LA VANGUARDIA: España dio hoy un destacado impulso a su relación bilateral con Cuba con la visita a la isla de los ministros de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Fomento, Ana Pastor, que culminó con una reunión de dos horas y media con el presidente del país caribeño, Raúl Castro.

“Excelente”, “extraordinariamente familiar” y “cordialidad” fueron los términos que empleó el jefe de la diplomacia española para calificar la reunión con el presidente cubano, con quien no se pudo ver en su primera visita a la isla, en noviembre de 2014.

“Recuerdo pocas visitas o pocas entrevistas a este nivel en que haya habido una cordialidad como la que ha habido ahora. Subrayando que es obvio que somos ministros, y que nos reciba un Jefe de Estado no es lo que el protocolo exige, es más bien muestra de un gesto especial hacia España por parte de las autoridades cubanas”, destacó.

El encuentro con Castro fue el colofón de una intensa jornada donde García-Margallo y Ana Pastor se reunieron con un nutrido grupo de ministros cubanos, entre ellos el canciller, Bruno Rodríguez, el vicepresidente Ricardo Cabrisas o los titulares de Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca; Construcción, René Mesa; y Transporte, Adel Yzquierdo.

Visiblemente satisfecho con el resultado del viaje, el ministro de Exteriores afirmó que se culminan “cuatro años de trabajo de aproximación” entreEspaña y Cuba cuyas relaciones, dijo, están en un “momento dulce”, tanto desde el punto de vista bilateral como en el escenario del “deshielo” entre Bruselas y La Habana tras el acuerdo de diálogo político y de cooperación alcanzado recientemente.

“Creo que hemos alcanzado el punto más álgido en las relaciones entre España y Cuba en estos años”, añadió García-Margallo, quien consideró que se puede hablar de “un antes y un después” que ahora debe ser aprovechado para robustecer las relaciones económicas, comerciales y de cooperación.

Recordó que España es el tercer socio comercial de Cuba, solo por detrás de Venezuela y China, y el primero de Europa en la isla, con un volumen de intercambio comercial que en 2015 superó los 1.000 millones de euros y con posiciones de liderazgo tanto en presencia empresarial como en sectores estratégicos como el turismo.

Espera que, al igual que ha pasado entre Cuba y Estados Unidos y la Unión Europea, se abran una nueva era y nuevas oportunidades entre la isla y España.

Por su parte, la ministra de Fomento, Ana Pastor, resaltó la importancia del memorando de entendimiento que ha suscrito hoy en materia de Transporte con el ministro cubano de ese área, y que es el primero de su tipo suscrito entre los dos países.

Ese acuerdo establece la posibilidad de que los dos países cooperen en la ordenación del transporte por carretera, el diseño conjunto de normas sobre transporte marítimo, la gestión de servicios ferroviarios o el mantenimiento de trenes, así como la implantación y explotación de servicios aeroportuarios.

También incluye como posibles áreas de cooperación la estructuración financiera de los proyectos, la elaboración de programas de capacitación de ingenieros y otros profesionales o la promoción del desarrollo tecnológico y la innovación en el sector del transporte.

“Pretendemos que haya una relación estable y priorizando lo que más le interesa a las autoridades” de Cuba, que, según dijo la ministra de Fomento, ven a España “como un país que ha hecho un esfuerzo muy grande en materia de infraestructuras”, uno de los principales puntos de interés del país caribeño.

La visita de García-Margallo y Ana Pastor, que viajaron esta noche rumbo a Madrid, forma parte de un intenso mes de actividad española en la isla que continuará esta misma semana con la reunión los días 19 y 20 de mayo del Comité Bilateral Empresarial organizado por las cámaras de comercio de ambos países.

A ese encuentro asistirá el secretario de Estado de Comercio de España, Jaime García-Legaz, en su tercer viaje a Cuba en los últimos 13 meses.

También esta semana está prevista la visita a la isla del presidente de la región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, y a finales de mes la del titular de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, quien asistirá en La Habana a un encuentro de comunidades gallegas de todo el mundo.

Otro de los hitos en el relanzamiento de las relaciones hispano-cubanas fue la firma el pasado 4 de mayo en Madrid del acuerdo para reestructurar la deuda a medio y largo plazo de la isla, monto que en octubre del año pasado ascendía a los 2.444 millones de euros y que estaba íntegramente impagada.

GRANAMA: Durante el encuentro entre el presidente Raúl Castro y los ministros españoles, intercambiaron sobre las positivas relaciones existentes entre las dos naciones y expresaron la voluntad de continuar trabajando por su fortalecimiento

Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibió en la tarde de este lunes al excelentísimo señor José Manuel García-Margallo Marfil, ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación del Reino de España, quien realiza una visita oficial a nuestro país.

Durante el encuentro, intercambiaron sobre las positivas relaciones existentes entre las dos naciones y expresaron la voluntad de continuar trabajando por su fortalecimiento. Reconocieron además que la reciente firma en Madrid de los acuerdos que regularizan la deuda de mediano y largo plazos de Cuba con España, crea condiciones favorables para el logro de ese objetivo. Asimismo, abordaron otros temas de interés de la agenda internacional.

El distinguido visitante estuvo acompañado por Ana Pastor Julián, ministra de Fomento; Pablo Gómez de Olea Bustinza, director general de Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España; y el embajador Juan Francisco Montalbán Carrasco.

Por la parte cubana participaron el canciller Bruno Rodríguez Parrilla; el vicepresidente del Consejo de Ministros Ricardo Cabrisas Ruiz; el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz; y el viceministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra Díaz.

Con anterioridad, el Canciller español también sostuvo conversaciones oficiales con su homólogo cubano, así como se reunió con Cabrisas Ruiz y Malmierca Díaz.

España busca que la presencia de las empresas españolas en Cuba en un momento en que ese pais vive una tímida apertura económica, no se limite al sector turístico, que es el que ha priomado hasta ahora. De ahí que ayeer la ministra de Fomento, Ana Pastor, suscribiera en La Habana, un acuerdo con el titular cubano de Transportes, Adel Yzquierdo, que puede facilitar el acceso de compañías de nuestro país a proyectos para mejorar el transporte y desarrollar las precarias infraestructuras cubanas.

Al desembarco en la isla, el sábado pasado, del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, se unió ayer el de Ana Pastor, casi al mismo tiempo que el buque escuela «Juan Sebastián Elcano» daba por terminada su estancia en el puerto de La Habana y partía con dirección a Miami.

Sin despejar la incógnita de si Raúl Castro recibiría o no a García-Margallo, el ministro siguió desarrollando su programa en la capital cubana, que se abrió con una ofrenda floral ante la estatua de José Martí, y siguió con un encuentro con el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, quien después le ofreció un almuerzo.

García-Margallo pasó revista con Rodríguez a las relaciones bilaterales y tambien a las de Cubacon la Unión Europea, punto este en el que el ministro español expresó la disposición española a impulsar el diálogo para desarrollar el acuerdo alcanzado entre La Habana y Bruselas.

Previsiblemente, los dos ministros hablaron también de la marcha de la tercera reunión de la comisión bilateral cubano-estadounidense, que ayer se celebró en La Habana para avanzar en la normalizacion de las relaciones, tras haber logrado acuerdos en aviación civil, correo postal directo, medio ambiente y agricultura.

Esta segunda visita de García-Margallo, se ha producido sobre la alfombra del recién suscrito acuerdo por el que España reestructura la deuda cubana a medio y largo plazo. Las negociaciones para aliviar la pesada carga de Cuba, las han llevado directamente en los últimos meses el ministro de Economía, Luis de Guindos, y el vicepresidente cubano, Ricardo Cabrisas, que es el encargado de los asuntos económicos en el Consejo de Ministros.

2.444 mill0nes de deuda

El régimen castrista había acumulado hasta octubre de 2015 un total de 2.444 millones de euros de deuda con España, que estaba íntegramente impagada, y que difícilmente nuestro país iba a cobrar. De ahí que el Gobierno haya optado por hacer gestos que demuestren a Cuba la voluntad de España de ayudar a ese país a salir de la complicada situación económica en que se encuentra.

Uno de esos gestos ha sido dedicar 375 millones de euros de esa deuda a financiar proyectos de desarrollo económico y social priorizados por Cuba y de interés para los dos países.

Algunos de esos proyectos entrarían dentro del memorándum de entendimiento para la cooperación en materia de transporte suscrito por Ana Pastor con su colega cubano de Transportes, Adel Yzquierdo.

Es la primera vez que España y Cuba firman un acuerdo de este tipo, por el que se establece la posibilidad de cooperar en la ordenación y gestión del transporte por carretera, el diseño conjunto de normas sobre transporte marítimo, la gestión de servicios ferroviarios o el mantenimiento de trenes, así como la implantación y explotación de servicios de gestión aeroportuaria y la capacitación de ingenieros y otros profesionales del sector, según informa Efe

 

EFE: España ha dado un destacado impulso a su relación bilateral con Cuba con la visita a la isla de los ministros de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Fomento, Ana Pastor, que culminó con una reunión de dos horas y media con el presidente del país caribeño, Raúl Castro.

«Excelente», «extraordinariamente familiar» y «cordialidad» fueron los términos que empleó el jefe de la diplomacia española para calificar la reunión con el presidente cubano, con quien no se pudo ver en su primera visita a la isla, en noviembre de 2014.

«Recuerdo pocas visitas o pocas entrevistas a este nivel en que haya habido una cordialidad como la que ha habido ahora. Subrayando que es obvio que somos ministros, y que nos reciba un Jefe de Estado no es lo que el protocolo exige, es más bien muestra de un gesto especial hacia España por parte de las autoridades cubanas», destacó.

Visiblemente satisfecho con el resultado del viaje, el ministro de Exteriores afirmó que se culminan «cuatro años de trabajo de aproximación» entre España y la isla cuyas relaciones, dijo, están en un «momento dulce», tanto desde el punto de vista bilateral como en el escenario del «deshielo» entre Bruselas y La Habana tras el acuerdo de diálogo político y de cooperación alcanzado recientemente.

Recordó que España es el tercer socio comercial de Cuba, solo por detrás de Venezuela y China, y el primero de Europa en la isla, con un volumen de intercambio comercial que en 2015 superó los 1.000 millones de euros y con posiciones de liderazgo tanto en presencia empresarial como en sectores estratégicos como el turismo. Espera que, al igual que ha pasado entre Cuba y Estados Unidos y la Unión Europea, se abran una nueva era y nuevas oportunidades entre la isla y España.

Por su parte, la ministra de Fomento, Ana Pastor, resaltó la importancia del memorando de entendimiento que ha suscrito hoy en materia de Transporte con el ministro cubano de ese área, y que es el primero de su tipo suscrito entre los dos países.

Ese acuerdo establece la posibilidad de que los dos países cooperen en la ordenación del transporte por carretera, el diseño conjunto de normas sobre transporte marítimo, la gestión de servicios ferroviarios o el mantenimiento de trenes, así como la implantación y explotación de servicios aeroportuarios. También incluye como posibles áreas de cooperación la estructuración financiera de los proyectos, la elaboración de programas de capacitación de ingenieros y otros profesionales o la promoción del desarrollo tecnológico y la innovación en el sector del transporte.

Otro de los hitos en el relanzamiento de las relaciones hispano-cubanas fue la firma el pasado 4 de mayo en Madrid del acuerdo para reestructurar la deuda a medio y largo plazo de la isla, monto que en octubre del año pasado ascendía a los 2.444 millones de euros y que estaba íntegramente impagada.