EUROPA PRESS

Visita al dentista

La enfermedad cardiovascular es una de las principales causas de muerte de hombres y mujeres. Estudios previos ya la han relacionado con la enfermedad oral, una enfermedad inflamatoria que con frecuencia causa pérdida de dientes debido a la descomposición del tejido periodontal. Ahora, un estudio indica que los adultos que han perdido dientes debido a razones no traumáticas pueden tener un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

La asociación causal entre la enfermedad oral y la enfermedad cardiovascular no se conoce bien, por lo que los investigadores realizaron un análisis secundario del Sistema de Vigilancia del Factor de Riesgo de Comportamiento 2014 que analizó la pérdida de dientes no causada por trauma, así como la enfermedad cardiovascular, incluido el ataque cardíaco, angina y / o accidente cerebrovascular.

El estudio, presentado en la Conferencia del Colegio Americano de Cardiología de Medio Oriente, incluyó a 316.588 participantes de los Estados Unidos entre 40 y 79 años. En general, el 8% eran edéntulos (no tenía dientes) y el 13% tenía enfermedad cardiovascular. El porcentaje de personas que tenían enfermedad cardiovascular y eran desdentados era del 28%, en comparación con solo el 7% que tenía enfermedad cardiovascular pero no le faltaban dientes.

Además de los participantes desdentados, aquellos que informaron que le faltaban de uno a cinco dientes o seis o más pero no todos, tenían más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, incluso después de ajustar otros factores como el índice de masa corporal, la edad, la raza, consumo de alcohol, tabaquismo, diabetes y visitas al dentista.

«Nuestros resultados respaldan que existe una relación entre la salud dental y la salud cardiovascular«, señala Hamad Mohammed Qabha, autor principal del estudio y jefe médico y cirujano interno en la Universidad Islámica Imam Muhammad Ibn Saud.

«Si los dientes de una persona se caen, puede haber otros problemas de salud subyacentes. Los médicos deberían recomendar que las personas en este grupo de edad reciban atención médica oral adecuada para prevenir las enfermedades que conducen a la pérdida de dientes en primer lugar y como otra forma potencial de reducir el riesgo de futuras enfermedades cardiovasculares».

Ir a la fuente
Author: EUROPA PRESS