Interceptado un furtivo con artes prohibidas, más de 60 kilos de pulpos y  53  centollos y bogavantes

Tenía caladas en Pechón 18 nasas y dos cestos a modo de vivero.

Los centollos y los bogavantes al estar vivos pudieron ser devueltos al mar.

En una actuación conjunta de la Guardia Civil y el Servicio de Inspección Pesquera del Gobierno de Cantabria, se ha podido interceptar y denunciar a un hombre vecino de San Vicente de la Barquera de 34 años, el cual estaba realizando capturas en la costa de Pechón con artes prohibidas, teniendo en su poder pulpos de talla inferior a la permitida y sin documentación que amparara su transporte.

Por parte del Servicio Marítimo de la Guardia Civil se pudo intervenir 18 nasas de dimensiones que exceden las características técnicas reguladas para su uso en Cantabria, y dos cesto a modo de vivero que contenían en su interior 50 centollos y 3 bogavantes,  que fueron devuelto a la mar al estar vivos.

Por su parte, el Servicio de Inspección Pesquera del Gobierno de Cantabria interceptó al reseñado cuando accedía a la lonja de San Vicente de la Barquera transportando en un vehículo más de 60 kilos de pulpos, presumiblemente procedentes de las citadas nasas. De estos cefalópodos, unos 25 kilos tenían una talla inferior a la permitida para su captura.

La intervención comenzó en la mañana de ayer cuando agentes del Servicio de Inspección Pesquera tuvieron sospechas de un hombre que se encontraba realizando labores de pesca en la zona de la costa de Pechón, sospechando que lo realizaba con artes prohibidos.

Posteriormente fue localizado a su llegada a la lonja de San Vicente de la Barquera transportando una importante cantidad de pulpo, observando que parte de ello no tenía la talla mínima para su captura.

Tras este hallazgo pusieron los hechos en conocimiento del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, que a bordo de la Patrullera Rió Saja, localizaron largadas en la costa de Pechón, en las proximidades a Isla Sarnosa, un total de 18 nasas de dimensiones que exceden las caracterizas reguladas, por lo que se consideran un arte prohibido.

Igualmente sacaron dos cestos a modo de vivero que contenían los 50 centollos y 3 bogavantes y pudieron ser devueltos a su hábitat.

Por parte del Servicio de Marítimo de la Guardia Civil se formula denuncia en relación con la normativa que regula el marisqueo en Cantabria, por tener caladas las nasas consideradas prohibidas,  además de proceder a la intervención de las citadas artes de pesca.

En cuanto a la actuación del Servicio de Inspección Pesquera confeccionará el correspondiente informe-denuncia por el hallazgo de los pulpos y las anomalías observadas.