sargazo playa del carmen

Jorge Reyes, restaurantero desde hace 30 años, cuando Playa Del Carmen aun era un puñado de casas de pescadores y no el emporio de cadenas hoteleras, condóminos, y centros comerciales que es hoy, cuenta que ha visto pasar todo tipo de desastres naturales por Cancún y la Riviera Maya.

El peor de todos, dice, fue el huracán Wilma, que hace casi 15 años barrió la Península de Yucatán dejando a su paso daños millonarios y la pérdida de miles de empleos en el sector turístico de Quintana Roo; estado mexicano que, en la actualidad, debe el 87% de su PIB y da trabajo a 450 mil personas gracias a la arena blanca y a las aguas azul turquesa de sus destinos más reconocidos a nivel mundial, como Cancún, Tulum, o Playa Del Carmen.

“El Wilma fue un desastre”, recuerda lacónico Jorge.

“Pero no se compara con el sargazo”.

Lee: Más de 26 mil toneladas de sargazo han sido retiradas de las playas mexicanas: Secretaría de Marina

El empresario lanza la sentencia mientras, a través de la ventana de su pequeña cantina de mariscos, una de las más antiguas de Playa Del Carmen, observa el agua sucia y espesa que llega a la orilla de la playa y está próxima al muelle desde donde parten los ferrys hacia la isla de Cozumel. 

A continuación, para apoyar lo que acaba de decir, Jorge se levanta de la silla, sale a la terraza del restaurante, y señala hacia un montón de mesas que están vacías, a pesar de las generosas sombras que ofrecen unas palmeras.

“El aire apesta a sargazo”, murmura. A montañas de algas pardas y putrefactas que se acumulan en la orilla, y que el mar expulsa por toneladas para cambiar drásticamente la típica postal de playas paradisiacas por una enorme mancha de color café que se expande sin freno como una epidemia por hasta 32 países caribeños, incluyendo a México, debido al calentamiento global y a la contaminación sin freno de los océanos, entre otros factores.

sargazo

Foto: Manu Ureste

Por eso su restaurante está vacío de turistas en plena temporada alta de vacaciones. Y por eso, desde 2015, cuando se produjo el primer gran arribo de sargazo a las costas del Caribe mexicano, su clientela ha ido subiendo y bajando drásticamente hasta este 2019; el año del ‘boom’ en el que, de acuerdo con la Secretaría de Turismo, se proyecta recolectar hasta un millón de toneladas de esta alga maloliente; un 100% más que en 2018.

“Con esta peste, la gente llega y con las mismas se marcha a otro lugar”, dice Jorge, que explica que los turistas buscan alternativas en las zonas menos afectadas, principalmente en el norte de Quintana Roo, como Holbox, Isla Mujeres, Isla Contoy, Cancún, y también en varios puntos de Cozumel, la isla vecina.

Lee: Llegan toneladas de sargazo al Caribe, pero gobierno de QRoo dice que las playas están limpias

Ahora, tras “una pésima” temporada de Semana Santa y un mal arranque de la de verano, Jorge asegura que no sabe cuánto tiempo más podrá soportar su negocio esta situación.

“El sargazo nos ha afectado más que el paso de un huracán. Cuando fue el Wilma, por ejemplo, nada más limpiamos y reparamos algunos daños, y a los tres días ya teníamos el restaurante lleno. Pero mira ahora cómo estamos”, concluye el empresario, que observa en silencio su terraza vacía de clientes.

Limpieza intensiva

Laura Beristain, alcaldesa de Solidaridad, que es donde se encuentra Playa Del Carmen, admitió en una entrevista el pasado 9 de julio con Radio Fórmula, que la llegada por toneladas de sargazo es “algo atípico” para el municipio y para Quintana Roo, ya que “nunca había llegado de esta manera tan inmensa”.

Una situación anormal que, como expuso el restaurantero Jorge, está teniendo impacto en el turismo: hasta la primera semana de julio, la ocupación hotelera en Playa Del Carmen era del 84.2%, cuando lo común en temporada alta es el lleno total, admitió la alcaldesa, quien resaltó que para contrarrestar esta situación están haciendo a diario labores de limpieza con barcazas y con barreras de contención, y organizando brigadas de limpieza.

Lee: Hallan el “cinturón de sargazo” más grande del mundo flotando en Golfo de México

Además, desde mediados de junio, el municipio contrató a una empresa privada para que limpie siete kilómetros de playas públicas en Playa Del Carmen. En cuanto a las playas privadas, que son la mayoría, los grupos hoteleros dueños de las concesiones son los que asumen las tareas de limpieza, mientras que la Secretaría de Marina se encarga de la limpieza en alta mar, que es de jurisdicción del Gobierno Federal.

Verónica Rivera es la bióloga de Grupo Arco, la compañía contratada por el municipio de Solidaridad. En un recorrido por la playa pública, desde el Muelle de Ultramar, a la altura de la Avenida Juárez de Playa Del Carmen, hasta la playa del recodo, junto a otro muelle, explica que han instalado varios kilómetros de barreras flotantes en el mar, para contener el arribo de las manchas de sargazo, y redireccionarlo hacia “puntos de extracción” en la orilla, donde llegan a sacar hasta 100 toneladas por día, con picos de 150 y hasta 200 toneladas.

sargazo

Foto: Manu Ureste

La recolección se hace con sargaceras, que son embarcaciones especialmente acondicionadas para limpiar las algas, o bien, ya en la orilla, con brigadas de empleados que con palas y rastrillos las depositan en carretillas para su extracción final. Y en las zonas muy afectadas, utilizan pequeñas excavadoras Bobcat con las que evitan el uso de maquinaria pesada para no erosionar y contaminar aun más las playas.

“Hace tres semanas, en esta playa había montañas de dos metros de sargazo y el agua estaba café. Y en diez días logramos estabilizar la situación. Si te fijas, ahora casi no tenemos sargazo”, subraya la bióloga.

Lee: Quintana Roo vs el sargazo: el estado lucha contra la macroalga, pero requiere ayuda federal

Pero, si bien es cierto que la limpieza intensiva comienza a dar resultados -en varias zonas la peste a sargazo se redujo, e incluso hay bañistas en algunos puntos de la playa pública-, también lo es que esas labores, paradójicamente, están afectando también al turismo.

De hecho, en el recorrido por la playa pública que este medio hizo el 3 de julio, fue testigo de escenas que rozan el surrealismo, como turistas esquivando a las brigadas de limpieza en su paseo matutino por la orilla, o pequeños grupos de personas tratando de descansar en tumbonas, mientras los ruidosos Bobcats quitan el sargazo a unos pasos de distancia.

“Ya no pasa ni un americano”

Illit, que lleva 12 años trabajando en un hotel boutique situado en primera línea de playa, comenta que con este panorama lo normal es que, si bien les va, den entre cuatro o cinco masajes al día, cuando antes de 2015 llegaban a dar hasta 50 a 18 dólares la hora. Por eso ya no abre su pequeño negocio a las nueve de la mañana, sino hasta la una de la tarde

“Por aquí ya no ves pasar a ni un solo americano, porque se espanta de tanta peste y de tanta gente trabajando con las palas y carretillas”, dice la masajista con los brazos cruzados y sentada en un camastro que está, literal, a un par de metros de una montaña de sargazo.

sargazo

Foto: Manu Ureste

Ariel Jesús Caballero también es masajista y su situación es muy parecida. Vestido completamente de blanco, permanece solitario bajo una pequeña sombrilla, mientras una excavadora Bobcat se emplea a fondo en sacar montones de sargazo de la orilla del mar.

“Antes, toda esta playa estaba llena. Pero ahora ya no tenemos a quién ofrecerle masajes y por lo tanto no ganamos propinas, que es de lo que vivimos”, plantea Ariel, quien añade que el sargazo también ha afectado a otro sectores, como a los Tricicleros que llevan las maletas de los turistas hasta el muelle marítimo para cruzar a Cozumel, y sobre todo a los meseros, que ante la falta de clientes y de propinas están buscando otros empleos.

José Gómez Burgos, presidente de la Cooperativa Turística Mar Caribe, expone por su parte que “la epidemia” del sargazo también ha afectado a los dueños de embarcaciones turísticas.

“Del 100% del personal que trabajaba aquí con las embarcaciones, el 80% ha cambiado de ingresos. Es decir, están migrando; se van a municipios aledaños para conservar la chamba, o buscan otros empleo para tener mejores ingresos”, detalla.

Lee: Sargazo en Quintana Roo se ha magnificado para afectar al nuevo gobierno: AMLO

Precisamente, José Gómez está en uno de los puntos de la playa pública más afectados y que se le conoce como ‘el recodo’; una pequeña bahía donde el sargazo se ha ido acumulando hasta convertirse en un pantano de aguas negras en el que una docena de lanchas y pequeñas embarcaciones chapotean en el lodo en espera de algún cliente, mientras las brigadas de limpieza trabajan a destajo.

“Esto es un cochinero, nunca habíamos tenido nuestra playa así”, espeta Gómez, quien critica que a pesar de “las cantidades estratosféricas” que gastó el gobierno federal pasado  en limpiar las playas -800 millones, según reveló el actual gobierno federal de López Obrador-, el sargazo continué acumulándose por toneladas en buena parte del estado y de Playa Del Carmen.

“Todos saldremos perdiendo”

La otra cara de la moneda, en cambio, puede apreciarse a unos cuantos kilómetros mar adentro, en Cozumel.

Allí, por la forma de la isla, y por las corrientes marinas y de aire, el sargazo tiende a acumularse en la parte este, desde Punta Molas hasta Punta Celarain, pasando por las playas Chen Río, San Martín, Bonita, Mezcalitos y Bush. Pero las zonas norte, sur, y oeste de la isla, permanecen limpias, desde Cozumel Norte y Centro, hasta El Cielo, Playa Mía, Palancar, y Chankanaab.

“En Cozumel tenemos dos frentes. De este lado, que está frente a Playa Del Carmen, la bahía nos protege y por eso las playas están limpias. Y eso nos ha beneficiado, porque el turismo de Playa Del Carmen se está viniendo para acá”, plante José Luis Álvarez, de la unión de taxistas de Cozumel.

Sin embargo, Álvarez se muestra preocupado por el continuo arribo de sargazo. De continuar así la situación, advierte, ni la fortuna de tener siempre un lado limpio les va a ayudar: “Si Playa Del Carmen sigue así de sucia, los turistas van a dejar de llegar. Y si no llegan a Playa, no tomarán el Ferry a Cozumel y, entonces, todos saldremos perdiendo”.

Lee: Gobierno de EPN gastó más de 800 mdp para atender el problema del sargazo, sin resultados positivos

“Ni todos los días, ni en todas las playas, hay sargazo”: Turismo de Qroo

Ulises Gavia, director de Zona Federal Marítima Terrestre (Zofemat) de Solidaridad, recalca que la situación de unos pocos kilómetros de playas públicas en Playa Del Carmen no es representativa de los más de 80 kilómetros de playas del municipio. Por ejemplo, apunta que otros puntos con Punta Maroma, Playacar, y la zona hotelera que va hacia Cancún, están limpios de sargazo.

Marisol Vanegas, secretaria de Turismo de Quintana Roo, coincide con el director de Zofemat y va un paso más allá al asegurar que en el estado “la mayoría de las playas están limpias” de sargazo.

“Ni todos los días, ni en todas las playas, hay sargazo. Muchas de las playas están en excelente estado. Todo Cancún, todo Cozumel, toda la parte continental de Isla Mujeres, y yo diría que hasta 200 kilómetros de playa de la Riviera Maya están limpios”, subraya en una entrevista con Animal Político.

Incluso, las playas de Tulum están limpias, añade la funcionaria. Por ello, descarta que la entidad esté ante una catástrofe turística. Por el contrario, asegura que proyectan terminar este 2019 con hasta 20 millones de visitantes, 4% más que el año pasado, gracias a que, además de playas, el estado ofrece otros atractivos como las ruinas arqueológicas, los cenotes, o la variedad gastronómica de la cultura maya.

Te puede interesar: Qué son las sargaceras, los barcos con los que el gobierno busca limpiar el caribe mexicano

Sin embargo, tal y como publicó el pasado viernes Animal Político, la situación planteada por la funcionaria de Turismo choca con los reportes que su propia Secretaría publica a diario en sus redes sociales, en los que, por ejemplo, durante toda la semana pasada pudo apreciarse sargazo acumulado en Tulum, tanto en la zona hotelera como en la arqueológica, y también en Playa Del Carmen, incluyendo Playacar.

Mientras que la Red de Monitoreo del Sargazo de Cancún, organización civil que hace reportes diarios de la evolución del sargazo basándose en las imágenes de satélite del Laboratorio de Oceanografía Óptica de la Universidad del Sur de la Florida, también publica a diario en su perfil de Facebook fotografías y videos que dan cuenta de que el problema del sargazo no es cuestión solo de uno pocos kilómetros de costa en Playa Del Carmen, sino que afecta a buena parte del litoral caribeño. Especialmente, a la zona centro-sur que va desde Punta Nizuc hasta Puerto Morelos, Playa Del Carmen, Akumal, Tulum, Mahahual y Xcalak, en la frontera con Belice.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ir a la fuente
Author: Manu Ureste (@ManuVPC)