El consejero de Medio Ambiente anuncia la dotación en 2022 de un área de aparcamiento en la zona inferior del monumento y de una pasarela de acceso

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha destacado hoy la importancia de las actividades de Naturea, el programa de dinamización y uso público en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria de la Red Cántabra de Desarrollo Rural que cuenta con la financiación de la Consejería de Medio Ambiente, para poner en valor la biodiversidad y el paisaje de Cantabria, y en particular sus 40 espacios naturales protegidos.

Blanco ha realizado estas afirmaciones durante su participación en una de las rutas del programa ‘Natureandoencorto’ en el bosque de las secuoyas de Cabezón de Sal, donde ha estado acompañado por el alcalde de Cabezón de la Sal, Víctor Reinoso.

Tras el recorrido, ha felicitado especialmente a la guía de la actividad, Noemí, por la profesionalidad con la que desempeña su trabajo y ha destacado el “papel fundamental” de Naturea en la promoción del conocimiento, la educación ambiental y la dinamización de los espacios naturales protegidos de Cantabria que cuentan con más de 150.000 hectáreas.

En su opinión, «es un programa más que consolidado en Cantabria como un referente de la educación ambiental que fundamenta su éxito en una gestión sólida a la hora de desarrollar políticas de conservación de la naturaleza y de desarrollo del medio rural».

El consejero ha destacado igualmente la buena colaboración que mantiene la Consejería con la Red Cántabra de Desarrollo Rural, desde hace más de una década, en el desarrollo de un modelo pionero.

Ha reafirmado el compromiso del Gobierno de Cantabria “que va a seguir impulsando y apoyando” este programa que este año ha contado con “más dinero que nunca con 1,4 millones de euros” y ha apostado por seguir trabajando conjuntamente junto a las entidades locales y los actores sociales y económicos incluidos en los cinco Grupos de Acción Local que existen en Cantabria.

El consejero Blanco ha explicado que Naturea tendrá un papel importante, con sus actividades de rutas guiadas y sus propios centros de información ambiental, como complemento fundamental de la Red de Centros de Interpretación del Patrimonio Natural de Cantabria que se conformará próximamente.

El objetivo, ha indicado, es generar un sistema de información, sensibilización y educación ambiental de ámbito regional que potencie las sinergias imprescindibles entre las actividades y medios de la propia Consejería −a través de la Dirección General de Biodiversidad y del Centro de Investigación del Medio Ambiente − y de entidades como la Red Cántabra de Desarrollo Rural y su programa Naturea.

Asimismo, ha subrayado que sus variadas actividades permiten que los ciudadanos «puedan acercarse a la naturaleza y descubrir sus singularidades y potencialidades desde el respeto al medio ambiente y la protección de sus ecosistemas».

Blanco ha invitado a todo el mundo a participar en las múltiples actividades de NATUREA porque «cuando pruebas una, quieres hacer más” y ha defendido su «escrupuloso» respeto y cumplimiento de las medidas sanitarias impuestas por la pandemia del coronavirus, «al garantizar en todo momento el distanciamiento social y todas las medidas de higiene sanitaria obligatorias».

«Disfrutar de la naturaleza es algo que nos beneficia a todos porque el patrimonio natural de Cantabria es un activo que debemos defender y conservar dada su importante contribución a la dinamización económica de las zonas rurales y la lucha contra el despoblamiento”.

La Red de Centros de Interpretación dependientes de la Consejería de Medio Ambiente estará integrada inicialmente, ha recordado Blanco, por los seis centros de interpretación que están ubicados en el interior de espacios naturales protegidos, declarados o en tramitación o en sus inmediaciones: Monte Hijedo, Fontibre, Corconte y los de los parques naturales Saja-Besaya, Collados del Asón y Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, así como los dos centros que están vinculados directamente al uso de los recursos naturales: La Piedra en Seco y Los Caminos de La Harina. En un futuro se incorporarán a la Red de Centros, los que se habiliten en la Casa Pozo del parque natural de Oyambre y en el parque natural de las Dunas de Liencres y Costa Quebrada.

Conservación de las secuoyas

El consejero ha aprovechado la visita a Cabezón de la Sal para reforzar el compromiso de su departamento de trabajar conjuntamente y de manera coordinada con el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal para garantizar la seguridad y la conservación del ‘Monumento Natural de la Secuoyas del Monte Cabezón’, que forma parte de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria.

El responsable de Desarrollo Rural ha asegurado que se mantendrá la vigilancia por parte de los agentes del Medio Natural del Gobierno regional y ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de los visitantes para «cuidar y preservar» este «emblemático paraje» y garantizar su propia seguridad.

De esta manera, el Gobierno, ha asegurado Blanco, velará por la seguridad del entorno del Monumento Natural y de las personas que acuden a visitarlo, además de insistir en la sensibilización ambiental de los ciudadanos para evitar que se arrojen basuras o se dañe el arbolado de este singular espacio.

Por último, el consejero ha anunciado que el próximo año su departamento procederá a construir una nueva pasarela de acceso y un área de aparcamiento en la zona inferior del Monumento, para facilitar la accesibilidad al espacio protegido desde Cabezón de la Sal, y evitar además la concentración de vehículos y personas en la parte superior, lindante con la carretera Cabezón-Comillas.

Por su parte el alcalde de Cabezón de la Sal, Víctor Reinoso, ha agradecido la implicación de la Consejería para buscar una solución a los problemas que ha ocasionado la gran afluencia de visitantes al espacio natural y la escasez de aparcamientos.

En su opinión, la nueva zona que se va a acondicionar en la parte baja permitirá además acondicionar nuevas rutas hacia las ermitas del monte, en dirección a la localidad de Udías.