La prepotencia suele ser la actitud que miembros de la corte traen a Cantabria cuando son invitados a los cursos del verano de la Universidad Internacional Menendez Pelayo. No es la primera ni será la última vez. Vienen, lanzan su mensaje, comen, beben y se van. La empata con Cantabria brilla por su ausencia.

La ministra Carolina Darias San Sebastián no ha sido una excepción.

Angel Ibeas escribía: Yo, es que leo esto y me pongo de los nervios…pero como se puede venir aqui, lanzar la frasecita y quedarse tan fresca..!! Ademas cuando esta región es una de las mas sumisas de este país…. Y sigue subiendo el nivel de indignación…!!

La frasecita en cuestión que soltó la «ocurrente» ministra de Sánchez le soltó al Presidente de Cantabria fue algo así como:

«Esto no va de ‘qué hay de lo mío’, sino de ‘qué hay de lo nuestro’»

Vamos, una versión del famoso:

¿Porqué no te callas?

Toda ufana la canaria lanzó su frasecita y se quedó tan fresca. Pero hay que entender a la ministra. La buena de la ministra tras acabar su carrera universitaria de derecho en 1988 se convirtió en funcionaria de Estado en 1989.

Lleva toda la vida viviendo de los presupuestos generales del Estado o lo que es lo mismo viviendo del trabajo de todos los obreros, autónomos y empresarios españoles que cotizamos durante toda la vida para pagar su sueldo.

Y a eso se refería Carolina, ella solo piensa en lo nuestro, o sea en lo que a ella le toca de la tajada estatal. Que le importan las reivindicaciones de una región como Cantabria, sumisa como docil corderito a los designios que Madrid le marque. No creo que se atreviera a lanzar ese pensamiento en Euskadi o Cataluña, aunque lo pensara se lo callaría. Pero claro aquí está el bueno de Revilla que aparte de sus momentaneos arrebatos, sigue siempre las directrices de Madrid pues, como bien dice, hay que estar a buenas con quien gobierna España para obtener cosas.

El problema viene cuando Madrid cierra el grifo. Y vive dios que hace tiempo lo ha cerrado a Cantabria mientras en esta bendita tierra se sigue rindiendo plaitesia a la corte de Madrid esperando el maná añorado.

Mientras tantos los políticos cántabros viven ahora un momentáneo entendimiento que ojala se mantenga para que la voz de Cantabria se pueda oir alta y clara en Madrid aunque esto solo sea el sueño de una tarde de verano. La cruda realidad es que nuestra región tiene el peso del numero de votantes que representa 327.709 y este número frente a los 24.365.851 de votantes en las últimas generales es algo tan rídiculo que nos coloca donde nos coloca, en el último vagón de cola.

Por ello los cortesanos de Madrid vienen a Cantabria a gastos pagados, otra vez por todos, a darnos sus clases magistrales, comer bien, alejarse del calor sofocante de la corte durante unas horas y volverse como si tal cosa, porque poco les interesan 327.709 votos que encima votan mayoritariamente a otro partido… que no les da guerra e incluso coloca a los suyos.

Antonio Mora Ayora