La santanderina Elena Pérez Barquín gana el Premio al Mejor Expediente de la Fundación del Colegio de Médicos de Cantabria

 La media de esta licenciada en Medicina de la Universidad de Cantabria que está preparando el MIR es de 9,43 sobre 10

Elena Pérez Barquín es de Santander y ha estudiado Medicina en la Universidad de Cantabria con unas notas sobresalientes que le han convertido en la ganadora del Premio de la Fundación del Colegio de Médicos de Cantabria Marino Marina, al Mejor Expediente, galardón que recogerá el próximo 23 de diciembre en el hotel Bahía de Santander. Y es que la media de las notas del expediente académico de Elena Pérez es de 9,43 sobre 10. Esta joven médica, que en la actualidad está preparando el examen MIR que se convocará el próximo mes de enero, cuenta en esta entrevista cuáles son sus inquietudes y objetivos para el futuro.

-Has recibido el Premio de la Fundación del Colegio de Médicos de Cantabria al Mejor Expediente de la Facultad de Medicina de la UC ¿qué te ha parecido la noticia?

Me hizo muy feliz enterarme de la noticia; al fin y al cabo, este premio supone un reconocimiento a mi trabajo. Además, en mi caso me hizo especial ilusión, ya que mi hermana Raquel fue también galardonada con este premio hace cuatro años, y nada me enorgullece más que haber podido seguir sus pasos.

-¿Qué especialidad te gustaría elegir?

Siempre me he decantado por las especialidades médicas frente a las quirúrgicas. Sin embargo, aunque tengo varias en mente, no tengo claro por cuál optar. Una vez haya realizado el examen MIR y vea las opciones que tenga tomaré la decisión.

-¿Contemplas Valdecilla como destino para hacer la residencia? ¿y para trabajar en el futuro?

Valdecilla es un gran hospital de tercer nivel además de un centro de referencia en muchas de las especialidades que barajo, por lo que desde luego es uno de los destinos que contemplo para hacer la residencia. Sin embargo, dependo de mi resultado en el examen para poder decidir en qué hospital realizarla. De cualquier modo, me gustaría trabajar en Valdecilla a largo plazo, ya que no solo es el hospital en el que me he formado sino también el hospital de mi ciudad.

-¿Elegiste Medicina por vocación? y ¿cómo ves el futuro de la Medicina a medio plazo, te parece que tras el covid el sistema debe hacer cambios?

En mi caso, no fue algo que tuviera claro desde pequeña. De hecho, cuando me matriculé en la carrera ni siquiera estaba segura de haber tomado la decisión correcta. No fue hasta que comencé a cursar las diferentes asignaturas, especialmente las más clínicas, cuando comprendí de lo que verdaderamente trataba la profesión y supe que este era mi lugar.

Sobre el futuro de la Medicina a medio plazo, aún no tengo experiencia suficiente para tener una opinión fundada en el tema, pero considero que la pandemia ha sido el claro ejemplo de que hay cosas que nunca podremos predecir y donde lo único que podemos hacer es tratar de estar preparados cuando ocurran. No solo fomentando la investigación, sino también mejorando la organización del sistema, para que el peso de los problemas que surjan en la planificación y gestión de recursos no recaiga en la saturación del personal médico.

-Hay muchas mujeres jóvenes que estudian Medicina y ejercen, pero la mayoría de los puestos de responsabilidad y gestión los ocupan aún médicos varones ¿por qué crees que es así?

A pesar de esa tendencia histórica, considero que se está produciendo un cambio y durante mi formación he podido ver a diversas mujeres en puestos de responsabilidad que así me lo han demostrado.

-Para terminar, qué esperas de tu futuro como médica y, de no haber elegido Medicina ¿a qué te hubieras dedicado?

Espero en un futuro convertirme en una buena médica, no solo en el aspecto científico formándome continuamente, sino también en el trato con mis pacientes. Además de la parte más asistencial, me gustaría contribuir también a la investigación y docencia. En definitiva, aportar mi grano de arena a la sociedad en la manera que pueda.

Si no hubiese elegido Medicina supongo que me hubiese dedicado a algo relacionado con la biología o la química, pero mirando hacia atrás creo que tomé la decisión correcta porque no me imagino trabajando en otro campo.