El consejero de Pesca ha puesto en valor el esfuerzo, la profesionalidad y el buen hacer de los trabajadores de la mar

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha compartido las últimas horas de la costera del bocarte con los trabajadores de la mar, embarcado en el pesquero de Santoña ‘Siempre Landera’, para poner en valor el esfuerzo, la profesionalidad y el buen hacer de este colectivo.

“Se defiende más aquello que conoces y que aprecias”, ha dicho el titular de Pesca después de compartir una jornada de trabajo con los 14 tripulantes a 6 millas de la costa de Santoña.

Guillermo Blanco embarcó a última hora de la tarde del jueves en el puerto de esta localidad, sede del pesquero, y ha participado durante toda la noche en la labor de un oficio duro y “no suficientemente valorado”.

Acompañado por la directora de Pesca, Marta López, y junto al armador y patrón del barco, Javier Landera, el consejero ha valorado la experiencia como una jornada de trabajo “muy fructífera y enriquecedora”, que ha transcurrido con la mar en calma y ha concluido en torno a las 8 de la mañana, cuando el barco ha regresado a puerto con más de 700 cajas de pescado, llenas de bocarte y de otras especies como bogas, sardas, chicharro y caballa.

El consejero ha asegurado que para su equipo es “una obsesión” situar en el centro de la economía al sector primario, y en este caso al sector pesquero, porque “lo merece y es muy importante para la economía de esta región”. “Es un sector esencial siempre, cuya importancia se ha puesto aún más de manifiesto en época de pandemia”, ha agregado.

La Consejería de Pesca viene realizando un importante esfuerzo en los últimos años con diferentes órdenes de ayudas para mejorar la flota pesquera, entre las que destacan las destinadas a la modernización de la flota con una inversión anual de 750.000 euros, con el fin de garantizar las condiciones de trabajo y contribuir a que la pesca sea “un oficio atractivo a los jóvenes y con garantías para mantener el relevo generacional”.

Guillermo Blanco también ha tenido palabras de recuerdo para el armador y patrón del pesquero santoñés ‘Maremi’, desaparecido desde el 15 de julio, cuando se hundió el barco a 9 millas de cabo mayor, así como para la tripulación del ‘Siempre al Alba’, que se hundió tras incendiarse cuando estaba faenando a cerco a la altura del cabo Machichaco, en el abra de Bilbao, una semana después.

De hecho, ha indicado que al embarcarse la pasada noche en el pesquero ha querido rendir un homenaje a los dos barcos cerqueros hundidos y recordar a Fernando Solano, además de vivir una experiencia “única e ilusionante”, que le ha permitido conocer desde dentro “el valor, arrojo y esfuerzo que requiere este oficio”.

La costera del bocarte

La costera en España lleva actualmente consumidas 27,7 toneladas de bocarte, un 5% más de las 26,5 que tenía asignadas para esta campaña, tras el acuerdo adoptado por la Asociación de Organizaciones de Productores de Bajura del Cantábrico (OPES Cantábrico) en las últimas semanas que ha permitido sumar este porcentaje correspondiente al cupo de 2022.

Por lo que respecta a Cantabria, ha consumido ya 12,6 toneladas de bocarte que han reportado 18,3 millones de euros a la flota, con un precio medio de 1,44 euros/kilo.

Guillermo Blanco ha afirmado que ha sido “una campaña positiva” y ha confiado en que la próxima temporada, con la importante masa biológica existente, haya “una muy buena costera y los precios se mantengan”.

De los 133 barcos que forman la flota pesquera de Cantabria, 33 han ido a bocarte este año.