La vida es un regalo que, tarde o temprano, tenemos que devolver.

Cuando se acerca el final del ciclo de vida de una persona que ha sido muy importante para nosotros, nos enfrentamos a una situación imposible, a un momento en el que necesitamos de toda la ayuda posible para soportarla.

Elegir una buena funeraria puede ayudarnos a tener una experiencia más llevadera.

Si estás buscando una buena funeraria santander, te recomendamos que apuestes por Interfunerarias. Cuentan con una longeva experiencia de más de 130 años (se fundó en el año 1885 en Ávila), ofrecen calidez, empatía, tiene diferentes delegaciones a lo largo del país y diferentes tipos de servicios funerarios, para ajustarse a lo que necesita para persona.

La importancia del trato cercano de calidad para la familia

Estamos acostumbrados a ver a nuestras personas queridas muy a menudo. Por ello, nos resulta inconcebible que en algún momento dejarán de estar. Esto provoca un choque de emociones que se darán lugar durante los servicios que corresponden después del triste fallecimiento.

Un servicio funerario de calidad debe incluir un trato cercano. El profesional que se encargue de llevar nuestro caso tendrá que ser un pilar, un apoyo total y debe ser capaz de ponerse en nuestra situación (es decir, debe ser empático). Al mismo tiempo, debe trazar algunas barreras para evitar que la situación le pueda afectar, hasta al punto de ver deteriorado su trabajo.

El equipo de profesionales también tendrá que determinar que servicios funerarios se requieren. Estos pueden ir desde los más básicos (como coche fúnebre, vehículo de acompañamiento, preparación del cuerpo, acondicionamiento en sala velatorio, ceremonia de despedida, encargo de coronas o centros de flores, recordatorio, selección de lápidas, proceso de incineración, etc.), hasta otros servicios que tienen un enfoque mucho más novedoso e, incluso, hasta que cuenten con lo último de lo último en tecnología.

La experiencia de la funeraria nos dice mucho sobre el tipo de trato que nos va a ofrecer. Empresas como Interfunerarias llevan mucho tiempo en el mercado, y han sabido adaptarse a las necesidades cambiantes de la sociedad, pero manteniendo siempre los valores básicos que les han identificado desde siempre.

Los profesionales que trabajan en las funerarias saben que los familiares y amigos lo están pasando mal, por lo que sabrán de que manera los pueden confrontar, acompañar y de poder darles tranquilidad.

Tendrán un respeto máximo por las creencias religiosas de los familiares, y se encargarán de adaptar los diferentes servicios funerarios para satisfacer las necesidades.

Cuando se produce el triste fallecimiento, lo que menos quiere hacer el familiar es hacerse cargo de todos los trámites relacionados con el deceso. La funeraria se encargará de llevar a cabo todos los trámites, las diferentes comunicaciones y las gestiones que puedan llegar a hacer falta. También ofrecerán un servicio de consultoría/asesoría para solucionar cualquier duda que tengamos.

Si quieres contar con la calidad de la funeraria líder en Santander, te recomendamos que apuestes por la experiencia que Interfunerarias pone a tu disposición.