Hoy, madrugada del día 9, cuando millones de mujeres en las calles de España acaban de dar un golpe de autoridad he leído en MSN lo que a continuación transcribo.

Matteo Salvini ha impulsado una reforma del código penal italiano que propone legalizar la tenencia de armas en la vivienda para “garantizar la defensa personal”. La ley pretende permitir la utilización de pistolas contra cualquier intruso que entre en su hogar y amenace con usar un arma de fuego, aunque no llegue a mostrarla explícitamente.

Santiago Abascal no ha tardado en aplaudir la decisión del político italiano. “La dictadura progre que pretende que la gente se deje robar, violar y matar dentro de sus propias casas se derrumba. Es puro sentido común reconocer el derecho a defender nuestro hogar y a defendernos en nuestro hogar. Un acierto político”, ha señalado  Abascal en su cuenta de Twitter.

Las propuesta del programa de VOX

Pero el líder de VOX no defiende esta idea solo en las redes sociales, sino que el programa del partido de extrema derecha incluye entre sus propuestas cuestiones como “ampliar el concepto de legítima defensa”, con lo que pretende que “los españoles hagan uso de la fuerza proporcional para defender su hogar”.

Las declaraciones de Santiago Abascal no sorprenden, ya que en una entrevista en 2017 afirmaba sin ningún reparo que lleva siempre una pistola consigo. “Voy siempre armado con una Smith & Wesson. Al principio para proteger a mi padre de ETA; ahora a mi hijos”.

En materia de libertades y justicia, además de abogar por legalizar las armas, propone la instauración de la cadena perpetua para determinados delitos, eliminar de los “privilegios penitenciarios” a los presos condenados por terrorismo y a los inmigrantes ilegales, o suprimir la figura de un jurado popular, entre otras cuestiones…”

De esto a la creación de las brigadas ciudadanas armadas solo hay un paso. Ya lo hicieron Hitler, Mussolini y la Falange Española. Increíble pero cierto.

La culpabilidad de que esto esté pasando solo se le puede atribuir a los partidos políticos que han utilizado el sistema para su propio beneficio. La corrupción institucionalizada está alimentando estas mentes calenturientas.

La evidencia no puede taparse, el regreso de los conceptos fascistas que un día triunfaban en una de las dos Españas ha vuelto de la mano de VOX.

Es urgente la reacción de las fuerzas democráticas para apartar la radicalidad de la extrema derecha pues los argumentos demagógicos que utiliza la extrema derecha pueden asentarse en una parte de la sociedad española como ocurrió en los años 30 del siglo pasado.

Lanzo con este artículo el hastac #toleranciaceroconlospistoleros con el objetivo de remover conciencias y pido, por favor, la máxima difusión.

Antonio Mora Ayora