Las bolas Ben Wa, bolas de Kegel o bolas chinas son pequeñas esferas que tienen un peso particular y se pueden introducir en la vagina. Muchos consideran que son muy útiles para el fortalecimiento del suelo pélvico de esta zona. 

Lo cierto es que, para toda mujer, sin importar su edad, es importante fortalecer esta área y las bolas chinas pueden convertirse en las mejores aliadas para ello. Por otro lado, es conveniente añadir que muchos consideran que puede llegar a mejorar el placer sexual.

Estas bolas pueden ser de varios tamaños y materiales, pero lo más conveniente es obtenerlas en tiendas especializadas para asegurar su calidad de fabricación.

Usos y beneficios de las bolas chinas

Algunas personas utilizan este artilugio, que también es considerado como un juguete sexual, para realizar los famosos ejercicios Kegel. Estos son unos ejercicios que se llevan a cabo para fortalecer la vagina y los músculos del suelo pélvico. Esta práctica puede ayudar a tensar las paredes vaginales y, por ende, mejorar la satisfacción sexual.

También es posible mejorar condiciones médicas como la incontinencia. Revisiones y estudios exhaustivos han determinado que el uso de las bolas chinas puede ser beneficioso para el tratamiento de las pérdidas de orina.

¿Cómo se utilizan?

Según los expertos de PlatanoMelón, para usar el producto de una forma más placentera se necesita de una abundante lubricación. De esta forma se facilita la entrada y salida de las bolas en la vagina y a la vez, se optimiza la comodidad. También es conveniente tener acceso al cordón (si el modelo lo tiene) para sacar las bolas con mayor facilidad.

Es muy importante que tanto las manos como las bolas estén debidamente limpias antes de realizar la inserción. Si las vas a usar por primera vez, debes probarlas por un período corto de tiempo, de este modo podrás estar segura de que tu cuerpo tolerará el uso antes de probarlas por un lapso más prolongado.

Uso para ejercicios Kegel

Lo primero que hay que decir es que la persona debe sentirse cómoda realizando este tipo de ejercicios sin usar las bolas. De esta forma se previenen lesiones en la zona por un sobre esfuerzo. Una vez se sienta plena comodidad, se podrán introducir las bolas a la rutina de ejercicios.

Añade las bolas a una rutina

Para usarlas con efectividad debes seguir estas recomendaciones:

  • Túmbate de espaldas.
  • Lubrica las bolas e introdúcelas en la vagina.
  • A partir de este momento debes apretar los músculos del suelo pélvico en torno a las bolas.
  • Mantén la contracción durante unos 5 segundos.
  • Suelta y aprieta los músculos varias veces.
  • Un buen ritmo es realizar cinco apretones en cada serie. Puedes repetir por lo menos 3 veces al día.

También resulta conveniente usarlas un rato antes de un encuentro sexual. Las personas que practican sexo anal pueden mantener las bolas insertadas en la vagina durante ese momento sin ningún inconveniente. Quienes prefieran introducir bolas en el ano, deben saber que hay diseños especializados para tal práctica.