José Manuel López Vega analiza el cáncer de mama.  “En la actualidad sobreviven casi el 80 por ciento de mujeres con cáncer de mama y solo dos de cada tres necesitan tratamiento con quimioterapia”

El doctor José Manuel López Vega, médico adjunto de Oncología Médica de Valdecilla y jefe de la Unidad de Oncología de Mompía, analiza la realidad del cáncer de mama y asegura que la cifra de “7.000 mujeres que aún se nos mueren al año en España de las 34.000 diagnosticadas,  se va a reducir”

La consulta de Valdecilla del doctor López Vega no parece una consulta. La gran cantidad de luz y las fotos y recuerdos que el experto en cáncer de mama ha colgado como adornos dan a este espacio un aspecto especial. Además, José Manuel López Vega atiende a sus pacientes sin bata y con una simpatía y espontaneidad que “te hacen sentir muy bien”, como dicen muchas de las mujeres a las que ha tratado. Con motivo del Día Internacional contra el Cáncer de Mama, López Vega realiza para el Colegio de Médicos de Cantabria  un análisis muy positivo de la realidad de una enfermedad que en la actualidad se trata con excepcionales resultados.

-¿Han crecido en la última década los cánceres de mama en España y en Cantabria?

En Cantabria desde hace varios años en el programa de detección precoz de cáncer de mama se diagnostican 4 casos por cada 1000 mujeres exploradas, y esta cifra se mantiene estable, por lo que no podemos decir que está aumentando, es una enfermedad frecuente pero diagnosticamos los tumores  más tratables y curables.

En España tampoco se detectan más cánceres de mama en los últimos años.  Se diagnostican 34.000 tumores al año pero muchos de ellos van a tener buen pronóstico, desde el punto de vista de mortalidad el cáncer de mama no tiene una gran magnitud, en España se registran menos de 7000 muertes al año por este problema. Hoy en día diagnosticamos más y curamos más, y eso no pasa con el tumor de pulmón, por ejemplo.

Las campañas para la detección precoz, fundamental para tratar con éxito la enfermedad, han dado sus frutos pero ¿tanto como se esperaba?

Si, ha habido una enorme inversión en personal y tecnología y hemos tenido muy buenos resultados. Pero da la impresión de que estamos en un techo, diagnosticamos muchos tumores muy pequeños, en Cantabria casi la mitad de las pacientes se diagnostican con tumores de menos de un centímetro. Los controles se hacen cada dos años a partir los 50 porque el grueso de los cánceres de mama se encuentra entre los 45 y los 65 años, incrementar los esfuerzos fuera de esas franjas se podría hacer pero  probablemente no compensaría.

-Y las pruebas diagnósticas ¿han cambiado mucho en los últimos años?

Hoy descansan sobre la mamografía pero esta prueba, aunque es muy fiable, no puede ver más de lo que puede detectar, y han cambiado mucho,  hoy diagnosticamos tumores “in situ”, que son los previos a los tumores,  eso en los países en los que no se hace detección precoz no existe. La mamografía solo tiene una gran limitación en la densidad mamaria, en las  mamas de la señoras de más edad es más fácil distinguir los tumores, pero en las de la mujer joven es más complicado porque tienen menos grasa y en la mamografía no se aprecia el mismo contraste de color, aunque solo un 10 por ciento pacientes con cáncer de mama son mujeres jóvenes, y esta cifra no ha aumentado en los últimos tiempos.

-Y los tratamientos ¿cómo han cambiado?

Han cambiado mucho. La cirugía hoy en día es la conservadora, ocho de cada diez mujeres no pierden la mama, y han mejorado también  muchísimo las técnicas de reconstrucción, no tiene la gravedad que revestía antes, eso por un lado.

Por otro, hoy entendemos mejor los tipos de cáncer de mama: hay tres con tres tratamientos distintos, son más específicos y selectivos, seleccionamos con “mammaprint”, es un análisis de 70 genes en el tumor que determinan dos perfiles, de bajo y de alto riesgo, para saber si hay que hacer tratamiento con quimioterapia o no, y funciona, claramente. Hemos hecho una valoración de los 4 primeros años y demuestra que dos de cada tres pacientes no necesitan quimioterapia y,  como es un tratamiento penoso y tóxico, si se puede evitar, mucho mejor. Y la radioterapia va consustancial con la cirugía conservadora, hay tratamientos bien tolerados y con poco riesgo para los tejidos sanos.

En los 32 años de mi trayectoria los tratamientos han cambiado mucho, antes había tres medicamentos, hoy tenemos 12; casi no existía la cirugía conservadora, eran casi todo mastectomías, y se morían muchas pacientes, no se sabía que existían tres enfermedades distintas. Antes el no hacer mastectomía, o que haya que justificar por qué la haces, sería algo exótico. Antes la quimio tenía dos protocolos distintos, hoy hay 20. Es otro mundo…!!, si un especialista hubiera invernado en los últimos años,  tendría  que volver a la Facultad. Y en la actualidad hay médicos, cirujanos y hasta cirujanos de las máquinas de laboratorios, está todo muy especializado, la medicina se ha atomizado, se ha hecho muy diversa.

-Y si hablamos de prevención….

Hay prevención primaria, para evitar las causas, dirigida a que haya menos canceres, pero hacemos prevención secundaria porque no conocemos las causas de la enfermedad, incrementa su incidencia en pequeña medida con el tabaco y el alcohol, sin embargo, en los tumores de pulmón sí que conocemos lo que afecta. A las mujeres de Cantabria no podemos decirles que hagan esto o lo otro, pero sí que se diagnostiquen a tiempo. Y lo que realmente ha demostrado una mejoría de la supervivencia es la mamografía, no la autoexploración.

-Valdecilla ha sido centro pionero en el tratamiento del cáncer de mama ¿están centralizadas las unidades de todos los hospitales?

 Sierrallana y Valdecilla son centros distintos en el abordaje del cáncer de mama. Los planteamientos generales son compartidos pero el tratamiento puede ser distinto. En Valdecilla tenemos una dotación suficiente de cirujanos, radioterapeutas y tres oncólogos que enfocamos cada caso; en Sierrallana no hay radio y hay dos oncólogos, pero no solo se dedican al tumor de mama. En Valdecilla hay casi 25 personas dedicados al tumor de mama porque es donde se registran el mayor número de pacientes, claro.

-Hablaba de que hay tres tipos de cáncer de mama con tratamientos distintos ¿cuáles son?

En los tres tipos de tumor de mama hemos tenido más contribuciones en el subtipo Her2, diagnosticado en una de cada seis pacientes; luego está el tipo luminal, que padecen cuatro de cada seis; y el tercero es el basal o triple negativo, diagnosticado en una de cada seis. Hemos desarrollado programas para cada uno de estos tumores.

En Cantabria tenemos muy buenos aceleradores lineales, el mensaje a una paciente es que Valdecilla cuenta con los mayores avances que hay en cualquier otro hospital del mundo, al igual que en los otros hospitales públicos y en Mompía, no hay diferencia entre los hospitales en los tratamientos que se aplican.

Pero hay un tanto por ciento de tumores que no responde a esos tratamientos…..

 Sabemos que no hay tratamientos idóneos para una minoría de pacientes,  algo que nos causa mucha impotencia porque de 34.000 mujeres diagnosticadas se nos mueren 7.000, aunque no tengo duda de que esta cifra de mujeres que no sobreviven va a disminuir porque van a a ir surgiendo medicamentos para esos tumores agresivos que hoy se nos escapan. Y la realidad es que la mortalidad del cáncer de mama en España es menor que en otros países.