Al menos 140 familias fueron desplazadas de la vereda Río Man de Cáceres, Bajo Cauca antioqueño.

Por amenazas de un grupo armado ilegal, cerca de 500 personas se desplazaron desde la vereda Rio Man, de Cáceres, y se albergan en Caucasia, en el norte de Colombia, mientras la Unidad de Víctimas de Antioquia entrega kits de alimentación a las familias.

LEA TAMBIÉN:

Indígenas colombianos en el Chocó instalan Minga pacífica

“Estamos haciéndole todo el censo, hemos activado toda la ruta desde la administración municipal para las ayudas humanitarias pertinentes y también ya tenemos el apoyo de la Unidad de Reparación de Víctimas, la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría delegada para los derechos humanos y la Gobernación de Antioquia”, señaló Félix Olmedo Arango, alcalde de Caucasia.

Al menos 140 familias conformadas por unas 500 personas fueron desplazadas de la vereda Río Man de Cáceres, Bajo Cauca antioqueño, según la información entregada por los líderes a la Unidad para las Víctimas.

Cerca de 45 campesinos permanecen en el coliseo de Caucasia, indicaron las autoridades locales.  Los demás están autoalbergados en casas de familiares y amigos.

El director de la Unidad para las Víctimas en Antioquia, Wilson Córdoba Mena, aseguró que hay un “pánico colectivo” por la presencia de grupos armados, por lo que las familias se vieron obligadas a salir de sus casas con lo poco que tenían.

“Es compleja la situación que se vive en este municipio, por lo que las instituciones estamos haciendo presencia desde cada una de nuestras competencias», señaló el funcionario.

Los desplazados recibieron las primeras ayudas humanitarias como sábanas, cobijas, toldillos y elementos de cocina, por parte de la Unidad para las Víctimas.

Por otra parte, se están gestionando los paquetes de alimentación, según testigos solo diez habitantes quedaron en la vereda de Cáceres, mientras que los otros huyeron por temor.