Una Ministra, madrileña, de toda la vida, que le encanta pasear por la Sierra de Madrid es la responsable de combatir la despoblación en España, todo un reto demográfico, que visto desde Madrid, queda a tiro de piedra…

Antes de llegar al Gobierno de España, Ribera había sido funcionaria del Cuerpo Superior de Administraciones del Estado, además de secretaria de Estado durante la segunda legislatura de Zapatero.

Ribera siempre ha estado, desde los despachos, muy implicada en el «problema medioambiental» y ha sido clave en numerosos eventos por el clima como la reciente Cumbre del Clima celebrada en Madrid o la que cerró el Acuerdo de París en 2015.

Pese a eso, y que ha llegado a decir que el diésel «tiene los días contados» no parece predicar con el ejemplo y usa 2 coches contaminantes.

Evidentemente el perfil humano de esta ministra poco tiene que ver con la realidad del día a día de ganaderos que sufren los ataques del lobo en la cornisa cantábrica.

Haciendo un símil taurino podemos afirmar que la Ministra Ribera es una especialista del toreo de salón que jamás se ha puesto frente a los cuernos de un miura y pretende legislar sobre algo que le cae muy lejos. Poca boñiga ha pisado la ministra.

Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León coordinarán el desarrollo de sus planes de gestión del lobo

Las cuatro comunidades autónomas que albergan la mayoría de ejemplares de esta especie en España crean un comité técnico con participación de expertos en la especie para compartir experiencias de gestión

Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León han constituido hoy el Comité Técnico del Lobo Ibérico en el Noroeste de la Península Ibérica con el fin de coordinar las medidas de gestión, que en desarrollo de sus respectivos planes y de cara a una futura Estrategia, vayan a llevar a cabo en sus respectivas comunidades autónomas desde la colaboración, la cooperación y el consenso.

La constitución del Comité, impulsada por los respectivos consejeros, se ha materializado durante la celebración de una reunión telemática en la que han participado técnicos del Gobierno de Cantabria, el Principado de Asturias, la Xunta de Galicia y la Junta de Castilla y León, además de expertos con una amplia trayectoria en el conocimiento sobre la gestión de la especie.

Todos ellos han evidenciado la necesidad de recopilar el importante bagaje de conocimiento acumulado en las cuatro comunidades autónomas que albergan más del 95% de los ejemplares de lobo ibérico que existen en España, a través de diferentes fórmulas que se adaptan a las características y singularidades de cada territorio.

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, Guillermo Blanco, ha explicado que el Comité servirá como punto de encuentro para la emisión de criterios científico-técnicos, la puesta en común en experiencias en la gestión y la coordinación efectiva de las acciones de estima poblacional de la especie.

“Seguiremos trabajando en el desarrollo de nuestro Plan de Gestión y su objetivo de compatibilizar la ganadería extensiva y la conservación de lobo, con todas las medidas que el Plan contempla incluido el control de ejemplares, las ayudas para medidas preventivas o el pago de los daños en toda la región, entre otras”, ha reiterado Blanco.

Además, ha alertado de que un crecimiento no controlado de la especie supone un “gravísimo riesgo para lograr el equilibrio necesario en su convivencia con el sector ganadero y la actividad humana”.

Las cuatro autonomías han considerado necesario promover estimas poblacionales conjuntas del lobo ibérico, “siguiendo la metodología avalada por la vigente Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo en España y aprobada con el consenso de todas las comunidades autónomas”.

Una medida que, según Blanco, tiene que venir a complementar los datos que sobre la especie y los daños que produce tienen las cuatro regiones, y “que, sin duda alguna son mucho más completos, objetivos y contrastados de los que dicen manejar ciertas organizaciones”.

Ha puesto en valor el análisis de los datos recogidos desde el año 2014 en las sucesivas campañas de estima poblacional realizadas por las cuatro comunidades autónomas y ha destacado el rigor científico de algunos de los expertos que participan en el Comité, tales como Mario Saenz de Buruaga, Luis Llaneza, José Vicente López o Emilio José García, responsables en parte de la redacción de la vigente Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo, y que, “además de una sólida formación académica, comparten una amplísima experiencia en trabajo de campo y análisis de datos”.

Entre los datos analizados, el Comité se encargará de poner en común los trabajos realizados de manera anual desde hace más de 20 años en el Parque Nacional de los Picos de Europa; las estimaciones poblacionales anuales desarrolladas en Asturias, incluido el radioseguimiento con GPS para mejorar el conocimiento etológico, y las campañas de estimas y censos desarrollados en Cantabria, Galicia y Castilla y León, comunidad esta última cuyas poblaciones al sur del Duero “están estrictamente protegidas y que dispone de datos muy valiosos para contrastar los efectos de la gestión con control de ejemplares en diferentes zonas”.

“Entre las comunidades autónomas acumulamos más del 95% de la población de lobo ibérico en España y son miles los datos de transectos, recogidas de muestras, estudios veterinarios y análisis de restos con numerosas instituciones universitarias o investigadoras que han generado artículos científicos de importante calado”, ha señalado Blanco.

Consciente de que el estudio conjunto de los datos de cada región “resultará crucial” para conocer el estado de conservación de la especie, el titular de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria ha avalado la constitución del Comité porque sus trabajos, ha asegurado, “se basan en la misma solidez” con la que cuentan otros planes o programas que comparten Cantabria, Galicia, Asturias y Castilla y León, tales como la estrategia para la conservación del oso pardo del Cantábrico.