La EMT de València probará mamparas de seguridad para aislar al conductor en 70 autobuses nuevos el próximo año

JOSÉ LUIS OBRADOR

  • Un plan piloto evaluará si esta barrera física logra evitar agresiones y distracciones a los empleados.
  • El 73% de los conductores ha votado a favor de esta medida, implantada en Madrid desde 2007.
  • Los paneles se testarán en los nuevos vehículos que llegarán en 2020 para decidir si se extiende a todos.
  • Llegir en valencià.

Autobús eléctrico de la EMT de València

Setenta nuevos autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València tendrán instaladas, por primera vez, mamparas de seguridad en el habitáculo del conductor que servirán como barrera de separación entre este y el resto de usuarios. Estos dispositivos, que pretenden aumentar la seguridad de los empleados y del propio pasaje, se probarán en el marco de un plan piloto en 70 de los vehículos que se dispone a comprar la EMT y que llegarán a sus cocheras el próximo año 2020.

El proceso que realizará la empresa municipal tiene como objetivo que, a lo largo de ese año, la plantilla pruebe las mamparas y extraiga sus conclusiones de cara a su posible extensión al conjunto de la flota, explican fuentes de la EMT.

La instalación de estos dispositivos es una reivindicación que viene de lejos por parte de los empleados, en concreto de los conductores. «Las primeras protestas fueron en 2008, impulsadas entonces por sindicatos minoritarios», explica el recién elegido presidente del comité de empresa, Gabriel de las Muelas, de la Asociación Profesional de Trabajadores del Transporte Urbano de València (Apttuv).

El principal motivo para instalar estos paneles de cristal, que en Madrid comenzaron a colocarse en los autobuses en 2007, afirma De las Muelas, es la seguridad: «Estamos expuestos diariamente a todo lo que nos entra, también a conductores cabreados» por lances del tráfico, cuyas conductas acaban en ocasiones en insultos o agresiones físicas contra los empleados de la EMT, afirma.

No obstante, estos dispositivos también pueden redundar en una mayor seguridad para los viajeros, ya que la mampara «imposibilitará la interacción con la persona que conduce y se evitará poner en riesgo al pasaje», sostienen desde la empresa. Es decir, al evitar que se hable con el conductor, este estará siempre más atento a la circulación, sin distracciones al volante.

Refrendado en una consulta

Esta propuesta fue refrendada a lo largo de la semana pasada mediante una consulta electrónica no vinculante entre los conductores de la EMT realizada a través del Portal del Empleado. La encuesta, en la que participó el 62% del censo con derecho a voto, arrojó un resultado favorable a la medida del 73%, explican desde la EMT y desde el comité de empresa.

Tras la prueba piloto que se llevará a cabo en los 70 nuevos autobuses el próximo año, aprobada este lunes en el marco de una comisión paritaria celebrada entre empresa y sindicatos, se realizará una nueva consulta a la plantilla para tomar la decisión definitiva sobre la extensión de las mamparas al conjunto de la flota de autobuses de la EMT, detallan desde la empresa pública municipal.

Sin merma en la atención al usuario

El representante de los trabajadores afirma que no hay «un patrón» definido sobre las agresiones que sufren los conductores de autobuses: «Nos pasamos ocho horas diarias al volante con un vehículo pesado por València y en cualquier momento nos podemos encontrar con un conductor cabreado», afirma De las Muelas.

En su opinión, la extensión de este dispositivo en los autobuses no conllevará ninguna merma en la atención a los usuarios del transporte público. «Se les atenderá igual, pero con una barrera física», al igual que sucede en determinados locales como bancos o taquillas de algunos establecimientos.

Sobre su implantación final, aboga por «ver las sensaciones y la evaluación» que se realiza entre la propia plantilla una ver se haya probado en los vehículos. «Hacer una votación sin probar un modelo nos parecía aventurado», añade el presidente del comité de empresa.

Ir a la fuente
Author: JOSÉ LUIS OBRADOR