Las habilidades de los abogados del siglo XXI

Alexander Limbach / Shutterstock

Como otras profesiones, la abogacía ha evolucionado en los últimos años y, al igual que otros sectores, se ha visto particularmente influenciada por la globalización y la tecnología.

En relación con la globalización, por una parte, hay mayor necesidad de ofrecer servicios jurídicos de mayor alcance internacional y además hay cada vez más estudiantes de Derecho que viajan a otro país para recibir esta formación y que ejercerán su profesión en diferentes jurisdicciones a lo largo de su carrera.

En lo que se refiere a la tecnología, tiene una gran influencia en la forma en la que se prestan los servicios jurídicos y en la gestión de los despachos de abogados y asesorías jurídicas de empresas que ahora pueden beneficiarse de herramientas que hacen su trabajo más eficiente.

Las habilidades más relevantes para el mercado profesional en el año 2022 son, según recoge en informe del Foro Económico Mundial:

  • Pensamiento analítico e innovación.

  • Aprendizaje activo y estrategias de aprendizaje

  • Creatividad, originalidad e iniciativa.

Y éstas son precisamente algunas de las habilidades que los estudiantes de Derecho deberían adquirir a lo largo de sus estudios.

Las universidades se están adaptando a estos cambios del mercado, y vemos ejemplos de programas de Derecho, dentro y fuera de España, que dan mayor cabida al elemento internacional y a la tecnología.

Todavía queda mucho camino que recorrer y hay oportunidades para las escuelas de Derecho que decidan liderar la adaptación al mercado jurídico y destacar en internacionalización y en tecnología aplicada a los servicios jurídicos.

Intercambios y programas conjuntos

Algunos ejemplos, en relación con la internacionalización, son los intercambios de alumnos o de profesores, los programas conjuntos entre universidades de dos o más países o la introducción de asignaturas de Derecho de otras jurisdicciones.

Los programas con un marcado enfoque internacional serán los más demandados por el abogado del siglo XXI, aquellos que ofrecen en la totalidad de su contenido (en todas sus asignaturas y cursos) un enfoque global, a través por ejemplo del Derecho Comparado. Algunas facultades de Derecho que siguen este modelo son McGill en Canadá, Tilburg y Maastricht en Holanda e IE Law School en España.

En relación con la tecnología, algunos programas añaden asignaturas técnicas como programación, pero los programas más ambiciosos son aquellos que se centran en la enseñanza de la aplicación de la tecnología para mejorar los servicios jurídicos, conocidos como legal tech.

Los métodos de enseñanza más tradicionales, como la lección magistral, no se adecuan demasiado bien a las nuevas tendencias de formación de abogados con enfoque internacional y que incluyen conocimientos de legal tech.

Las escuelas de Derecho que siguen estas tendencias siguen métodos de enseñanza más interactivos, como el método del caso, a través del cual los alumnos tienen que aprender a resolver un caso hipotético.

También el sistema de aprendizaje a través de resolución de problemas es el que siguen algunas de las facultades de Derecho antes mencionadas y que se ajusta muy bien a una enseñanza de Derecho global con un enfoque de Derecho comparado.

Complementar la formación jurídica con asignaturas de otras áreas resulta siempre interesante, pues añade un elemento de multidisciplinariedad a unos programas que son de por sí muy técnicos.

Algunos programas ofrecen formación en administración de empresas (contabilidad o finanzas) o en economía, lo que encaja muy bien en la mayoría de los grados y master jurídicos. Materias como el emprendimiento y las humanidades son algunas la que incluyen los programas de Derecho de IE Law School.

Además, las asignaturas que aportan un mayor carácter internacional (Derecho comparado, Introducción al Common law o Introducción al Derecho chino) inciden en el elemento internacional en programas que en sus orígenes tenían un marcado carácter nacional, haciéndolos más atractivos para los candidatos y para el mercado jurídico. Y aquellas que forman a los estudiantes en el uso de la tecnología son una tendencia actual que aporta mucho valor a los futuros graduados.

The Conversation

Soledad Atienza no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Ir a la fuente
Author: Soledad Atienza, Vice Decana IE Law School, IE University