La tbeoteca de Marc Charles Palau. Periodista y, desde el año 2015, conductor del club de lectura de cómic de la llibreria Pebre Negre de Barcelona. Publicó regularmente en 13 millones de naves y previamente en Entrecomics, ocupándose junto a Gerardo Vilches de la recuperación de sus archivos. Ha colaborado en publicaciones como El guión de cómic II. Marc Charles es un lector inquieto que transmite su pasión por el cómic a través de las redes sociales y todos los medios a su alcance. Con él conocemos su tesoro más apreciado: su biblioteca.

¿Cuál fue el primer tebeo que recuerdas haber leído?

Lo difícil es recordarme sin un tebeo entre las manos. Supongo que algún Olé de Mortadelo y Filemón, una Mafalda o un Astérix.

¿Y el primero que has comprado?

No fue el primero, pero recuerdo un Sant Jordi en el que conseguí sacarle a mi madre los siete números de Astérix que me faltaban en aquel momento para completar la colección. No los compré de manera directa, pero fue una muy buena diada.

¿Mantienes los tebeos que te enamoraron de pequeño?

Pues no todos y algunos me duele haberlos perdido. Por ejemplo, la colección de TBOs que estaban en casa de los abuelos maternos. Ahí descubrí a muchos autores queridos: Coll, Blanco, Otto Soglow, Muntanyola, Raf, Sabatés, Benejam…

¿Cuál es tu Rosebud particular?

¡¡¡Los Fuera Borda!!!! ¿Qué hice con ellos? Con lo que me gustaban… sic.

¿Cómo organizas tus bibliotecas? ¿Por colecciones, por autores, por formatos?

De cualquier manera, aunque con el tiempo he aprendido a tener unas baldas con espacio para poner los volúmenes de tamaño considerable. Mi biblioteca está repartida por varios lugares y no tengo mucho tiempo para organizarla. Como es lógico, dar con determinado título en un momento dado es un verdadero suplicio. Por suerte, están las bibliotecas públicas para dar con los libros desperdigados.

¿Cómo compaginas los álbums europeos con las novelas gráficas o las grapas? ¿Las pones en las mismas estanterías? ¿Las estanterías se adaptan a los formatos de los tebeos o al revés?

Todo bien mezclado, sin remilgos.

¿Compras grapas habitualmente? Si es así ¿cómo te las arreglas para guardarlas?

Compro fanzines. Los guardo en cajas y dentro de bolsas. Las cajas en un rincón del dormitorio. Un dolor.

¿Hay algún tebeo que te arrepientes de haber dejado y que no te han devuelto?

Pues no.

¿Regalas tebeos a los no lectores?

Casi siempre regalo tebeos. A expertos y neófitos. Y busco aquel título que creo que le puede cuadrar a la persona en aquel momento. Muchas veces regalo cómics de mi propia biblioteca. Los que más me gustan.

¿Cuál es, para ti, la joya de tu colección?

La parte fetiche de mi colección son las recopilaciones majestuosas de clásicos de prensa: Krazy Kat, Popeye, Gasoline Alley, Little King, Captain Easy, Barnaby, Nancy, Little Nemo, Little Orphan Annie, Polly and her Pals, Peanuts, White Boy. Descansar la vista en ellas sana, relaja y vigoriza.

¿Hay algún cómic que no te canses de releer?

Muchos. Los cómics hay que leerlos muchas veces, hasta gastarlos. Además de los anteriores, el Phil Defer de Morris, las planchas de Hey Look y las Silver Linings de Harvey Kurtzman, las historietas de Claire Bretécher, por ejemplo.

¿Hay alguno que hayas comprado varias veces?

Watchmen, en su momento, al perder algunos números sueltos.

¿Compras las nuevas ediciones si incluyen extras o nuevas recopilaciones para tener toda la colección en el mismo formato?

Solo lo he hecho con el Spirou de Franquin.

¿Eres completista?

No me considero, no.

¿Hay alguna serie o autor del que esperes con ansiedad su nuevo trabajo?

Hay tantas autoras y autores que publican obra interesante cada día que no tengo tiempo a esperar su nuevo trabajo con ansia. En cambio, es un estrés el intentar estar al día de todo lo que se cuece que puede ser de mi interés.

¿Cuántos tebeos tienes?

No los cuento. Muchos. Demasiados. Unos miles, supongo.

¿Catalogas los tebeos que tienes? ¿Tiene cada tebeo su lugar asignado o dónde entre lo metes?

Tengo cuenta en whakoom. Más que para entrar mis tebeos de manera sistemática, me va muy bien para hacerme mis listas. En eso, whakoom me es muy útil.

Europeo, manga, americano, novela gráfica ¿Qué tipo de tebeo lees más asiduamente?

Alternativo y clásico, venga de donde venga y sea de la época que sea.

¿Cómo guardas los tebeos de Chris Ware?

Con él empezaron los estantes heterodoxos.

¿Cuál es el último tebeo que te ha sorprendido?

Justo acabo de leer y me ha sorprendido mucho Becoming Horses de la autora sueca Disa Wallander. Y otras dos autoras a descubrir son Kuniko Tsurita, una de las primeras autoras en publicar en el mundo del manga, que empezó siendo muy joven y de la que Drawn & Quarterly ha publicado un recopilatorio buenísimo, The Sky is Blue with a Single Cloud. Vale su peso en oro y merece una edición en castellano. Otra autora que merece ser publicada en nuestro país es Lale Westvind, es energía pura. Grip es el cómic más importante de los últimos años, sin duda.

¿Qué haces cuando ya no tienes más sitio para guardarlos?

Los regalo o los doy a Bibliotecas. En realidad, tendría que desprenderme de muchos más. Es una desgracia que no cumplan su función de ser apreciados y leídos más a menudo.

¿Qué haces con un tebeo cuando no reúne las expectativas? ¿Lo cambias, vendes, donas o lo guardas para darle una segunda oportunidad en otro momento?

Cualquiera de las opciones que propones.

 ¿El tebeo digital desplazará al de papel en algún momento? Si consigues la versión digital de un tebeo ¿te deshaces de la edición impresa que ya tenías?

El tebeo digital convive desde hace tiempo con el papel. Aunque prefiero el papel, muchas veces y según el tamaño y la accesibilidad al mismo en papel, me va bien el digital.

¿Dudas mucho a la hora de comprar un tebeo o te mueves por impulsos?

Me da el impulso y una vez en casa me entran las dudas. En fin…

¿Hay algún cómic que te llame pero no te acabes de decidir?

Si me llaman, caerán.

¿Compras habitualmente cómics en inglés o francés?

Sí.

Si sale la edición en castellano ¿los vuelves a comprar?

No, a no ser que sea para regalar.

¿Algún tebeo inconfesable?

Hay obras que releo después de años y que preferiría haber mantenido en el recuerdo. Se me caen de las manos al releerlos.

Después de tantos años como lector ¿consigues mantener la ilusión al abrir un nuevo tebeo?

Sin ilusión no sería capaz de abrir un tebeo o un libro.

¿Tapa dura o blanda?

Pues mira, voy a hacer un alegato de la tapa blanda y el precio popular, porque esta moda de encuadernar en cartoné cualquier tebeo infantil de 32 páginas y venderlo a 15 euros, me parece una manera muy evidente de ahuyentar nuevos lectores. ¡Precios baratos, qué la gente no tiene ni para comer!

¿Brillo o mate?

Mate.

¿A qué huelen los tebeos?

A imaginación desbocada.