El PCTE critica la irresponsabilidad de la Consejería de Educación de cara al comienzo del curso.

En un comunicado público ante el inicio del curso escolar en Cantabria, el Partido Comunista de los Trabajadores de España ha denunciado la dejadez de la Consejería de Educación, ya que “no se ha preocupado en todo este tiempo, incluido el período estival, de dotar a los centros educativos de las adecuadas medidas sanitarias e higiénicas ni de los medios tecnológicos necesarios en caso de una segunda ola de la pandemia”.

El comunicado también señala que la Consejería “no ha contratado a los docentes suficientes para lograr una reducción de las ratios hasta las recomendaciones sanitarias” y exigen un refuerzo de las plantillas de limpieza y la introducción de personal de enfermería en los centros escolares.

Asimismo, el PCTE critica que, pese a disponer de tiempo suficiente para preparar la vuelta a las aulas de una manera segura, la Consejería encabezada por Marina Lombó decidiera encargar a los equipos directivos de los centros los protocolos de seguridad que han de seguirse en este comienzo de curso, “dejando en manos de docentes, sin formación en seguridad e higiene, su propia salud y la de los alumnos.”

La organización comunista alerta de que “tampoco se sabe qué ocurrirá con los menores confinados, ya que no se ha establecido ningún tipo de medida de conciliación, lo cual situará a decenas de familias trabajadoras ante un serio problema” y ponen como ejemplo la gestión del rebrote producido en Santoña, donde “el Gobierno de Cantabria ha hecho oídos sordos y obligará a iniciar la actividad lectiva con total normalidad, pese a la situación de confinamiento en la que se encuentra la población de Santoña”, denuncian.

El PCTE critica, por último, que “la prioridad absoluta del Gobierno central y de los gobiernos autonómicos ha sido la de salvar empresas” durante toda la pandemia de la COVID-19, mientras “aspectos centrales como la salud y la educación han quedado al margen” y hace un llamamiento a familias, docentes y alumnos para que “luchen, de manera conjunta, en defensa de sus intereses, en defensa de una verdadera educación pública al servicio de la mayoría trabajadora”.