El fútbol cántabro demostró, una vez más, su carácter solidario con la celebración de un triangular a favor de los afectados por las inundaciones sufridas en Reinosa y Campoo –el pasado mes de diciembre- en el que participaron el Racing, la Gimnástica y el Club Deportivo Naval. Más de 800 aficionados acudieron a la cita celebrada en San Francisco, cuya recaudación –la entrada de adulto costaba 10 euros en tanto que las localidades infantiles estaban disponibles por solo cinco- irá destinada íntegramente a paliar los daños producidos por la crecida del Ebro y los desbordamientos de los ríos Hijar e Izarilla.

La jornada comenzó, antes del encuentro entre el cuadro local y los verdiblancos –cada partido tuvo una duración de media hora, con un sentido homenaje a las personas y entidades (Guardia Civil, Policía Local de Reinosa, Protección Civil, Cuerpo de Bomberos y centenares de voluntarios) que trabajaron duro –día y noche- para reparar los daños producidos por el agua. Además, los tres clubes –por parte verdiblanca acudieron Juan Antonio Sañudo (Presidente de Honor) y los consejeros Emilio Criado y Montserrat Peña- fueron reconocidos por participar e impulsar el triangular solidario.

Cristóbal Parralo presentó en Reinosa dos once formados por jugadores del primer equipo y algunos componentes del Rayo Cantabria, entre los que figuró el central Manu Hernando recién llegado a la entidad racinguista procedente del Real Madrid Castilla –fue su debut con la zamarra cántabra. Y aunque lo deportivo, en este caso, pasaba a un segundo plano, tanto el Club Deportivo Naval como los verdiblancos intentaron ofrecer un juego vistoso al público, que a punto estuvo de celebrar dos goles de Barral pero tanto su disparo cruzado desde el interior del área como su remate de cabeza tras falta botada por Martín Solar no encontraron puerta por poco. Iván Crespo, que actuó bajo palos, tan solo tuvo que realizar una intervención y atrapó, muy seguro, un libre directo ejecutado desde la izquierda que se envenenaba a medida que se acercaba a su arco.

En el segundo compromiso, esta vez frente a la Gimnástica, el Racing mantuvo prácticamente la misma alineación: los filiales Dani Gómez y Musy entraron por sus compañeros del Rayo Martín Solar y Lucas Ligio mientras que Lucas Díaz sustituyó a Iván Crespo bajo palos. Aunque ninguno de los dos equipos logró desequilibrar el marcador a su favor, ambos tuvieron opciones de hacerlo. Las mejores ocasiones del cuadro de Parralo estuvieron en las botas de Dani Gómez y Musy en tanto que la llegada más peligrosa de los torrelaveguenses fue un tanto de Ferchu que fue anulado por fuera de juego.

El tercer partido, disputado entre el Club Deportivo Naval y la Gimnástica, también finalizó en tablas y sin goles, dejando a la solidaridad como única vencedora de un triangular benéfico en el que el resultado era lo de menos. Lo importante, y se logró, fue la contribución realizada por los tres clubes y los más de 800 espectadores presentes en San Francisco para ayudar a reparar los daños producidos en Reinosa y Campoo a causa de las graves inundaciones que afectaron a centenares de familias hace pocos días.

PRIMER PARTIDO

Club Deportivo Naval: Álex Gómez, Álvaro, Marcos, José Cagigas, Borja López, Peralta, Tijeiro, Sergio Lukas, Josemi, Dano y Raúl Guti.

Racing: Iván Crespo, Carmona, Manu Hernando, Olaortua, Moi Delgado; Óscar Gil, Ari Nkaka, Nico Hidalgo, Lucas Ligio, Martín Solar; Barral.  

Árbitro: González Aja (cántabro).

SEGUNDO PARTIDO

Gimnástica: Adrián Peón, Casta, Fermín, Cusi, Neco, Prada, Salas, Chamo, Nacho, Fer y Rober. También jugaron Ferchu y Héctor Sánchez.

Racing: Lucas Díaz, Carmona, Manu Hernando, Olaortua, Moi Delgado; Óscar Gil, Ari Nkaka, Nico Hidalgo, Dani Gómez, Musy; Barral. También jugaron Gonzalo Peña, Faouzi y Nacho.

Árbitro: Cordero Vega (cántabro).

Ir a la fuente
Author: