Fusión de deudas permitirá a obreros comprar vivienda en Honduras

El Heraldo

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

– Las intenciones de optar a una vivienda son abundantes, pero los compromisos crediticios son el principal obstáculo para miles de hondureños.

“Alex Martínez” (nombre ficticio por razones obvias) contó que debe 200,000 lempiras en distintas deudas y que paga 6,000 lempiras mensuales por alquiler de la vivienda que habita.

Cuando este ciudadano busca comprar su casa propia los ingresos no se lo permiten, ya que su salario es de 15,000 lempiras, pero tiene comprometido 12,000.

Esta situación lo desilusiona, ya que a pesar de los incentivos que hay para optar a una vivienda, su nivel de endeudamiento y compromisos se lo impiden.

Una de las alternativas que espera Alex es la Ley de Alivio de Deuda para los Trabajadores que se discute en el Congreso Nacional.

Al aprobarse la Ley buscará la mejor opción en el sistema financiero nacional y consolidar sus compromisos, pero sobre todo buscar una vivienda y pagarla con el dinero que destina para alquiler en la actualidad.

Según los promotores de esta iniciativa, un trabajador que tenga un salario mensual de 10,000 lempiras y actualmente está pagando por una o diferentes deudas 6,000 lempiras, al optar a este programa, la cuota mensual de la o las deudas se le reduciría a 4,000 lempiras.

Esto le permitirá disponer de 2,000 lempiras más e invertirlos en su vivienda.

En el caso que un empleado que devengue un salario de 15,000 lempiras mensuales y tenga deducciones de 9,000 lempiras, con la iniciativa solo destinaría 6,000 lempiras para el pago de deudas.

Con esto lograría una liberación de 3,000 lempiras de su salario.

VEA TAMBIÉN: Honduras no será un ‘tercer país seguro’Con la nueva ley, al comprar una vivienda por primera vez el trabajador podrá consolidar préstamos hipotecarios con préstamos para consolidación de deuda en un sólo producto.

Es decir, que la persona podrá pagar alguna deuda actual que tenga y su vivienda, lo que le permitirá dejar de alquilar y mejorar sus ingresos.

De esta forma, los trabajadores podrán tener acceso a los bonos que está otorgando el gobierno para la compra de soluciones habitacionales.

EL HERALDO reveló que en cinco años el gobierno ha otorgado más de 3,000 millones de lempiras a más de 24,000 familias, pero no todos han tenido acceso por sus niveles de deuda.

Los bonos para vivienda van de 95,000 a 250,000 lempiras, dependiendo de los ingresos de la persona y las actividades a las que se dedique.

De 95 mil a 250 mil lempiras son los bonos para vivienda.

Todo depende de los ingresos de la persona y la actividad a la que se dedique.

Según la Comisión Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos (Convivienda), el sector que a la fecha ha obtenido mayor cantidad de bonos es el de las familias cuyos ingresos oscilan entre medio y cuatro salarios mínimos.

Estos suman un total de 11,439 viviendas que representa un 44.

5% del total de los bonos otorgados.

Los recursos son manejados por el Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi).

Sin embargo, entre 900,000 y un millón de hondureños que se encuentran endeudados no pueden optar a estos recursos, ya que el sistema financiero no los acepta con sus condiciones actuales.

Otros están atrapados en la central de riesgos y desde allí hay una limitante para ser aceptados para un préstamo hipotecario.

CombinaciónCarlos Madero, titular de la Secretaría de Trabajo, explicó a EL HERALDO que el anteproyecto de la Ley de Alivio de Deuda para los Trabajadores contempla una figura novedosa.

Esta permite que el trabajador consolide la deuda que tiene en la actualidad y al mismo tiempo compre una vivienda y combine las garantías.

Esto permite que el préstamo pueda ser a 20 años o a un período más largo y la persona que en la actualidad está alquilando podrá liberar su salario y al mismo tiempo aplicar a su casa.

La ley está creada para cualquier trabajador, ya que el tema más importante es la garantía de la deducción por planilla.

Esto significa que el trabajador va a negociar con un ente financiero la readecuación de la deuda y el patrono se lo deducirá de su salario por medio de planilla.

El espíritu de la ley es liberar el salario de las personas para que tengan mayores ingresos y que los bancos al tener una garantía hipotecaria tengan más apetito por colocar los préstamos.

LEA: Honduras: Destinan 3 mil millones de lempiras en bonos para viviendaAdemás, si el trabajador se cambia de trabajo, a donde vaya le seguirán haciendo la deducción, lo cual permitirá que haya mayor responsabilidad de las personas en pagar.

Sobre las tasas de interés, todo va a ir variando de acuerdo a las ofertas de las instituciones bancarias, pero las tasas hipotecarias siembre son menores a las de los préstamos normales, destacó Madero.

Además, en el sistema financiero habrá una alta competencia, porque al ser el trabajador el que decidirá a qué banco acudir permitirá que haya más ofertas.

Si una persona tiene deudas en un banco y ha quitado préstamos no bancarios, es decir, en el sistema informal, todas estas deudas podrán ser consolidadas.

Lo único que deberá hacer es una declaración jurada de a quiénes le debe y el sistema financiero les pagará directamente a los acreedores.

Sobre las personas que alquilan una vivienda y que están altamente endeudadas, el sistema financiero les podrá ofrecer un paquete donde le dará la casa y bajará la cantidad de deudas.

Mientras que aquellas personas que están en la central de riesgo una vez que se comience a aplicar la ley entrarán en la categoría uno, liberándosele el historial, dejándolo limpio.

Por este mecanismo solo se podrán generar deudas para tres temas: salud, educación y para compra de viviendas.

“Lo que queremos ir viendo es que las personas dejen de endeudarse más en consumo y que sus deudas sean socialmente más importantes, para mejorar en el futuro su nivel de vida”, destacó Madero.

El secretario de Trabajo detalló que los entes financieros junto a Convivienda podrán hacer una especie de combos, incluyendo los bonos de los diferentes programas que tiene el gobierno para este fin.

Algo importante es que el tema de vivienda es sensible y la gente prefiere siempre pagar su casa, ya que estar alquilando es saber que el inmueble no le pertenece.

Madero espera que esta semana se apruebe la Ley en el Congreso Nacional y después por medio de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) reglamentar la ley.

Primero, se comenzará a aplicar con los trabajadores que reciben pago por medio de un banco, luego a los que les cancelan por cheque y después a los otros sistemas de ingreso que tienen los obreros del país.

El Régimen de Aportaciones Privadas (RAP) tendrá muchas ventajas competitivas en la ley porque allí se administra la reserva laboral y generará productos financieros mucho más fuertes y tiene una deducción por planilla ya estructurada.

Este sistema podrá ser aplicado por los bancos, cooperativas, institutos de previsión y cualquier institución que sea parte del sistema financiero nacional.

Según las autoridades de Convivienda, la proyección es generar las condiciones para que al menos 10 mil unidades habitacionales puedan ser generadas al año, esta meta es alcanzable siempre y cuando los fondos sean los suficientes y que sean destinados para este rubro, advirtieron.

Ir a la fuente
Author: