La Guardia Civil detiene a un suministrador de cocaína a la ciudad de Santander y poblaciones cercanas

  • Contaba con un vehículo con doble fondo y una “guardería” de droga en Santander
  • Se le interviene cocaína para poner en circulación más de 1.500 dosis

La Guardia Civil de Cantabria en la denominada operación “muniphi”, contra el tráfico de drogas, ha desmantelado un importante punto de introducción, preparación, dosificación y distribución de cocaína, principalmente dirigido a la ciudad de Santander, localizando tanto la “guardería” de la droga, como el vehículo con doble fondo con el que la introducía en Cantabria, desde Murcia.

En la explotación de esta operación se ha procedido a la detención de un varón de 56 años y una mujer, pareja del anterior, de 47 años, ambos naturales de Colombia y vecinos de Santander, como presuntos autores de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas.

De los registros practicados en el vehículo con doble fondo, vivienda y un garaje utilizado como “guardería”, se han intervenido más de 400 gramos de cocaína, con la que se podía haber obtenido unas 1.500 dosis, sustancia de corte, cerca de 300 gramos de cogollos de marihuana, cuatro balanzas y fármacos para la disfunción eréctil.

La investigación comenzó a finales del pasado año, cuando la Guardia Civil detectó a un hombre natural de Colombia, que podía estar dedicándose a introducir en Cantabria cantidades notorias de cocaína. Este hombre ya había sido detenido en el año 2010 en una operación antidroga de este Cuerpo.

Durante la investigación, se constató un trasiego inusual de personas en el entorno de su vivienda en la calle Los Portuarios de Santander, así como desplazamientos con un vehículo, con el que realizaba múltiples y rápidos contactos, todo ello compatible con el posible tráfico de drogas.

En los seguimientos, también se le pudo ver como accedía a un garaje situado en la calle La Universidad de Santander, donde se sospechaba podía tener la “guardería” de la droga.

Viajes a Murcia

Las pesquisas pusieron al descubierto que el sospechoso realizaba viajes a Murcia, posiblemente para la adquisición de cocaína.

Averiguado que el 19 de julio abandonó Cantabria, presumiblemente con destino a Murcia, a su regreso, dos días más tarde, se le interceptó en la localidad de Miengo, realizando un registro al vehículo.

A simple vista no se observó ningún estupefaciente, si bien, un perro detector de drogas de la Guardia Civil, “marcaba” incesantemente la zona del asiento del conductor, donde finalmente se encontró un doble fondo.

En el mismo había una caja metálica que tuvo que ser forzada para su apertura, hallando en su interior un paquete, que resultó contener cocaína. Dicho habitáculo estaba preparado para traer por viaje unos tres kilos de dicha sustancia.

Registros

Tras el hallazgo de la partida de cocaína que traía a Santander, se interceptó saliendo de la vivienda vigilada a la pareja del ya detenido, quien escondía entre su ropa interior cocaína y dinero, procediéndose igualmente a su detención.

En el posterior registro a la vivienda se localizó casi 300 gramos de cogollos de marihuana, sustancia de corte de la cocaína y balanzas.

Registrado el garaje de la calle La Universidad de Santander, se confirmó que era el lugar utilizado como “guardería”, hallando más cocaína y estando habilitado para el secado del estupefaciente, preparación y dosificación. En este lugar también se hallaron fármacos para la disfunción eréctil.

La operación ha estado dirigida por el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Santander, con la coordinación de la Fiscalía Especial Antidroga. El detenido varón tras pasar a disposición judicial, ordenó su ingreso en prisión.

Esta operación fue desarrollada por componentes de la Guardia Civil pertenecientes al Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA), contando con el apoyo de la USECIC y del Servicio Cinológico con un perro detector de drogas.