«Ahora es el momento de trabajar por un acuerdo y para ello hay que hablar de lo que une. En el debate de hoy han sobrado las diferencias y los reproches y ha faltado hablar de grandes temas en los que pueden y deben unirse PSOE y Unidas Podemos.

Ha faltado hablar de la defensa del sistema público de pensiones, cuestión que afecta al 90% de la población y de la necesidad de blindarlo constitucionalmente ante las amenazas constantes de los grandes  fondos de inversión.

Hay que hablar de la necesidad de crear un fondo de empleo para reconstruir el modelo productivo de nuestro país, que es en la actualidad  uno de los que tiene un mayor índice de paro en la UE y el segundo, ni más ni menos en paro juvenil.

Urge que se pongan de acuerdo en un plan para abaratar el precio de la vivienda que se está convirtiendo en la principal causa de empobrecimiento de los habitantes de las grandes ciudades; a la vez que es imprescindible un plan de desarrollo productivo para nuestros pueblos que se vacían.

PSOE y Unidas Podemos pueden y deben unirse en un acuerdo para ampliar las libertades  y poner freno a cualquier regresión.

Es el momento de no evitar el tema de Cataluña y de ponerse desde la izquierda de acuerdo en defender un proyecto de unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de España. Es el momento de no dejar que los “Casado o los Abascal” se apropien de la bandera de la unidad.

El 28 de abril asistimos a una movilización social del electorado progresista para frenar un gobierno de Casado con la participación de VOX que dio una victoria holgada al PSOE  y que le dio a Podemos 42 escaños. Esta movilización fue más amplia que el ámbito de los partidos que recibieron estos votos, esta cuestión debe estar muy presente estos días tanto en los debates en el Congreso como en las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos.

Una repetición electoral significaría frustrar muchas de las ilusiones que el 28 de abril se movilizaron».

Hasta aquí las palabras de Nuria Suárez. Sigue el texto completo del comunicado de Recortes Cero:

Es el momento de trabajar por un acuerdo para la formación de un gobierno progresista

El 28 de abril, el día de las elecciones generales supuso una victoria popular. Una movilización del electorado de izquierdas y progresista que, ante el peligro de un gobierno de Casado con la participación de Vox, ofreció una mayoría holgada para formar un gobierno alternativo al de los recortes y el retroceso en libertades. Esta movilización, que va más allá de los partidos políticos, debe estar muy presente en las negociaciones que se han abierto entre el PSOE y Unidas Podemos.

La repetición de elecciones supondría un aldabonazo y una decepción para muchos de los sectores que el 28 de abril se movilizaron para evitar que en nuestro país hubiera una regresión en derechos sociales y libertades.

Es fundamental responder a la movilización social consiguiendo un acuerdo que de paso a un gobierno con políticas progresistas:

1.- Un gobierno que atienda como problema principal a la redistribución de la riqueza frente al crecimiento de las desigualdades. En los últimos tiempos los datos de crecimiento económico de nuestro país son constantes, pero esta recuperación económica ha beneficiado sobre todo a las rentas altas. España es el cuarto país más rico de la Unión Europea, pero es también el cuarto más desigual. El paro sigue siendo de un 14%, uno de los índices mayores de Europa con datos muy preocupantes. Somos el segundo país con más paro juvenil después de Grecia en la UE.

2.- Necesitamos un  gobierno que trabaje para desarrollar las libertades y ampliar la democracia, que derogue leyes como la ley Mordaza y que evite cualquier regresión en este terreno.

3.- Y para todo ello es fundamental un gobierno que defienda con firmeza la unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de España. La unidad es un cuestión clave e imprescindible poder desarrollar un proyecto progresista.

Desde Recortes Cero hacemos un llamamiento a todas las fuerzas progresistas, en particular al PSOE y Unidas Podemos, a trabajar para llegar a un acuerdo y dar respuesta a los problemas reales que tienen el país y las personas; y a que esto prime en las negociaciones por encima de los intereses legítimos de los partidos.

Nuria Suarez