La Policía Nacional detiene a dos varones por el robo con fuerza en dos establecimientos comerciales durante la misma noche 

  • Gracias a la coordinación entre la Policía Nacional y la Policía Local de Santander, los presuntos autores de los robos fueron detenidos cuando huían tras cometer el segundo delito de esa noche, utilizando para su huida un patinete eléctrico 
  • Uno de los arrestados sería nuevamente detenido a los cinco días, al ser sorprendido por los agentes fracturando el cristal de una ventana de un establecimiento, con una tapa de alcantarilla

La Policía Nacional ha detenido a dos hombres, de 18 y 26 años, como presuntos autores de dos robos con fuerza en establecimientos comerciales en la ciudad de Santander.

Llamada al CIMACC-091 de un ciudadano- intervención policial

 En la madrugada del jueves 04 de agosto, se recibía la llamada de un vecino del Barrio de El Alisal, en el CIMACC-091 (Centro Inteligente de Mando, Comunicación y Control) de la Policía Nacional, alertando de que se estaba cometiendo un robo en un establecimiento de la zona.

De forma inmediata se presenta en el lugar un indicativo del Grupo de Atención al Ciudadano, quienes observan que el cristal de la puerta del local comercial se encuentra fracturado y  junto a éste se halla la tapa de una alcantarilla. Los agentes localizan a dos individuos en la parte trasera del comercio, los cuales al percatarse de la presencia policial salen huyendo, uno de ellos en un patinete eléctrico.

Al lugar también acuden agentes de la Policía Local de Santander.

Coordinación Policial: detención de los presuntos autores

 Los policías actuantes comienzan a perseguir a los sospechosos, quienes  toman direcciones diferentes, por lo que los agentes se dividen para seguir a los dos individuos.

Unos metros más adelante, parte de los agentes logran interceptar al varón que huía a pie, procediendo a su detención como presunto autor de un delito de robo con fuerza.

Mientras que minutos después, el sospechoso del monopatín es alcanzado por otros de los agentes actuantes, éste logra zafarse de los policías, cayéndosele al suelo en su huida, esta vez a pie, varias monedas y un teléfono móvil.

Los agentes logran alcanzar de nuevo al sospechoso, quien opone resistencia actuando de  forma violenta y lesionando a uno de ellos. Finalmente los  policías logran detener al individuo como presunto autor de un delito de robo con fuerza.

Cuando los agentes del CIMACC-091, trataban de ponerse en contacto con el responsable del negocio objeto del robo, sonó el teléfono móvil que se le había caído a uno de los detenidos.

Los detenidos: presuntos autores de otro hecho delictivo

Las indagaciones policiales posteriores, determinaron que los detenidos serían también los presuntos autores, de otro robo con fuerza sucedido esa misma noche en un establecimiento de hostelería situado en una calle cercana al Paseo General Dávila de Santander. En esta ocasión,  un testigo habría visto al autor del robo abandonar la zona a bordo de un patinete eléctrico.

Los detenidos, uno de ellos con antecedentes, fueron puestos a disposición judicial.

Nueva detención

 El día 09 de agosto el detenido de 26 años que en los hechos anteriores portaba el patinete eléctrico, volvía a ser detenido por los agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, como presunto autor de un delito de robo con fuerza, al sorprenderle “in fraganti” cuando fracturaba con una tapa de alcantarilla metálica, el cristal de una ventana de un establecimiento próximo a la calle Bajada del Caleruco de Santander.

Colaboración ciudadana-Consejos de Seguridad

La Jefatura Superior de Policía de Cantabria recomienda a los comerciantes una serie de consejos para evitar posibles robos en establecimientos.

Deje todo perfectamente cerrado y active la alarma y demás medidas de seguridad una vez finalizada la jornada.

  • Instale un sistema de grabación de imágenes acorde a las dimensiones del establecimiento, mejorando la calidad y el mantenimiento de las cámaras.
  • No acumule dinero en las cajas registradoras. Fije una cantidad y vaya retirando el exceso reservando lo necesario para garantizar el cambio. Deposite el dinero en un lugar seguro, caja fuerte o similar. Haga lo mismo con objetos de valor que tenga que dejar en el interior del establecimiento.