Juana de Arco, la Doncella de Orleáns (1412-1431), una joven profundamente religiosa, vivió durante la Guerra de los Cien Años, en la que se enfrentaban Francia e Inglaterra. Completamente convencida de que Dios le había encomendado la misión de expulsar a los ingleses y de salvar a Francia, va a ver al Delfín, el futuro Carlos VII, y consigue que le proporcione tropas para levantar el sitio de Orleáns.

La virginal guerrera lidera el ataque contra Orleáns, que conquista. Tras los éxitos de Juana de Arco en el campo de batalla, Carlos puede coronarse como rey de Francia. Cuando su ejército se dispone a tomar París, Juana de Arco es traicionada por el rey, que había llegado a un pacto con el enemigo.

La Doncella de Orleáns es capturada por los borgoñones y entregada a los ingleses, que la juzgan por hereje en el castillo de Ruan.

Adaptación de la historia de Juana de Arco dirigida por Víctor Fleming y protagonizada por Ingrid Bergman, que cumplió su deseo de interpretar a la heroína tras mucho tiempo intentándolo sin éxito, le valió una nominación al Oscar como Mejor Actriz. El film fue nominado a un total de siete Oscars y obtuvo los galardones a Mejor Fotografía color y Mejor Vestuario en color. El productor, Walter Wanger, rechazó el Oscar Honorífico ya que “Juana de Arco” no optó al premio a Mejor Película.

FICHA TECNICA

Título: JUANA DE ARCO (Joan of Arc)
Duración: 145 min. (1948 – EE.UU.)
Director: Victor Fleming
Guión: Maxwell Anderson, Andrew Solt
Música: Hugo Friedhofer
Fotografía: Joseph A. Valentine, Winton C. Hoch, William V. Skall
Reparto: Ingrid Bergman, José Ferrer, Francis L. Sullivan, Ward Bond, John Ireland, Richard Derr, Ray Teal, Roman Bohnen, Selena Royle
Producción: Walter Wanger Productions. Distribuidora: RKO Radio Pictures

Premios:

1948: 2 Oscars: Mejor fotografía color, vestuario color. 7 nominaciones

ALGUNAS OPINIONES

  • La mejor versión de todas… ¿Por qué? Se hizo en 1948, cuando todavía era aceptable en Estados Unidos tener un sentimiento religioso abierto / honesto en público, por lo que el tono de la película no es de disculpa, como lo son las versiones posteriores.
  • Ingrid Bergman está completamente inmersa en su papel e irradia “pureza” sobre “sensualidad”, que los cineastas modernos tienden a enfatizar para complacer a la gente de marketing (entre otros). En 1948, los aspectos de “producción” de la película (trama, personajes, “importancia” de la historia) eran primordiales; y el marketing fue secundario. El orden se invierte hoy, lamentablemente, por lo que las películas sacrifican “importancia” por “popularidad” … que data de la película rápidamente. (Tomada de https://ievenn.com/juana-de-arco-1948-espanol/2411021/)

MIS IMPRESIONES

Esta película sobre Juana de Arco[1], también conocida como la Doncella de Orleans (La Pucelle d’Orléans), una joven campesina que es considerada una heroína de Francia por su papel durante la fase final de la Guerra de los Cien Años[2], nos traslada al medievo cuando una guerra feudal enfrenta a los reinos de Francia e Inglaterra. Su contenido histórico y religioso fue el que nos trajo a ella y nos mostró lo que su director, Víctor Fleming, realizó con el cuadro de artista y recursos que poseía en esta epopeya mística de la historia francesa. Fleming, uno de los grandes de la cinematografía universal, ya había logrado éxitos con historias como “El Mago de Oz” (1939) y “Lo que el viento se llevó” (1939) su adaptación de la popularísima novela, auténtico best-seller, de Margaret Mitchell.

Ha sido una buena excusa insertar esta película en los comienzos de esta etapa de meditación y reflexión en la que estoy inmerso. Nos lleva de la mano, a un periodo histórico de la civilización occidental, el medievo, que inicia en el Siglo V con la caída del Imperio romano de Occidente y termina en el XV con el descubrimiento de América, o con la caída del Imperio bizantino, periodo que tiene la singularidad de coincidir con la invención de la imprenta —publicación de la Biblia de Gutenberg— y con el fin de la guerra de los Cien Años en la que se enmarca la película.

Juana de Arco, es una muestra de un cine serio, de un trabajo en busca de la trascendencia del personaje en su dimensión espiritual y heroico, más que en otros matices que hoy se buscan como atractivo comercial en detrimento del mensaje real o histórico del suceso.

En la canción de Tierra Santa, que tan famosa fue en la década del 90, nos trasmite la esencia de los principios que movieron a esta Santa/Heroína.

Una mujer cambió el aspecto y fue a luchar
Por defender su tierra
Bajo estandartes de fe y religión
Luchó sin tregua con valor
En su interior hubo una voz que le guió
A través de la batalla.

 Y sin dudarlo su espada empuño
Y la victoria le dio a su dios
Ahora se debe enfrentar
A un juicio de hombres
Que la quieren juzgar
Por decir que oía a dios.

 Arderás
En la hoguera
Por defender a tu dios
Y aunque las llamas te abrasen la piel
Nunca escucharan tu dolor
Y aunque su dios al final le falló
El tiempo le dio la razón
Y su ceniza al cielo ascendió
Entonces se pudo entender
La lucha de esta mujer.

Muchas son las versiones cinematográficas existentes desde entonces de Juana de Arco, como muchas de las músicas del Pop que le recogen, con mayor o menor éxito y sentimiento, pero en una la de Víctor Fleming, en la pantalla y la de Tierra Santa en el vinilo o el CD, son mis preferidas.

Para los franceses, pueblo latino de profunda cultura y tradiciones cristianas, es su reina, virgen y mártir. SANTA JUANA DE ARCO, es guía de fe y voluntad de hierro por la LIBERTAD. Aun hoy, se perciben esas señales, ese mensaje.

Muchos historiadores afirman que su figura es inagotable: “de Ioanna nunquam satis” (de Juana nunca diremos demasiado). Al mismo tiempo, sus detractores han tejido negras leyendas en torno a la figura de esta pastorcita que en el otoño de la Cristiandad hizo patente al mundo el efectivo reinado de Jesús y realizó el milagro político más grande de la historia: libertar del yugo inglés a Francia en tan solo tres años de vida pública.

Por eso escogí esta película para apoyar, mis reflexiones y meditaciones. En esencia tienen que ver con la lucha interna de mi YO.

Jorge A. Capote Abreu

Santander, 10 de Agosto de 2021

[1] Santa Juana de Arco, Fue beatificada en 1909 y canonizada en 1920. Juana de Arco es uno de los nueve santos patronos secundarios de Francia y ha seguido siendo una destacada figura popular y cultural desde el momento de su muerte gracias a que muchos escritores, artistas y compositores se han inspirado en ella. Nació en Domrémy, h. 1412- murió en Rouen, 30 de mayo de 1431, fue una joven campesina que es considerada una heroína de Francia por su papel durante la fase final de la Guerra de los Cien Años.

[2] La guerra de los Cien Años fue un conflicto armado entre los reinos de Francia e Inglaterra que duró 116 años, del1337 al 1453. El conflicto fue de raíz feudal, pues su propósito era resolver quién controlaría las tierras adicionales que los monarcas ingleses habían acumulado desde 1154 en territorios franceses, tras el ascenso al trono de Inglaterra de Enrique II Plantagenet, conde de Anjou.