La movilidad cobra protagonismo en las ciudades para obtener entornos mas humanos. El siglo XXI está destinado a ser un tiempo en el que todas las personas, se podrán desplazar cómodamente por las ciudades. La eliminación de barreras arquitectónicas eliminará las limitaciones. La calidad de vida de las personas con problemas de movilidad ha mejorado sustancialmente.

El incremento de la concienciación política y la llegada de personas con limitaciones de movilidad a gobiernos y parlamentos, propició un cambio definitivo. Muchas ciudades españolas, han mejorado toda la infraestructura urbana. Las personas con movilidad reducida encuentran menos barreras para desplazarse.

De la misma forma la inmensa mayoría de las instituciones sanitarias y prestatarias de servicios sociales y asistenciales han adquirido vehículos adaptados que amplían las opciones de transporte para todo el mundo.

Tenemos un ejemplo claro en Santander donde la presencia de un concejal, que se desplazaba en silla de ruedas, dinamizó el rebaje de todas las aceras en las esquinas de la ciudad, se subvencionó la implementación de rampas en todos los edificios públicos y bloques de viviendas. Paralelamente se crearon muchas mas plazas de aparcamiento para vehículos de personas con necesidades especiales que hoy en día pueden encontrar plazas en todos los aparcamientos de la ciudad..

vehículos adaptados

Coches, monovolúmenes y minibuses adaptados para sillas de ruedas aportan movilidad

Las flotas de taxis han adoptado vehículos que facilitan la movilidad. Muchas personas que, hasta ahora, tenían verdaderos problemas para sus desplazamientos y ahora tienen siempre un transporte cercano.

Muchas familias españolas tienen ahora la oportunidad de adquirir un vehículo que facilita el desplazamiento a personas con movilidad reducida. La normalización de la venta de vehículos adaptados para sillas de ruedas alcanza varias categorías tales como monovolúmenes y minibuses adaptados.

Muchos mayores, tras sufrir caídas accidentales y con las consiguientes roturas de caderas son condenados a desplazarse el resto de sus vidas en sillas de ruedas, pero ahora encontraron la posibilidad de adquirir vehículos familiares adaptados.

No solo las familias que tienen mayores con dificultad de movimiento son los destinatarios de estos nuevos vehículos. A los jóvenes dependientes con problemas de movilidad se les abre un nuevo horizonte.

Hasta ahora, los altos precios del mercado del automóvil adaptado, hacían difícil la adquisición. La evolución de la industria y la mejora en la tecnología han posibilitado que cualquier familia pueda adquirir un vehículo a precios asequibles y subvencionados.

Existen ayudas para comprar el vehículo si va a ser de uso propio de una persona con discapacidad o para llevar a personas con discapacidad como por ejemplo al acceso a un IVA reducido o el impuesto a la primera matriculación y el impuesto de circulación de carácter municipal del que están exentos.

Daniela Mora