EUROPA PRESS

  • La Consejería de Sanidad de Castilla y León ha confirmado que tres de las cuatro personas afectadas por la toxina botulínica están dadas de alta, mientras que la persona que queda hospitalizada -una mujer de más de 70 años- se encuentra ingresada en observación y ha precisado que todos ellos pertenecen en a una misma familia, parte de ellos residentes en Salamanca y otra parte en Zamora.

Lata de atún del lote retirado por alerta alimentaria causada por toxina botulínica

Los cuatro se infectaron tras ingerir ensaladilla rusa con un ingrediente contaminado por toxina botulínica. En relación a la causa del brote, los análisis realizados por el Centro Nacional de Alimentación confirman que el causante fue el atún, según ha indicado la Junta a través de un comunicado remitido a Europa Press.

En concreto, dos personas ingresaron en el Complejo Hospitalario Universitario de Salamanca: una mujer de más de 70 años, que ingresó el pasado 7 de agosto, y un hombre cercano a los 40 años, que ingresó el pasado día 9. Mientras, las otras dos personas, una mujer y un hombre, ambos cercanos a los 50 años, ingresaron el pasado día 8 en el Hospital Virgen de las Concha de Zamora.

Todos ellos presentaban visión borrosa y visión doble, aunque la evolución de los casos ha sido favorable, no precisando ninguno de ellos ingreso en unidad de cuidados intensivos. A día de hoy, únicamente continúa ingresada en Salamanca una mujer de más de 70 años.

En cuanto hubo conocimiento de la infección, el pasado 9 de agosto, las Autoridades Sanitarias de la Comunidad Autónoma de Castilla y León alertaron a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AECOSAN), a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI), de un brote de intoxicación alimentaria provocado por toxina botulínica asociado al consumo de atún en conserva presente en una ensaladilla rusa casera.

En cuanto hubo constancia de este suceso por parte del Servicio de Seguridad Alimentaria de Castilla y León, se informó, a través de su red de alertas alimentarias, a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria.

Rápidamente, el resto de producto similar fue inmovilizado hasta que no se pueda constatar que la contaminación se extendía a otros lotes. Por otro lado, se ha notificado a la empresa comercializadora de la existencia de producto contaminado. También ha sido notificada la empresa productora, radicada en Galicia, y analizada la cadena de producción y otros lotes no se ha descubierto más producto contaminado por toxina botulínica y que la maquinaria de producción no poseía focos de toxina botulínica.

La administración gallega ha comunicado que en el último análisis realizado en la mañana de este viernes, ha verificado el correcto funcionamiento de producción del alimento. Se mantiene contacto con las autoridades gallegas para facilitar la trazabilidad de todo el producto que sea preciso analizar.

Desde AECOSAN se insiste en recomendación a las personas que tengan en su domicilio dicho producto se abstengan de consumirlo y lo devuelvan al punto de venta. También la Agencia ha confirmado que la empresa DÍA se ha comprometido a recuperar el producto implicado que pueda estar en posesión de sus clientes.

Ir a la fuente
Author: EUROPA PRESS