En 1846, a punto de que estalle la guerra entre México y Estados Unidos, los hombres al mando del oficial estadounidense de origen irlandés John Riley se encuentran prisioneros por haber confraternizado con los mexicanos del lugar. Riley no admite ese castigo y decide liberarlos.

Atacados por el ejército de los Estados Unidos, logran huir y refugiarse en la montaña, donde son capturados por guerrilleros mexicanos. Allí, Riley conocerá a una hermosa guerrillera llamada Marta y él y los suyos decidirán luchar a su lado siendo bautizados como los San Patricio.

Una vez terminada la guerra, Riley iniciará un largo viaje en busca de Marta. »Héroes sin patria» es la tercera película del director de origen mexicano Lance Hool, responsable de »Desaparecido en combate 2» y »El guerrero del amanecer».

El filme, cuyo rodaje transcurrió en la provincia mexicana de Durango, está basada en los acontecimientos históricos ocurridos hace más de 150 años a 500 soldados del Batallón San Patricio. Con una historia de amor como eje central, la trama tiene de fondo la discriminación a la que fueron sometidos los soldados irlandeses dentro del ejército estadounidense por el hecho de ser católicos.

FICHA TECNICA

Título: HÉROES SIN PATRIA (ONE’S MAN HERO)
Duración: 121 min. (1999 – EE.UU.)
Director: Lance Hool
Guión: Milton S. Gelman
Música: Ernest Troost
Fotografía: João Fernandes
Reparto: Tom Berenger, Patrick Bergin, Joaquim de Almeida, Daniela Romo, Jorge Bosso, Luis Lorenzo, Stephen Tobolowsky, Stuart Graham, Mark Moses, Don Wycherley, Gregg Fitzgerald
Producción: Coproducción Estados Unidos-México-España; Arco Films SL, Producciones San Patricio, Hool/Macdonald Productions, Sivler Lion Films, Filmax

Premios

2000: Premios ALMA: Nominado a Mejor Director

ALGUNAS OPINIONES

  • Reconstrucción de uno de los episodios bélicos más espectaculares y olvidados de la guerra de México contra los EEUU, durante 1846, protagonizado por el batallón irlandés de San Patricio, compuesto por desertores del ejército americano – FilmAffinity
  • «Una reconstrucción muy cuidada y el trabajo del abundante reparto -encabezado por un espléndido Tom Berenger- garantizan el interés de la función»- Miguel Ángel Palomo: Diario El País

MIS IMPRESIONES

Las borrascas invernales, no quieren dejarnos, ahora es Hortense, que con vientos, lluvia y frio, se hace patente en toda la zona del Cantábrico y ello nos sustrae de las pocas opciones exteriores que el confinamiento por el COVID-19 nos deja, luego nada mejor que disfrutar de una película histórica como HEROES SIN PATRIA (ONE MAN’S HERO) de Lance Hool, conocida en otros lugares como “El batallón de San Patricio”.

El irlandés John Reily (Tom Berenger) y la bandera del Batallón San Patricio que usaron como estandarte.

El Batallón de San Patricio[1], formado durante la injusta guerra provocada por los Estados Unidos (1846-1848) contra su vecino del sur.  La película no puede catalogarse como histórica, porque posee varias subtramas de ficción, una de ellas la del romance entre la mexicana Marta (Daniela Romo) y el irlandés John Reily (Tom Berenger)

Los expertos hablan de ella como “dentro de la producción de films históricos producidos por el ala liberal de Hollywood y con tintes de producción independiente. Lo que se busca es confrontar al publico norteamericano con momentos desagradables de su historia y que han sido olvidados por las industrias generadoras de ideología cuando no sirven para fines propagandísticos o abiertamente patrioteros”[2]

El irlandés John Reily (Tom Berenger), Marta (Daniela Romo) y los soldados del Batallón con la bandera del Batallón San Patricio

Durante las diferentes escenas, se pueden apreciar los momentos en que muchos irlandeses cambiaron de bando durante la guerra EE.UU. – México, desertando y formando una unidad militar propia dentro del ejército mexicano. En los preámbulos del film los créditos iniciales explican las razones de la migración irlandesa a Norteamérica, cuando el dominio colonial inglés, desató una hambruna y unas condiciones insostenibles para la población en los alrededores del 1840. En masa emigraron a Estados Unidos, principalmente a las ciudades del Este, Boston y Nueva York.

Los ciclos históricos y argumentos se repiten. En el siglo XIX fueron las oleadas de inmigración de irlandeses y judíos; a principios del XX fueron italianos, polacos y rusos; ahora las masas desposeídas de Centro y Latinoamérica. Los argumentos de la sociedad americana se repiten: “los inmigrantes nos quitan los empleos, su religión – en casi todos los casos mencionados, entonces era la Católica, sumando la Judaica o la Ortodoxa rusa – cambia nuestra sociedad, su comida, sus costumbres son un atentado a la raíz WASP (blanco, anglosajón y protestante) de la sociedad norteamericana”.

En la película se manifiestan las razones por los irlandeses del Batallón de San Patricio, se unieron a los mexicanos: 1) el paralelismo colonial EE.UU.-Inglaterra; 2) la misma religión católica en Irlanda y México; y 3) el maltrato e injusticia sufridos por su condición de irlandeses en un ejercito que los despreciaba, entre otras cosas.

Durante el film, se muestra las divisiones internas de los mexicanos frente al enemigo común: federalistas contra centralistas, una división que marcó todo el siglo XIX en México, tendencia que representan en el film Marta (Daniela Romo) y Cortina (Joaquim de Almeida) –federalistas – frente a la centralista representada por el coronel Máximo Nexor (Jorge Bosso). La película demuestra a que extremo llegaba la división interna mexicana en plena invasión norteamericana, que además de revueltas políticas, debilitó la defensa, además del pésimo manejo militar del General Santa Anna.


Placa conmemorativa al Batallón de San Patricio en el Museo Nacional de las Intervenciones.

La película deja ver un bajo presupuesto, y aunque entrega buenos momentos en la batalla del Convento de Churubusco, contado desde el punto de vista irlandés. La carga de infantería norteamericana y los disparos de la artillería irlandesa recrean con fuerza lo que fue un fracaso por falta de medios.

Un hecho que presenta la película, bastante controvertido, es la ejecución de los “desertores” del Batallón de San Patricio durante la toma de Chapultepec[3]  En realidad el asta de la bandera de Chapultepec estaba vacía en ese momento, porque un cadete de los que defendían el Castillo la arrancó y se lanzó al vacío para evitar su captura en un acto heroico ejemplar.

Aunque no es uno de los GRANDES de la cinematografía histórica universal, el film tiene la virtud de tocar puntos y reflejar circunstancias de confrontación que están presentes entre esas dos naciones vecinas: México y Estados Unidos de Norteamérica, que muchos quieren borrar u olvidar.

 Jorge A. Capote Abreu

Santander, 30 de enero de 2021

[1] El Batallón de San Patricio fue una unidad militar compuesta de varios cientos de inmigrantes europeos (alemanes, irlandeses y estadounidenses) que lucharon en el ejército mexicano contra la invasión de los Estados Unidos en la llamada Intervención estadounidense en México, de 1846 a 1848. Los efectivos del Batallón de San Patricio habían participado en el ejército de los Estados Unidos, y estuvo integrado principalmente por inmigrantes de origen irlandés y alemán católicos. Tomaron el nombre del Santo Patrono de Irlanda.

[2] Francisco Peña – 15 de marzo de 2015. FILM PARADIGMA (http://filmparadigma.blogspot.com)

[3] Por orden del General Winfield Scott, fueron ejecutados en el momento preciso en que la bandera de Estados Unidos reemplazaba a la de México en lo alto del Castillo de Chapultepec.