Las franquicias de supermercados en España no paran de crecer

Las franquicias orientadas a la alimentación en España han crecido sin cesar a causa de la gran demanda que existe en el mercado. Se tratan de bienes necesarios y fundamentales para los ciudadanos españoles, lo cual hace a los supermercados un negocio de éxito seguro independientemente de las condiciones económicas del país. Es por ello por lo que pese a la dura crisis económica que nos ha bombardeado desde hace ya diez años, las franquicias de alimentación no han experimentado pérdidas, sino que más bien han crecido el número de negocios de este tipo.

Aunque las grandes superficies son frecuentadas por gran número de personas y facturan grandes cantidades de dinero diariamente, las franquicias de supermercados y alimentación de menor tamaño ofrecen un trato más directo con el consumidor final creando una atmósfera más acogedora y cercana. Además, están disponibles para el consumidor en áreas geográficas más cercanas a su vivienda con el fin de facilitar la compra y el desplazamiento.

 

Con el tiempo han aparecido nuevas franquicias de supermercados de menor tamaño, muchos de ellos especializados en algún tipo de comida específica o alimentos concretos que están destacando entre la multitud. Algunos ejemplos de ello son las tiendas de productos gourmet y de vinos, así como las tiendas de congelados, las tiendas ecológicas y de productos bio, los establecimientos de repostería, etc. La cantidad de dinero a invertir en cada franquicia depende de muchos factores que interactúan entre sí, algunas franquicias requieren una mayor inversión que otra dependiendo lo que cada empresa establezca.

Las franquicias de supermercado en España están en pleno auge

Las franquicias para abrir supermercados o tiendas de alimentación son las que más han aumentado en los últimos años. Entre los años 2010 y 2014 se han creado 2.350 supermercados mediante franquicias de establecimientos conocidos como Día, Carrefour, Simply o Eroski. Ninguna otra área de otro sector industrial ha crecido como lo ha hecho el alimenticio. En el año 2010 los supermercados crecieron un 93% a final del año. Cabe mencionar que todo esto ocurrió en plena crisis económica, cuando la economía del país experimentó una caída sorprendente. La calidad de vida de la población en general sufrió un cambio radical que todos vivimos de primera o segunda mano. Pequeños negocios cerraron en cuestión de meses, el paro se disparó y el sistema de bienestar comenzó a temblar más que nunca.

 

El sector alimenticio ha sido el único que ha soportado esta difícil situación economica. Aunque no es de extrañar cuando la alimentación es un bien básico y necesario para todos los seres humanos. Es más, con el crecimiento de franquicias de supermercados la sociedad tuvo la oportunidad de poder escoger donde quería realizar sus compras, pudiendo ahorrar más o menos dinero dependiendo de por que establecimiento apostara. Si comparamos con otros sectores industriales, por ejemplo, las franquicias de comida rápida que también han ido creciendo desde hace años, lo han hecho en tan solo un 19%, así como las franquicias orientadas al área de belleza y bienestar personal ha aumentado un 17%. En el resto de los segmentos industriales la tendencia ha estado orientada a la pérdida de establecimientos y cierre de locales.

 

Los expertos afirman que este fenómeno de expansión de franquicias de supermercados de menor tamaño se ha debido a que los grandes grupos del sector han apostado por el modelo de franquicia como medio facilitador para los emprendedores, adaptando estos modelos de negocio a un formato más pequeño orientado a localizaciones de proximidad. Cabe resaltar que los supermercados han funcionado exitosamente desde hace años ganando terreno a los populares hipermercados que mantenían el monopolio de la alimentación con anterioridad.

 

El consumidor de hace años realizaba una gran compra por semana en un establecimiento de grandes dimensiones; mientras que el consumidor actual ha optado por frecuentar más supermercados de menor escala varias veces a la semana. Esto ha fomentado el valor del supermercado próximo a la residencia del comprador. Además, los establecimientos de menores dimensiones están copiando el formato del híper en cuanto a ofertas o promociones, así como precios y horarios, con el fin de facilitar al consumidor las condiciones a su favor para realizar las compras cerca de casa.

 

Las empresas se percataron rápidamente de este desarrollo y tuvo lugar un aumento de demanda en el mercado, lo cual orientó a encontrar una solución para crear de manera rápida y fácil nuevas franquicias de supermercados y alimentación. Si las empresas no hubieran apostado a esta idea el desarrollo hubiera resultado más complicado y costoso. Y aun sabiendo que el sistema disminuye las ganancias desde el punto de vista de las ventas, pues tienen que compartir los beneficios con los franquiciados, el definitiva se genera un aumento de ingresos totales al sumar todo el capital de su red de tiendas. De este modo se potencia un aumento de la cuota de mercado generando economías de escala.