Fusilar sí pero eutanasia no que es pecado.

La frase habla a las claras de los posicionamientos políticos de los diputados. Cada uno se posiciona no por lo que dice sino por lo que hace.

Mientras que el grupo político de extrema derecha en el Congreso de los Diputados afirmaba que los militares jubilados, que comentaban en ellos la bondad del fusilamiento de 26 millones de españoles, «por supuesto que es nuestra gente», se posicionaron en contra de la eutanasia por atentar contra lo dispuesto por la Iglesa Católica.

Vivir para ver

Juan Ruiz