Hábitos saludables para incorporar en tu día a día

Tener hábitos saludables es fundamental para llevar una vida sana y joven independientemente de la edad que se tenga. Existen muchas maneras de cuidar la salud para mantenernos en forma y con esto gozar de un mejor estado físico, buena imagen y más energía a la hora de realizar cualquier tipo de actividad.

Aunque desde hace años se nos bombardea con mensajes de este tipo, para iniciarse en estilos de vida más saludables, son muchas las personas que desconocen los hábitos que son buenos para la salud y/o no los tienen en cuenta. Es importante dejar claro que nuestra salud depende mucho del estilo de vida que llevemos, razón por la cual es fundamental que aprendamos a cuidarnos sin importar la edad en la que nos encontramos.

Os mostramos a continuación ocho hábitos saludables que ayudan a disfrutar mejor de la vida, y lo único que se necesita para ponerlos en marcha es un poco de dedicación y disciplina.

Tener un hábito de ejercicio frecuente y constante

Para gozar de una buena salud en general, el ejercicio y el deporte son siempre bienvenidos. Practicar constantemente actividades físicas ayudan a tener un mejor estado físico, un peso equilibrado, una piel saludable y menores posibilidades de sufrir enfermedades.

Existen actividades físicas para todo tipo de personas y físicas, ya que la intensidad del ejercicio puede ser muy variable. Como norma general, un índice de actividad física suficiente es el de caminar o trotar durante 30 minutos al día y varias veces a la semana.

Reducir el consumo de grasas

Un segundo hábito saludable es uno que tiene que ver con la dieta, y es el de reducir el consumo de grasas. La mayoría de las personas consumen grasa en exceso sin ser conscientes de lo peligroso que es este hábito. Los fritos, la comida basura, las harinas refinadas y otros muchos alimentos contienen grasas saturadas o grasas trans que son muy perjudiciales para la salud.

Por desgracia, en la actualidad no es fácil iniciarse en una dieta baja en grasas porque la rapidez de los tiempos y la vida ajetreada nos obligan en muchas ocasiones a tirar de alimentos precocinados y comida rápida.

Para salir de estos hábitos, lo aconsejable es reemplazar estos alimentos con grasas buenas como los ácidos grasos omega-3, presente en frutos secos, aceite de oliva y pescados, entre otros.

Incluir alimentos ricos en fibra

Continuando con los hábitos relacionados con la alimentación es también recomendable consumir alimentos ricos en fibra, que ayudan a prevenir enfermedades como la diabetes y la obesidad. La fibra ayuda a mantener un buen peso, reducir el colesterol y mejorar el funcionamiento digestivo.

Continuando con la dinámica anterior, abandonar la comida dañina e incluir en la dieta alimentos como el maíz, las legumbres, el pan integral, frutas como la manzana y el aguacate o la avena, entre otros alimentos, es el mejor camino para tener una alimentación balanceada, nutritiva y saludable.

Un buen descanso

Dejando a un lado la dieta, otro hábito a incorporar para disfrutar de una buena salud es el de asegurar un buen descanso. Dormir es vital para el buen funcionamiento del organismo y no debemos ignorarlo.

Los doctores aconsejan dormir entre siete y ocho horas diarias sin interrupciones ya que a través del descanso nuestro cuerpo recupera las fuerzas perdidas durante el día a día.

Mantener un peso equilibrado

Muchos de estos consejos están indicados para conseguir un peso equilibrado, y no debemos hacerlo por un buen aspecto estético, sino para evitar la obesidad, que es una gran causante de enfermedades cardíacas, circulatorias o musculares.

Para lograr esto, una alimentación rica en vegetales, frutas y fibras es ideal, así como realizar ejercicio periódicamente y beber dos litros de agua al día.

Si el agua no te gusta, mira esto, la solución pasa por el té. Este alimento es de los más apropiados para mantener un buen estado de salud pues las propiedades del té son numerosas. En AromasdeTe.com podemos conocer los principales beneficios para la salud de tomar té.

Reducir el estrés, llevar una vida más sosegada

El estrés es otro de los factores de riesgo que hay que intentar alejar para disfrutar de una vida saludable. Todos en algún momento llegamos a pasar por momentos de estrés debido a situaciones que nos resultan tensas e incómodas.

Estos problemas, si se sufren, deben ser controlados a tiempo ya que si van progresando y haciéndose cada vez mayores, acaba por afectar a la salud física y a la salud emocional.

Tener situaciones de estrés de manera constante deteriora la salud e imposibilita disfrutar de la vida de manera adecuada. Para aprender a manejar estas situaciones, es adecuado evitar las alteraciones, las discusiones y mantener siempre una actitud positiva.

El descanso y el deporte ayudan a prevenir las situaciones de estrés.

Dejar a un lado los hábitos negativos

Aunque parezca algo obvio, es así, para iniciarse en los hábitos saludables hay que dejar a un lado los hábitos perjudiciales. En la actualidad es muy fácil caer en hábitos negativos ya que el mercado facilita el acceso a muchos productos que son nocivos para la salud.

Es importante evitar estos hábitos ya que no producen ningún efecto positivo en la salud. El alcohol, el exceso de cafeína, las bebidas energéticas y por supuesto el tabaco hay que dejarlos de lado.

Si eres fumador y todavía no te has planteado dejar el tabaco para siempre, no esperes más tiempo. Dejar de fumar no es fácil, pero con fuerza de voluntad y constancia se puede conseguir. No fumar más es una de las mejores recomendaciones para ganar en salud.

Consumir alimentos ricos en hemoglobina

Este último es quizás el consejo menos conocido de todos. Para disfrutar de buena salud, algo que ayuda mucho es consumir alimentos para subir la hemoglobina, la proteína específica de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno a los órganos y mantiene a las células bien nutridas. Muchos de los alimentos citados son adecuados para responder a la pregunta de qué comer para subir la hemoglobina (legumbres, verduras, frutos secos, frutas…). Si tenemos dudas sobre qué hacer para subir la hemoglobina, una recomendación es visitar a un especialista médico, un nutricionista o un doctor.