La Policía Nacional detiene a un hombre por un delito de falsedad documental

El detenido presentó documentación falsa en la cual, dos entidades bancarias avalaban sus relaciones comerciales con una conocida  empresa, uno por la cantidad de 32.438€ y otro por 62.049,98€

Agentes de la Policía Nacional,  han detenido a un varón, J.M.P.C., de 59 años, como presunto autor de un delito de falsedad documental.

Presentación de denuncia  y  Coordinación policial

El día  26 de noviembre del año pasado, el representante de una compañía, presentaba en dependencias policiales de A Coruña, una denuncia donde daba cuenta de la falsificación de dos avales bancarios, por valor de 32.438€ y 62.049,98€, presentados por parte de un cliente, como garantía para cubrir una operación. La víctima se percató de que los mencionados avales eran falsos al ir a ejecutarlos por incumplimiento de las obligaciones de su cliente.

Dado que el presunto autor de los hechos tenía residencia en Cantabria, desde la Comisaría de A Coruña se da traslado de la información al Grupo de Delincuencia  Económica y Tecnológica, de la Brigada Provincial de Policía Judicial, de la Jefatura Superior de Cantabria, encargado de realizar las gestiones pertinentes para el esclarecimiento de los hechos expuestos.

Investigación policial y detención

Las diversas  labores de investigación realizadas por los agentes adscritos al  Grupo de Delincuencia Económica y Tecnológica, concluyen con que los avales  bancarios presentados por el sospechoso son falsos. Dándose la circunstancia de que los apoderados que figuran en el aval de una de las entidades bancarias, uno de ellos ya jubilado, no tenían conocimiento de la operación y su compañero había fallecido tres años antes de la firma del documento.

Ante los hechos, los policías proceden a la localización del presunto autor del delito de falsedad documental y su posterior detención el día 25 de enero de 2021.

El detenido, que contaba con antecedentes por hechos de igual naturaleza, tras prestar declaración fue puesto en libertad con cargos, y la obligación de personarse ante la autoridad judicial cuando sea requerido para ello.