Los bajos volúmenes exportados a Brasil y Argentina desde 2018 generan una caída en la operación de las plantas de industrialización del gas como la separadora de líquidos Gran Chaco, y Urea y Amoniaco, las cuales operan a menos del 30 por ciento de su capacidad instalada.

Especialistas observan que, a este ritmo, se extiende el plazo de recuperación de las millonarias inversiones.






Ir a la fuente
Author: loreoli