. Intentaremos estar donde nos llamen y ayudar donde nos necesiten.

-Y con respecto a los MIRES ¿cómo ve su futuro?

Pues creo que tienen un futuro entre muy bueno y mejor. Son los mejores médicos que nunca ha tenido nuestro país. Las mejores notas, los mejores centros. Serán capaces de hacer mejores cosas de las que han hecho sus profesores y maestros. Ahora bien, no lo tendrán fácil. El mundo ha crecido en complejidad y no tenemos la llave para desterrar la pobreza, las desigualdades sociales, llevar la sanidad y salud a todos. En cualquier caso, no dude que los jóvenes médicos encontraran el mejor camino para ser compasivos, receptivos, honrados, competentes, comunicadores, socialmente responsables, y comprometidos.

-En cuanto a la Deontología Médica ¿se valora lo suficiente en la actualidad?

La Deontología no hay que valorarla, simplemente hay que conocerla para poder practicarla. Es nuestro código de conducta, que no es inamovible, sino que se adecua a los cambios sociales. Y recordemos que es de obligado cumplimiento.

Sin embargo, en su pregunta trasciende que quizá hay compañeros que pueden minusvalorar la importancia, la transcendencia del Código Deontológico. Pues si este fuera el caso, permítame decir que la culpa es de los Colegios que no han hecho lo suficiente para adaptar, informar, actualizar, el Código Deontológico. Y si lo han hecho, quizá no han hecho lo suficiente para que la información llegue a todos los colegiados, para difundirlo, para que cada médico se comprometa con el tanto de forma colectiva como personal.

-Y el cambio climático ¿cómo influye en la salud y en la profesión médica?

Creo que no debo contestarle a esta pregunta porque no soy el experto adecuado para responderla. Como usted sabe, en la Escuela de la profesión médica-Santander-2022 hubo un panel de expertos que trataron el tema y que en breve será accesible en la web del CGCOM. Seguro que ilustrará a muchos sobre este problema que afecta, entre otros aspectos, a nuestra profesión.

En cualquier caso, no es una banalidad decir que afecta a la salud de forma muy directa y que por tanto ya afecta a la profesión médica. No es una banalidad insistir que sus efectos son transversales y por lo tanto afecta a muchos especialistas, a todos los Colegios y a la Escuela de la Profesión Médica.

-Y para terminar, ¿qué desea para la profesión médica del futuro?

Para la profesión, no podría ser de otra manera, le deseo lo mejor.

Aunque usted no me lo haya preguntado, permítame que para el “Día de la Profesión Médica”, además, le exprese que desearía para los médicos de hoy y para los de un inmediato mañana. Pues bien, deseo que desaparezca la precariedad laboral y se dignifiquen los salarios. No creo que sea mucho pedir.