«Las normas entran en vigor y finalizan su plazo de vigencia en los plazos que vienen en la propia norma». Así, casi con un trabalengüas, intentó explicó el Presidente del Principado esta mañana, en rueda de prensa, la paradoja que se va a dar el sábado, último día del estado de alarma. Ese día los asturianos tendrán que cumplir, como hasta ahora, el toque de queda, por lo que deberán estar en casa a las 23 horas (misma hora a la que deben cerrar los locales de hostelería). Pero luego, una hora más tarde, entrados ya en el día 9 de mayo, decaerá ese estado de alarma y por lo tanto no se podrán restringir los movimientos de la población.
Ir a la fuente
Author: La Nueva España

Powered by WPeMatico