Finiquitado el verano física y moralmente, entre otras cosas, comienza a coger impulso, que no interés, la Liga de Campeones. En días en los que, por ejemplo, el Madrid se tiene que medir a equipos de tercera fila toma cuerpo el argumento del tito Floren de que nadie mira para la Copa de Europa hasta que llegan los octavos de final. Ya saben, una de las disculpas esgrimidas por el páter de la Superliga para declarar la independencia y hacer más ricos a los de siempre.
Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico