Forn podrá ir a Barcelona a tomar posesión como concejal

CARLA MERCADER

Interrogatorio a Joaquim Forn en el juicio por el procés.

Tal y como lo había solicitado, Joaquim Forn, preso preventivamente en Soto del Real y alcaldable en Barcelona de JxCat, grupo que obtuvo cinco escaños en las pasadas elecciones municipales, podrá estar el sábado en el pleno de investidura del Ayuntamiento. Lo ha autorizado el tribunal que le juzga por su participación en el ‘procé’s, el Supremo (TS), que en un auto que se ha hecho público este martes, le da permiso para salir de la cárcel los días 14 y 15 de junio, con el fin de que pueda tomar posesión como concejal y formalizar los trámites de declaración de bienes y actividades.

La Sala accede a la petición de Forn pero remarca que solo podrá estar presente en el Consistorio barcelonés para esos asuntos y que tendrá vetado acudir a «cualquier otro foro o institución, pública o privada».

Además, remarca que el candidato de JxCat deberá volver al centro penitenciario «sin dilación» el mismo sábado y que en su traslado a Barcelona, deberá estar custodiado por la Guardia Civil. Una vez en la capital catalana, serán los Mossos los encargados de vigilarle y de garantizar que cumpla con lo que establece el auto del Supremo.

Antes de que se conociera la decisión de este tribunal, la Fiscalía avaló la salida de la cárcel de Forn para adquirir la condición de concejal en el pleno de investidura, donde el voto es nominal y secreto, porque es candidato electo y no está privado por sentencia firme del ejercicio de su cargo. Matizó, sin embargo, que es obvio que, debido a que está en prisión preventiva, no podrá «ejercer las funciones ni desarrollar las actividades propias de su cargo».

La autorización del Supremo supone que Forn tendrá la posibilidad de presenciar quien se lleva finalmente el sábado la vara de alcalde que se disputan el candidato de ERC, Ernest Maragall, y la candidata de BComú, Ada Colau, que pese a que no ganó las elecciones, quedó empatada en escaños con el republicano (10) y ha decidido presentarse a la investidura.

La todavía alcaldesa en funciones, que este martes ha celebrado la decisión del TS –»Queremos discutir nuestras diferencias en el pleno municipal, no en la cárcel», ha dicho en Twitter–, asegura que peleará hasta el final por un pacto con ERC Y PSC. Sin embargo, admitió abiertamente por primera vez el fin de semana que está dispuesta a aceptar los votos que le ofrece el candidato de BCN Canvi-Cs, Manuel Valls, para que pueda volver a encabezar el gobierno municipal, ante lo que Forn ha lanzado este martes una advertencia. «Colau no puede hacer creer que Valls le regalará sus votos a cambio de nada», ha dicho en una entrevista de ‘Betevé’ que ha contestado por escrito desde Soto del Real, y ha añadido que se vería inmersa en una situación «orquestada por los poderosos a los que ella tanto critica».

También se han pronunciado este martes Maragall y el candidato del PSC, Jaume Collboni, que han coincidido en exigir a Colau que aclare ya con quién quiere pactar.

Maragall –que insiste en que lo haga con ERC– lo que le permitiría a él ser alcalde, y anunció que presentará oficialmente su candidatura a la Alcaldía con el objetivo, dijo, de formar un ejecutivo municipal con BComú. Un gobierno que, según él, evidenciaría «la superación de los bloques, la unión de un partido independentista con uno que no lo es«, lo que, en su opinión, facilitaría el diálogo con el Gobierno.Además, ha afirmado que, como su formación, la mayor parte de los barceloneses quiere la libertad de los presos soberanistas y un referéndum para Catalunya. También ha preguntado a Colau por qué no somete a votación de las bases de BComú un acuerdo entre este partido y ERC, pues él cree que saldría avalado, como ha ocurrido en Tarragona.

Por su parte, Collboni ha repetido un día más que solo dará su apoyo a la candidata de los comunes –junto al de Valls, le permitiría volver a ser alcaldesa– si cierra con él un pacto de gobierno y ha dicho que si no lo hace, «se entrará en una dimensión desconocida de final imprevisible». «No regalaremos los votos ni daremos un cheque en blanco», ha asegurado, y ha defendido «una coalición de izquierdas no subordinada al procés».

Ir a la fuente
Author: CARLA MERCADER